Págs.

Conocer el camino hacia la fertilidad femenina



Conocer el camino hacia la fertilidad femenina
Causas y tratamientos de la infertilidad.

Con la capacidad de diagnosticar casi todos los casos de infertilidad y solucionar la gran mayoría de ellos, la medicina cuenta actualmente con técnicas y equipos modernos, pero el tratamiento, el resultado final de un embarazo, aún se basa en probabilidades, sea a través de la acción de los remedios o por la implantación de los embriones en el útero.

Una vez detectado el problema, aún existe el estrés, la ansiedad, la expectativa y, muchas veces, la decepción. Un verdadero desgaste para la pareja que, la mayoría de las veces, espera ansiosamente el embarazo. La única manera de minimizar el desgaste emocional es informarse sobre cada etapa del tratamiento y las reales posibilidades de éxito.

Existen varias causas de infertilidad femenina. Generalmente, las principales causas en la mujer son: las alteraciones de la ovulación, como la ausencia de menstruación o ciclo irregular; endometriosis enfermedad que se caracteriza por la fijación del tejido que reviste el interior del útero en otras partes del cuerpo, además de sangrados durante el período menstrual. También la existencia de adherencias o cicatrices en las trompas y en los ovarios (causadas por endometriosis, enfermedades de transmisión sexual o abortos, por ejemplo).

Otro factor muy común es la obstrucción de las trompas causada por una cirugía ligadura, enfermedades de transmisión sexual o malformación del órgano. Además, puede haber otros problemas con relación a los factores inmunológicos anticuerpos contra el esperma o contra el propio ovario que perjudican el desarrollo de los folículos, al igual que las enfermedades inflamatorias pélvicas, de transmisión sexual como la gonorrea, sífilis, etc.

Factores psicológicos

A veces no se tienen en cuenta las causas psicológicas de la infertilidad. Según especialistas en el tema, aproximadamente el 5% de los casos no se encuadra en ninguna de las causas físicas del problema. O sea, la dificultad de embarazo puede estar relacionada con el aspecto emocional y debe ser tratada con un analista. Como la maternidad es una exigencia social: el hijo es una satisfacción que se da a los otros. Es una exigencia para convertirse en una mujer normal impuesta por nuestra relación con la sociedad.

La infertilidad psicológica en la mujer puede provenir de conflictos familiares, de la rivalidad o de problemas no resueltos con los padres, conflictos, el miedo al cuerpo y la hipocondría la obsesión con la propia salud. Normalmente, los trastornos psicológicos pueden llevar a la falta de ovulación en la mujer y a la menor producción de espermatozoides en el hombre, además del miedo de generar un hijo anormal.

Recursos

Básicamente existen cuatro métodos de fertilización asistida su aplicación depende el tipo de problema de cada pareja. Los precios cambian según el caso, en dependencia de la medicación aplicada, del tiempo y del modo en que los pacientes responden a las drogas, de los tratamientos paralelos y de otros factores.

La inseminación artificial es el método más simple de fertilización asistida. El primer paso es detectar, por ecografía, el momento de la ovulación (natural o inducida por hormonas). Inmediatamente después el esperma es recolectado por masturbación y los espermatozoides móviles y con forma normal son seleccionados e introducidos en la trompa por medio de un catéter.

Otro método es el ICSI inyección intracitoplasmática de esperma. En esa técnica, el ovario es estimulado por hormonas y se retiran los óvulos. El esperma es recolectado por masturbación y son elegidos los espermatozoides más saludables. Cada óvulo recibe solamente un espermatozoide, inyectado con una aguja muy fina. Cuando se han formado los embriones, son colocados en el útero.

Otra opción es la transferencia intrafalopiana de gametos GIFT. Por ese método, se retira el óvulo después de la estimulación con hormonas, y el espermatozoide es recolectado por masturbación. Se coloca a ambos en el interior de la trompa y allí ocurrirá la fecundación, imitando a la naturaleza. Este método requiere una pequeña cirugía una laparoscopia para observar la colocación del óvulo en la trompa. En la fertilización in vitro, los óvulos son recolectados después de la ovulación estimulada por drogas. En el laboratorio, el óvulo y los espermatozoides se colocan juntos, para que ocurra la fertilización. Después de la formación del embrión, éste es colocado en el útero.

Los especialistas de todo el mundo permanentemente promueven y desarrollan estudios y nuevas técnicas que dan esperanzas a las mujeres que ya realizaron varios tratamientos de fertilización sin éxito. Para algunas de ellas, el problema puede deberse a la calidad de los óvulos, que pierden la capacidad de fecundación con el tiempo.

