Págs. 

Preparando la vejez

El tiempo pasa rápido y con un estilo de vida saludable se puede preparar una vejez sin tantas complicaciones.

La vejez es una etapa de la vida en la que se necesita cariño y comprensión.

Hay ancianos y ancianas cuya capacidad de memoria, retención y agudeza mental es sorprendente. Ello se debe por un lado a que genéticamente estaban privilegiados, pero también a que han mantenido activo su intelecto a través del estudio, la lectura y la comunicación humana.

La forma de enfrentar la vejez tiene que ver mucho con el sentido del humor y la capacidad de resolver los problemas. Muchos ancianos proyectan y transmiten paz y son un consuelo para los niños, jóvenes y adultos que viven en situaciones de estrés constante sin saber cómo manejarlas, porque la vida les ha enseñado cuáles son realmente las cosas importantes y cómo salir de los problemas a pesar de las situaciones a las que todos tenemos que enfrentarnos .

Desarrollar alguna habilidad manual y/o elegir un entretenimiento desde jóvenes, ayudará a manejar el tedio, aburrimiento y la soledad.

Si ahora nosotros ayudamos y procuramos lo mejor para nuestros ancianos, estamos dejando una enseñanza en nuestros hijos y jóvenes, para que cuando llegue el momento, ellos hagan los mismo con nosotros.

Los ancianos podrán tener el cuerpo frágil, pero su mente sagaz, es capaz de absorber todos los estímulos que los rodean, por ello deben rodearse de cariño, música, alegría.

Sin exponerlos al peligro de su fragilidad, las personas mayores deben ser partícipes de las tareas del hogar, tener responsabilidades que cumplir y participar en la toma de decisiones, su opinión es a veces mucho más valiosa y certera que la de muchos de nosotros, por que tienen experiencia.

El ejercicio físico practicado desde jóvenes, es fundamental para conservar los músculos y huesos sanos, además las personas mayores deben seguir ejercitándose, por lo menos al caminar, subir y bajar escaleras y estar lo menos sedentarios posibles.

Pero de todo lo que se debe hacer mejor, para preparar la vejez, es establecer un estilo de vida saludable en el que se tome en cuenta:
- La alimentación, balanceada, evitando en consumo excesivo de carbohidratos y grasas.
- Tomar mucho agua durante el día.
- Evitar el consumo de cualquier droga: tabaco, alcohol y drogas ilícitas.
- Hacer ejercicio diariamente, 20 minutos de caminar al día es suficiente para mejorar las condiciones generales.
- Atender a tiempo cualquier enfermedad y cumplir con los tratamientos completos.
- Dormir por lo menos 8 horas diarias y descansar durante el día entre jornada y jornada.
- Reír y fortalecer el sentido del humor.
- Evitar y controlar las situaciones de estrés y atender las depresiones.

 

Artrosis


Con la edad, los cartílagos se desgastan ocasionando artrosis, enfermedad muy dolorosa que se puede prevenir y controlar
.

Los adultos mayores son los perjudicados por la artrosis.
 
La artrosis es el resultado de un proceso normal de envejecimiento del cuerpo que afecta a la mitad de los mayores de 65 años y a las tres cuartas partes de los mayores de 75 años.

Es ocasionada por el desgaste del cartílago, que es el tejido que recubre los huesos en las articulaciones y que con el paso de los años, desarrolla pequeñas grietas, provocando dolor y rigidez.

Las articulaciones más afectadas son las que soportan más peso del cuerpo, por lo que el dolor aparece principalmente en la columna vertebral, las caderas y las rodillas.

Esta enfermedad no es incapacitante, pero sí muy molesta y dolorosa y se puede prevenir y mejorar si se lleva una vida activa y una dieta sana, se mantiene un peso adecuado y se realiza ejercicio constantemente.

Los síntomas de la artrosis fundamentalmente son dos:
- Dolor agudo en alguna parte del cuerpo, que empeora con el movimiento y se calma con el reposo e
- Inflamación o hinchazón dolorosa en cualquier articulación, codos, rodillas, dedos, muñeca, tobillo.

Los alimentos recomendados en la dieta para prevenir y mejorar la artrosis son las verduras de hoja verde, crudas o ligeramente cocidas, el brócoli, las zanahorias, el apio crudo, el salmón, la sardina y otros pescados. Es importante evitar los alimentos con muchos carbohidratos y disminuir el uso de la sal como condimento.

