Págs.

Máximas

-A Matthew Henry una vez le robaron su billetera. Sabiendo que debía dar gracias en todo, escribió lo siguiente en su diario:

Debo estar agradecido, primero, porque él nunca antes me robó; segundo, porque aunque él tomó mi billetera, no tomó mi vida; tercero, porque aunque tomó todo lo que poseía, ello no era mucho; y cuarto, porque fui el robado, no el que robó.

Matthew Henry (1662-1714)

 

-¡Maravilloso amor! ¿Cómo puede ser que Tú, mi Dios, murieras por mí? Charles Wesley (1709-1788)

 

-La ansiedad no agota las angustias del mañana, sino que sólo agota la fuerza del hoy. Charles H. Spurgeon (1834-1892)

 

-Dios no envía vacío a nadie excepto a aquellos que están llenos de sí mismos. Dwight L. Moody (1837-1899)

 

-El pecado no sólo consiste en hacer el mal, sino en no hacer el bien que sabemos. H.A. Ironside (1876-1951)

 

-Robert Murray McCheyne, era de sólo 28 años cuando murió. Él escribió una vez en su diario:

"Vive tanto como para ser extrañado cuando mueras."

Robert Murray McCheyne (1815-1843)

 

-La siguiente fue la valiente respuesta del anciano Policarpo al Procónsul Romano cuando éste le exigía que negara a Cristo para ser librado del poder del Imperio Romano:

Ochenta y seis años he servido a Cristo, y él nunca me ha hecho el menor mal; ¿cómo, entonces, puedo blasfemar a mi Rey y mi Salvador?

Policarpo (aproximadamente en el año 160) obispo de Smirna y mártir.

 

-Yo acostumbraba pedirle a Dios que me ayudara. Luego le pedí para que yo pudiera ayudarle a Él. Finalicé pidiéndole que Él hiciera su obra a través mío.

James Hudson Taylor (1832-1905)

 

-¡El Cristianismo es Cristo! Nadie jamás perdió por excesiva devoción a Cristo. Cristo es un substituto para todo, pero nada es un substituto para Cristo. H.A. Ironside (1876-1951)

-Los "problemas", no son enemigos  de la fe sino "oportunidades" para probar  la fe y aumentarla.

-Más oraciones = menos preocupaciones.

 

-La oración crea canales que comunican el ilimitado embalse de Dios con los pequeños estanques de nuestras vidas.

La gran obsesión del Diablo es evitar que los santos oren. No teme los estudios, el trabajo ni la religiosidad desprovistos de oración. Se ríe de nuestros esfuerzos, se burla de nuestra sabiduría, pero tiembla cuando oramos.

 

-En todo momento se puede orar, independientemente de lo que se esté haciendo. Debe ser como pensar, un acto continuo.

 

-Siempre que llames, puedes contar con que Dios te responderá. Siempre que crees en ti un espacio vacío, Él te podrá llenar.

 

-La oración, la meditación, los ratos a solas con el Señor, en silencio, en comunicación directa con Él, son muy necesarios, pues a Él le cuesta hacerse oír cuando tenemos la mente saturada con los acontecimientos del día.

 

-Lo esencial no es lo mucho ni el tiempo que ores, sino que lo hagas con fe.

 

-¿Quién sabe si a veces el Señor permite que tengamos algún problema para poder darnos luego la solución! Le gusta que nos veamos impulsados a orar y que nos demos cuenta de que no siempre podemos resolver las dificultades que se nos presentan, ¡que necesitamos Su ayuda! Al fin y al cabo, si fuéramos capaces de resolverlo todo, ¡podríamos prescindir de Él! De vez en cuando permite que nos veamos en algún aprieto para demostrarnos que Él nos hace falta y que tenemos que orar. Le gusta darnos soluciones para recordarnos que estamos a Su merced y tenemos necesidad de Él. Le gusta que agradezcamos Su ayuda y que lo amemos por todo lo que hace por nosotros... ¡como a un padre!

-El que no es capaz de perdonar destruye el puente por el que él mismo debe pasar; pues todo hombre tiene necesidad de ser perdonado.

-Con mi telescopio puedo penetrar millones de millas en el espacio; pero cuando lo dejo a un lado, me encierro en mi habitación y me pongo de rodillas a orar fervientemente, veo mejor el cielo y me acerco más a Dios que con la asistencia de todos los telescopios e instrumentos de la tierra. (Isaac Newton)

-Hablad con Dios, pues Él atiende, y Espíritu con espíritu se encuentra. Más cercano está que el propio aliento, más próximo que las manos vuestras. Alfred Tensión.

 

-Que nuestra mente se empape de pensamientos divinos, y así seremos más dichosos. No cabe la menor duda de que la fuerza más poderosa del mundo radica en la oración. Lo digo por experiencia. (Cecil B. De Mille)


Google
Web Busca en nuestra página
 

 

Máximas

                     Sección 4

  En esta sección podrás leer varias  máximas que hemos recogido de aquí y de allá.

                     Nota

¿Qué es la máxima? Es Un pensamiento moral expresado con brevedad, principio práctico, sentencia,  proverbio, regla o idea que sirve de dirección en una empresa.  

::  Portada   ::      ::   Anterior   ::      ::   Subir    ::      ::   Siguiente    ::

                                          Copyright Unidos en Cristo. All rights reserved. - Contáctenos si desea usar algún material de nuestro sitio web