La primera técnica: el óvulo tiene 10% de su citoplasma especie de gel encontrado en el interior de las células reemplazado por el citoplasma de un óvulo más joven, de otra mujer por lo que tendría mayores posibilidades de fertilización.

La segunda técnica, la transferencia nuclear, es semejante a la clonación de la oveja Dolly ya ha dado resultados en laboratorio con reptiles, pero está siendo perfeccionada para mamíferos. La idea es tomar el núcleo donde se encuentra el código genético de un óvulo cansado e introducirlo en un óvulo joven cuyo núcleo también ha sido sacado.

Orientación

Las mujeres generalmente van al ginecólogo por primera vez en la adolescencia y, a partir de ese momento, hacen visitas periódicas al médico cualquier problema puede ser diagnosticado y tratado de manera precoz. Pero los hombres sólo visitan al urólogo cuando tienen algún problema. Si las visitas al médico fuese uno de los hábitos masculinos, algunos exámenes podrían diagnosticar, incluso en la adolescencia, posibles causas de infertilidad, como falta del canal que conduce el esperma, o secuelas dejadas por una enfermedad infantil, como las paperas. De esta manera, las parejas comenzarían una vida nueva sabiendo realmente si tendrían o no problemas de fertilidad.

Otro alerta importante para la pareja se refiere a las clínicas de reproducción asistida, que la mayoría de las veces contrasta con un escenario poco difundido, reflejo de la falta de una política de salud pública para el área de infertilidad en la mayoría de los países.

Las parejas también deben estar alertas ante promesas exageradas de éxito. Los índices de las técnicas de fertilización alcanzan resultados que pueden variar del 5% al 40%, además, es necesario que los interesados conozcan los riesgos involucrados en este tipo de tratamiento. Por lo tanto, es fundamental buscar profesionales y servicios médicos competentes.


Fuente:lasalud.

 

Cigarrillos durante la gestación: un hábito nada recomendable

Cigarrillos durante la gestación: un hábito nada recomendable

De acuerdo a los especialistas, el tabaquismo atenta de diversas formas contra la mujer embarazada y su hijo en gestación. Y lo mismo ocurre en la mujer que intenta quedar embarazada. En esta nota usted recibirá información acerca de los distintos peligros que presenta el cigarrillo durante el embarazo, los últimos estudios que fundamentan la necesaria precaución y los tratamientos a los que es posible recurrir para abandonar el hábito de fumar.


"El tabaco promueve gran parte de las enfermedades no transmisibles: la enfermedad cardiovascular, y más específicamente la enfermedad coronaria, el accidente cerebrovascular, distintos tipos de cáncer, principalmente los de pulmón, laringe, esófago, vejiga, útero-, la enfermedad pulmonar obstructiva respiratoria (EPOC) y el enfisema pulmonar; pero en la mujer que fuma, a todos estos peligros, hay que agregar los riesgos que el tabaquismo implica para el embarazo e incluso para la concepción de un niño", afirma el doctor Fernando Verra, neumonólogo, diplomado en tabaquismo en la Universidad de París, Francia, y médico de planta de la División Neumonología del Hospital de Clínicas de Buenos Aires, Argentina.

Pero el cigarrillo es un problema aún antes de que la mujer quede embarazada. "En la mujer, el cigarrillo trae varios problemas relacionados con la concepción. Principalmente, porque la nicotina es una sustancia química que funciona como un potente espermicida, por lo que muchas jóvenes que fuman en gran cantidad no pueden quedar embarazadas -explica el licenciado Leonardo Daino, antropólogo, educador para la salud y psicólogo, director de la Campaña Antitabaco de la Liga Argentina de Lucha Contra el Tabaco (LALCEC)-. Sucede que el sulfato de nicotina es una sustancia muy tóxica, que incluso es usado en algunos lugares como plaguicida".

"Por otro lado, el cigarrillo en la embarazada favorece numerosos inconvenientes de distinta gravedad, como el desprendimiento temprano de la placenta, la muerte prematura del feto, el parto prematuro, el bajo peso del neonato y la muerte súbita del lactante", agrega el licenciado Daino. Mientras algunos de estos inconvenientes implican directamente la muerte del bebé en gestación, otros atentan contra la calidad de vida futura del mismo, pues el parto prematuro y el bajo peso al nacer comprometen la salud del recién nacido.