Para prevenir la artrosis o controlarla adecuadamente es muy recomendable el ejercicio físico, caminar diariamente o nadar, aumentando poco a poco el tiempo de la práctica es muy útil. También la gimnasia acuática es ideal y un buen sustituto de la natación, sobre todo para quienes no saben o no pueden nadar.

Otra medida para el control, son los ejercicios de yoga o de estiramiento, que sirven para aumentar la flexibilidad. Sin embargo no hay que forzar demasiado sobre todo si se trata de movimientos que sobrecarguen la rodilla o la cadera, como el pedaleo.

También es importante no cargar bultos, no doblar demasiado las rodillas o cintura y usar zapatos o zapatillas cómodos con suela acolchada para reducir la presión sobre las articulaciones.

 

Osteoporosis


La osteoporosis se desarrolla de manera silenciosa afectando al sistema óseo
.

La estructura base del cuerpo esta formada por los huesos.

La osteoporosis es una enfermedad que afecta al sistema óseo y se caracteriza por el deterioro progresivo del tejito óseo y la calidad de los huesos, debido a la pérdida normal de calcio y otros minerales.

Es una enfermedad que se desarrolla de forma silenciosa y en sus primeras etapas no produce molestias, pero puede ser muy peligrosa por los riesgos que conlleva, como fracturas en personas de edad avanzada que impliquen cirugías costosas y con mucha necesidad de rehabilitación.

Los principales riesgos de fractura se presentan en la columna vertebral, fundamentalmente por aplastamiento o desgaste en las vértebras, en las muñecas y en la cadera.

La compresión de las vértebras origina la disminución de altura y una deformidad que generalmente se conoce como joroba de viuda.

Es una enfermedad que afecta principalmente a personas en edad avanzada y de forma especial a las mujeres, ya que se calcula que aproximadamente el 30% de las mujeres posmenopáusicas la padecen y su incidencia aumenta con la edad.

La menopausia es uno de los principales factores de riesgo de la osteoporosis y se debe a la disminución de los niveles de estrógeno una hormona que es fundamental para la fijación del calcio.

Sin embargo mediante el conocimiento, la prevención y el desarrollo de estilos de vida saludables, esta enfermedad se puede evitar y controlar adecuadamente.

Importante

El contenido de esta nota, no sustituye al diagnóstico médico, se presenta solamente como información y por lo mismo no nos hacemos responsables sobre su uso.

Referencias:
Remedios, curaciones y tratamientos médicos. Readers Digest.
Las enfermedades crónicas. Samuel Hahnemann.
La osteoporosis. Kathleen Mayes.

 

Hipocondría


Síntomas imaginarios que pueden ocasionar graves daños a la salud física, mental y social que requieren de la atención médica sicológica inmediata
.

Creer que se está enfermo trae muchos problemas.
 
La hipocondría es un problema de salud mental, que se caracteriza por creer que se está padeciendo o que se tiene una enfermedad, por el simple hecho de sentir uno o varios síntomas que en la mayoría de los casos son “inventados” o exagerados.

Este problema llega a ser muy severo ya que afecta la calidad de vida de quienes lo padecen y de sus familiares, ya que se sienten impotentes e incapaces de dar ayuda al enfermo.

A veces este problema se presenta de forma esporádica y en otras ocasiones es crónico y casi siempre aparece cuando hay crisis o periodos de depresión, soledad, ansiedad o estrés y la persona no sabe como canalizarlos o manejarlos y siente una enorme necesidad de llamar la atención, aunque también son síntomas de una persona con esquizofrenia.

La hipocondría es un problema que se presenta con mayor frecuencia en hombres y aunque es más común entre los 30 a 40 años en hombres y entre los 40 a 50 en las mujeres, hay niños y jóvenes que también la padecen y los “enfermos”, viven esperando que el médico les diga que tienen algo grave, para estar tranquilos, aunque poco les dura, porque pronto empiezan a “sentir” nuevos síntomas.

El diagnóstico no es sencillo, ya que suelen referir sus síntomas con tanto detalle con relación al lugar afectado, intensidad de las molestias y al momento de su aparición, que para descartar cualquier problema “verdadero”, los médicos tienen que realizar varios exámenes, estudios y análisis, que por supuesto no reportan nada y a lo que el paciente reacciona con duda del diagnóstico, con descalificación del médico y con las visitas a uno y otro consultorio, lo que representa un problema económico severo que afecta a toda la familia.