Además, explica Daino, está demostrado que el recién nacido de una madre fumadora tiene mayor riesgo de padecer infecciones en los pulmones y en los oídos, y otras enfermedades como el asma y la pulmonía.

Fuente: buenasalud

 

¿Se pueden prevenir las várices?

Prevenga las varices

Elena usa falda larga para ocultar sus várices de la vista ajena. Como ella, una de cada diez personas padece de dilataciones varicosas. Aquí algunas sugerencias.

Más que un problema de salud - son benignas - las várices incomodan por su antiestética apariencia. Hay várices de diferentes grados: desde las muy finitas y fáciles de tratar, hasta los grandes cordones que sobresalen en la piel sin misericordia. Por lo general afectan al sexo femenino: una de cada diez mujeres la padecen. Conversamos al respecto con el Dr. Julio Morón , cardiólogo de la Clínica San Pablo, para conocer sus causas y qué se puede hacer al respecto.

¿Qué son las varices?

 Es la denominación que se le da al aspecto dilatado de las venas de los miembros inferiores (piernas). Para referirnos a ellas en medicina se emplea un término más amplio: insuficiencia venosa de miembros inferiores. La insuficiencia venosa, como la diabetes o la hipertensión, es una enfermedad crónica: no tiene cura pero puede controlarse. Los tratamientos disponibles cumplen con la finalidad de mejorar la calidad de vida del paciente y el aspecto estético de las piernas, pero no curar la enfermedad.

¿Por qué se presentan?

Se desarrollan por una inadecuada función de las propias venas. En una situación normal, las venas de las extremidades inferiores bombean de regreso la sangre al corazón a fin de que ésta no caiga por efecto de la gravedad. Por diversos factores, no obstante, estas venas se ensanchan, dilatan o debilitan, alterando el normal paso de la sangre y contribuyendo al estancamiento de la corriente sanguínea dando lugar a que las venas sobresalgan en la piel.

¿Qué factores ocasionan la dilatación o el debilitamiento de las venas?

Primero hay que indicar que la enfermedad, por lo general, aparece en la edad adulta. Es raro ver várices en gente muy joven; en estos casos su presencia puede obedecer a traumatismos o problemas congénitos.
Las várices, aunque suene irónico, aparecen como resultado de una actividad inevitable: estar de pie. Si no fuéramos bípedos (caminar sobre dos pies) probablemente nadie las padecería. Pero en un ser bípedo como es el hombre, la sangre que fluye de los pies al corazón debe recorrer más de un metro de distancia en contra de la gravedad, lo que significa una gran esfuerzo para las venas a largo plazo. Es de esperarse que después de 20 o 40 años, las venas estructuralmente débiles, tiendan a dilatarse dando paso a la insuficiencia venosa. Precisamente por la razón señalada, las personas que por cuestiones laborales pasan la mayor parte del día de pie, son más proclives a tenerlas.


Fuente:elcomercioper

 

Compañerismo, el mejor remedio contra el estrés laboral

 

 

 


 



El "compañerismo" en el entorno laboral, así como las relaciones y aficiones personales satisfactorias fuera del mismo, son los principales remedios contra el estrés.

El coordinador de este encuentro científico, el psicólogo clínico del Hospital Juan Canalejo de A Coruña Gonzalo Martínez Sande, explicó que los estudiosos del estrés han llegado a la conclusión de que un "factor protector" ante el mismo es el desarrollo de las "habilidades de comunicación con los compañeros" de trabajo, es decir, lo que siempre se llamó "compañerismo" dentro de la empresa.

Así, el "buen clima" en el lugar de trabajo no sólo reduce las posibilidades de sufrir estrés, sino que también, si se ha sufrido una situación particularmente estresante, ayudan a una mejor recuperación.

Agrega Martínez Sande que también es importante mantener y cuidar las relaciones personales fuera del ámbito laboral. En este punto, apostilló que no es deseable que todas las amistades o personas con las que el trabajador se relaciona fuera de su horario laboral pertenezcan a la misma profesión o ámbito profesional, porque en cierta forma, a través de las conversaciones, se recuerdan o recrean los momentos tensos de la actividad en el centro de trabajo.

También recomiendan los expertos que el individuo asuma que "el trabajo no es el centro de la vida", sino que es también importante para el enriquecimiento personal mantener actividades que sean placenteras, tales como una afición concreta o simplemente pasear y charlar con amistades.

En un plano más concreto, aconsejan asimismo que en los momentos de máxima tensión en el entorno laboral se lleven a cabo unas sencillas técnicas respiratorias que conllevan una rápida relajación, y que se pueden consultar en cualquier gabinete psicológico.

Situación amenazante

El coordinador y director del curso define el estrés como "una situación que percibimos como amenazante, porque pensamos que rebasa nuestros recur
sos y pone en peligro nuestro bienestar, dado que perturba emocionalmente y nos puede hacer perder el control, hasta el punto de deteriorar las relaciones interpersonales".

El estrés, precisa, "no es una enfermedad", aunque experimentarlo durante largo tiempo, hasta convertirse en crónico, genera en el síndrome del "quemado" o burnout, que sí está reconocido como una patología profesional en varios países, entre los cuales no se encuentra aun España, aunque ya se ha producido alguna sentencia judicial aislada que lo contempla.

El burnout se caracteriza por una "pérdida radical de la preocupación y de todo sentimiento emocional hacia las personas con las que se trabaja, lo que conduce a la persona a un aislamiento social y hasta una deshumanización en el trato personal".

En la aparición del estrés, explica Martínez Sande, concurren tres circunstancias: la propia naturaleza del trabajo, en función de su volumen, dificultad y tiempo para realizarlo; el clima laboral, en el que entran en juego las relaciones con los compañeros y el grado de competitividad que la actividad profesional exija; y las características del individuo, lo que significa que unos pueden soportar sin grandes problemas situaciones que a otros les afectan considerablemente.

Fuente: saludmanía

 

El embarazo adolescente

El embarazo adolescente

Las características psicológicas y emocionales de la adolescencia son un factor de primer orden en la aparición del embarazo en estas edades.

Las chicas jóvenes experimentan sentimientos de soledad, de poca confianza en sí mismas que intentan suplir con las relaciones íntimas con el otro sexo.

Existe una escasa o nula comunicación con sus padres o con las hermanas mayores, sobre todo, en lo que concierne al sexo. Esto les lleva a buscar y encontrar la opinión y el consejo de otros jóvenes de su edad con su misma inexperiencia y falta de correctos patrones de conducta.

Existe además un desmedido afán por entrar en contacto con "nuevas experiencias".

Entre las madres adolescentes existe un factor común a todas ellas: una mala historia de rendimiento escolar. Existe un alto índice de abandono precoz de los estudios, sobre todo entre las madres más jóvenes.

Además parece ser que las jóvenes incluidas en programas de educación especial tienen también más riesgo de tener un embarazo en su adolescencia.

Todas las estadísticas realizadas demuestran que hay mayor número de embarazos en adolescentes cuyas familias están separadas y también en familias con un solo progenitor.

Hasta un 60% de las jóvenes madres pertenecen a familias cuyos padres están separados; y un 40% no ha vivido nunca una situación familiar estable.

En el mismo sentido, se comprueba que el embarazo precoz es más frecuente en jóvenes cuyas madres son solteras o lo eran al concebir a su hija, o que, a su vez, habían tenido hijos a una edad muy temprana.

Un riesgo médico
El embarazo y el parto de una mujer de edad inferior a los 20 años tienen un alto riesgo puesto que se dan cita varios factores que aumentan la probabilidad de complicaciones, entre ellos la propia edad de la mujer, el bajo peso del niño y la prematuridad del alumbramiento.

El hecho de ser el primer hijo es otro factor de riesgo. Siempre tiene mayor probabilidad de padecer un sufrimiento fetal durante los últimos períodos del embarazo y en el parto.

La deficiente nutrición de la adolescente y las malas condiciones de reposo y bienestar físico durante el embarazo, son también factores de riesgo.

También suele darse una habitual ausencia de cuidados prenatales en las jóvenes madres por la frecuente negación del embarazo por parte de la adolescente.

Embarazos precoces

En los embarazos adolescentes se presentan muy a menudo deficiencias en la nutrición de las chicas, ya que se produce un aumento de las necesidades en esta edad en la que aún está creciendo.

También es un factor importante el hecho de que las adolescentes y las jóvenes se alimenten en muchos casos un tanto arbitrariamente y no se ajustan a las auténticas necesidades.

Presentan con frecuencia déficits minerales y de vitaminas que afectarán no sólo a la madre sino al hijo que lleva en su seno.

Las infecciones durante el embarazo, y muy en especial la infección urinaria, se presentan en un mayor número de gestantes adolescentes.