Con frecuencia, este problema se presenta en personas que han padecido alguna enfermedad real, por ejemplo, un niño asmático, tiene más posibilidades de desarrollar un problema imaginario con síntomas no relacionados con el asma.

Otras personas se refugian en una enfermedad para llamar la atención, eludir responsabilidades, aplazar o evitar decisiones, desarrollar compasión o mantener a alguien a su lado y en centro de todas sus pláticas es con .

El problema principal radica en que toda la vida de la persona se centra en la preocupación por su cuerpo y en el estar pendientes de cualquier síntoma, signo o manifestación que “pueda” indicar algún mal. Tienden a cuidarse en exceso para evitar su “agravamiento” y siempre sienten que no son atendidos adecuadamente por el médico, por lo que consultan a uno y a otro, por lo que la familia termina muy cansada y molesta por sus constantes quejas.

Los hipocondríacos son muy sensibles al dolor físico por lo que un simple piquete, golpe o raspón, suele convertirse en todo un evento y tormento, ya que desean que todos los demás vean como muy grave su problema.

La interpretación distorsionada de los síntomas físicos llegan a tener tal peso en su mente y sus conductas, que su calidad de vida se ve totalmente afectada y pueden llegar a presentar cuadros “clínicos” muy peligrosos, o a realizar acciones como el automedicarse por todo y para todo, con los riesgos enormes que esto conlleva, el realizarse estudios que por su naturaleza representan un riesgo en sí mismos o sumirse en cuadros de depresión intensos al sentir que están al borde de la muerte.

Se puede suponer que un persona es hipocondríaca cuando presenta todos los síntomas siguientes:
- El centro de sus conversaciones son las enfermedades.
- Después de visitar un enfermo, leer un artículo o ver algún programa sobre salud, asumen que tienen los mismos síntomas.
- Cuando llegan a presentar distención y molestias abdominales, calambres musculares, dolores de cabeza, sudoración excesiva y aumento de frecuencia cardiaca sin motivo aparente alguno.
- Cuando investigan sobre medicamentos o remedios de todo tipo de enfermedades y los compran con el fin de probar su efectividad.
- Cuando consultan a varios médicos cuando estos les han comentado que no padecen ninguna enfermedad.

Aunque el médico intuya que se trata de un caso de hipocondría, es conveniente realizar estudios para descartar que efectivamente no exista ningún daño real y además porque el enfermo tiene derecho a recibir atención para su tranquilidad.

Entre los estudios recomendados están los análisis de sangre y orina, radiografía de tórax, electrocardiograma y otros que el médico considere necesarios, según los síntomas que refiera el enfermo.

En la elaboración de la historia clínica es necesario considerar el listado de enfermedades que refiera el enfermo, así como los resultados de los “tratamientos si los hubo”.

El diagnóstico se establece cuando:
- Después de los exámenes realizados, no se encuentra nada.
- La preocupación del enfermo es excesiva y el temor de estar enfermo persiste provocando estrés o afectando su vida personal en todos sentidos.
- Cuando los síntomas no se deben a ataques de pánico u otros padecimientos mentales.
- Cuando se acuse a los médicos de fallar en su diagnóstico.
En estos casos una consulta con un médico psiquiatra es recomendable para una mejor evaluación y establecimiento del tratamiento adecuado, sin embargo no es sencillo que el enfermo lo acepte, porque no se admite fácilmente que se sea hipo
condríaco.

Si bien el médico debe evaluar la necesidad de medicar o de realizar estudios o no dependiendo de la revisión y de la descripción de los síntomas, debe demostrar interés y disposición y evitar discusiones aumenten el estrés, miedo, frustración o tristeza. AP.


Google
Web Busca en nuestra página
 

 

Notas de salud

                     Sección 24

  En esta sección te presentamos las siguientes notas:

  Preparando la vejez
 
Artrosis
 
Osteoporosis
 
Hipocondría

                     Nota

Te presentamos en esta sección algunas notas de salud que hemos recogido de aquí y de allá. Esperamos las encuentres interesantes. 

En ningún caso la información ofrecida en este sitio sustituye a la consulta médica.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

                                   ::  Portada   ::      ::   Anterior   ::      ::   Subir    ::      ::   Siguiente    ::

                                                              Copyright © Unidos en Cristo. All rights reserved. - Contáctenos si desea usar algún material de nuestro sitio web