Asimismo son más frecuentes a esta edad las infecciones de transmisión sexual, favorecidas por las circunstancias en que se desenvuelven a menudo sus relaciones, con alto riesgo de afectación del feto y consecuencias muy graves para éste, más todavía que para la misma madre.

Otra consecuencia en las adolescentes gestantes es la hemorragia durante el tercer trimestre del embarazo debido al desprendimiento prematuro de la placenta. El riesgo de parto prematuro y de muerte del feto dentro del útero aumenta con ello considerablemente.

La causa habría que buscarla en la inmadurez hormonal de la adolescente y en el también incompleto desarrollo del útero a esas edades.

Partos conflictivos

En este tipo de embarazos hay una mayor frecuencia de partos prematuros y de bajo peso en los niños al nacer.

Si bien hoy día las técnicas de asistencia a niños se han desarrollado extraordinariamente, sigue siendo indudable que el bajo peso es una de las principales causas de mortalidad y de serias discapacidades en la primera infancia.

Entre las adolescentes que dan a luz, la presentación del niño "de nalgas" a la hora del parto aparece en cifras elevadas. El nacimiento de esta forma, como es sabido, lleva consigo un cierto aumento del riesgo de sufrimiento por parte del niño.

Al no estar en la adolescente completada la maduración del esqueleto de su pelvis son frecuentes durante el parto las situaciones en las que la cabeza del feto no es capaz de atravesar el canal óseo que le conducirá desde el útero al exterior.

Así pues, con frecuencia se hace imprescindible la práctica de una cesárea, intervención que, en efecto, se efectúa más a menudo en adolescentes que en mujeres maduras.

La mortalidad en los nacimientos entre los hijos de madres menores de 17 años triplica la existente entre madres de 20 a 29 años.

También es mucho más alto el índice de lesiones cerebrales en el niño como consecuencia del traumatismo sufrido durante el parto o de haber nacido en condiciones de prematuridad.

Para muchos investigadores son más preocupantes los factores de índole psicológica, social y educacional.

Según estos autores, tales niños tienen, tarde o temprano, mayores problemas, necesidad de ayuda especial, repetición de cursos escolares y terminación de los estudios a mayor edad que los otros niños.

Son niños con agresividad, rebeldía y poco control de sus impulsos. Las causas de ello no se conocen aunque se han sugerido la falta de interacción madre-hijo, la ausencia de la figura del padre o los problemas socioeconómicos.

Una nueva madre

Las consecuencias postparto para la madre comienzan con un mayor índice de mortalidad materna y siguen con importantes alteraciones en el crecimiento, que puede incluso detenerse.

También las carencias nutritivas influyen negativamente sobre ese crecimiento de la muchacha adolescente.

Las consecuencias de orden psicológico no son menos importantes para la madre. En adolescentes embarazadas se descubren con frecuencia sentimientos de autodestrucción, agresión hacia todo lo que represente autoridad, falta de responsabilidad o súplicas desesperadas en busca de atención y ayuda.

Las madres muy jóvenes sufren retrasos en sus estudios y luego tienen mayores problemas a la hora de encontrar puestos de trabajo o de integrarse en los que tenían antes del embarazo.

Por si todo lo anterior fuera poco, se ha señalado en múltiples trabajos que la adolescente que ya tiene un hijo está en un gran riesgo de volver a quedar embarazada durante el resto de su adolescencia.

En el plazo de tres años hasta un 70% tienen un nuevo hijo en algunos de los grupos estudiados en estos trabajos.

En España las madres adolescentes entre 18 y 19 años lo eran de su segundo hijo en casi un 15% de los casos.

Fuente:elcomercioperu


Google
Web Busca en nuestra página
 

 

Notas de salud

                     Sección 6

  En esta sección te presentamos las siguientes notas:

  Conocer el camino hacia la...
  Cigarrillos durante la gestación...
  ¿Se pueden prevenir las várices?
  Compañerismo: remedio de estrés
  El embarazo adolescente

                     Nota

Te presentamos en esta sección algunas notas de salud que hemos recogido de aquí y de allá. Esperamos las encuentres interesantes. 

En ningún caso la información ofrecida en este sitio sustituye a la consulta médica.

::  Portada   ::      ::   Anterior   ::      ::   Subir    ::      ::   Siguiente    ::

Copyright 2005 www.hermanosunidosencristo.org. All rights reserved. Un ministerio de la Iglesia Hermanos Unidos en Cristo de Burbank, CA. Estados Unidos