Págs. 1  2  3  4  5  6  7  8  9  10  11  12  13  14  15  16  17  18  19  20  21  22  23  24  25  26  27 28 29 30 31 32 33

Empuja la vaquita

Un maestro de la sabiduría paseaba por un bosque con su fiel discípulo, cuando vio a lo lejos un sitio de apariencia pobre, y decidió hacer una breve visita al lugar. Durante la caminata le comentó al aprendiz sobre la importancia de las visitas, también de conocer personas y las oportunidades de aprendizaje que tenemos de estas experiencias.

Llegando al lugar constató la pobreza del sitio, los habitantes, una pareja y tres hijos, la casa de madera, vestidos con ropas sucias y rasgadas, sin calzado. Entonces se aproximó al señor, aparentemente el padre de familia y le preguntó:

- En este lugar no existen posibilidades de trabajo ni puntos de comercio tampoco, ¿cómo hacen usted y su familia para sobrevivir aquí?

El señor calmadamente respondió:

- Amigo mío, nosotros tenemos una vaquita que nos da varios litros de leche todos los días. Una parte del producto la vendemos o lo cambiamos por otros géneros alimenticios en la ciudad vecina y con la otra parte producimos queso, cuajada, etc., para nuestro consumo y así es como vamos sobreviviendo.

El sabio agradeció la información, contempló el lugar por un momento, luego se despidió y se fue. En el medio del camino, volteó hacia su fiel discípulo y le ordenó:

- Busca la vaquita, llévala al precipicio de allí en frente y empújala al barranco.

El joven espantado vio al maestro y le cuestionó sobre el hecho de que la vaquita era el medio de subsistencia de aquella familia. Más como percibió el silencio absoluto del maestro, fue a cumplir la orden. Así que empujó la vaquita por el precipicio y la vio morir. Aquella escena quedó grabada en la memoria de aquel joven durante algunos años.

Un bello día el joven resolvió abandonar todo lo que había aprendido y regresar a aquel lugar y contarle todo a la familia, pedir perdón y ayudarlos. Así lo hizo, y a medida que se aproximaba al lugar veía todo muy bonito, con árboles floridos, todo habitado, con carro en el garaje de tremenda casa y algunos niños jugando en el jardín. El joven se sintió triste y desesperado imaginando que aquella humilde familia tuviese que vender el terreno para sobrevivir, aceleró el paso y llegando allá, fue recibido por un señor muy simpático, el joven preguntó por la familia que vivía ahí hace unos cuatro años, el señor respondió que seguían viviendo ahí. Espantado el joven entró corriendo a la casa y confirmó que era la misma familia que visitó hace algunos años con el maestro. Elogió el lugar y le preguntó al señor:

- ¿Cómo hizo para mejorar este lugar y cambiar de vida?

El señor entusiasmado le respondió:

- Nosotros teníamos una vaquita que cayó por el precipicio y murió, de ahí en adelante nos vimos en la necesidad de hacer otras cosas y desarrollar otras habilidades que no sabíamos que teníamos, así alcanzamos el éxito que sus ojos vislumbran ahora.

Todos nosotros tenemos una vaquita que nos proporciona alguna cosa básica para nuestra sobre vivencia la cual es una convivencia con la rutina, nos hace dependientes, el mundo casi se reduce a lo que la vaquita nos produce. Descubre cual es tu vaquita para empujarla por el precipicio.

Ilustración enviada por: Rev. Eddie & Anny Argüelles.

 

Vendiendo ganado

Poco después que el Seminario de Dallas fue fundado en 1924, casi fracasa. Llegó al punto de la bancarrota.Todos los acreedores estaban listos para ejecutar la hipoteca a las doce del mediodía de cierto día. Aquella mañana, los fundadores de la escuela se reunieron en la oficina del presidente para orar a fin de que Dios proveyera. En aquella reunión de oración estaba Harry Ironside. Cuando llegó su turno de orar, él dijo de un modo refrescantemente franco: "Señor, sabemos que el ganado que hay en mil colinas es tuyo. Por favor, vende alguno y envíanos el dinero." Aproximadamente a esa hora, un alto tejano con botas y camisa de cuello abierto, hizo su entrada en la oficina. -¡Hola! -le dijo a la secretaria-. Acabo de vender dos furgones de ganado allá en Fort Worth. Yo había estado tratando de cerrar un negocio, pero no podía. Siento que Dios quiere que le dé este dinero al seminario. No sé si lo necesitan o no, pero aquí está el cheque -y se lo dio. La secretaria tomó el cheque y, sabiendo algo de la crisis del momento, fue a la puerta del salón donde se celebraba la reunión de oración y tocó tímidamente. El doctor Lewis Sperry Chafer, fundador y presidente de la escuela, abrió la puerta y tomó el cheque de su mano. Al mirar la cantidad, vio que era la suma exacta de la deuda. Entonces, reconociendo el nombre en el cheque como el del vendedor de ganado, se volvió al doctor Ironside y dijo: "Harry, Dios vendió el ganado."

 

Gotitas de amor

¡Entenderás con el tiempo que una gota de amor puede más que un océano de odio y que la gota de rocío domina más a la flor que el rugido de la tempestad!

Había un incendio en un gran bosque. Formaba llamaradas impresionantes, de una altura extraordinaria.

Una pequeña ave, muy pequeñita, fue al río, mojó sus alas, regresó sobre el gran incendio y las empezó a agitar para apagarlo; regresaba e iba una y otra vez.

Unos ángeles, que la observaban, sorprendidos la mandaron llamar y le dijeron:

Oye, ¿por qué haces eso? ¿Cómo es posible? ¿Cómo crees que con esas gotitas de agua puedas tú apagar un incendio de tales dimensiones? Date cuenta: No lo vas a lograr.

Y el ave humildemente contestó:

¡El bosque me ha dado tanto, le amo tanto! Yo nací en él, este bosque me ha enseñado la vida, me ha dado todo mi ser. Este bosque es mi origen y mi hogar y me voy a morir lanzando gotitas de amor, aunque no lo pueda apagar.

Los ángeles entendieron lo que hacía la pequeña ave y le ayudaron a apagar el incendio.

Cada gotita de agua apacigua un incendio. De cada acción que con amor y entusiasmo emprendemos, un mejor mañana es su reflejo.

No subestimes tus gotas: millones de ellas forman un océano. Todo acto que con amor realizamos, regresa a nosotros multiplicado.

 

La cobija para el abuelo

Un día un viejito se sentía solo y fue con su hijo que estaba casado y tenia un hijo de 5 años para pedirle que lo dejase vivir con el un tiempo para no sentirse solo ... 

-Hijo, cómo estás?, mira yo he venido a decirte que si puedo estar contigo ... 

-!Claro que si papá esta es tu casa!... 

-Lo que pasa hijo, lo que yo quiero pedirte ... es que me dejes vivir contigo un tiempo digo -si es que se puede... 

-Este... claro papá, pero tu sabes, la casa es muy chica y yo con mi hijo y mi esposa no sé, mira lo que... 

-No importa hijo lo que tú me des con eso me conformo lo único que yo quiero es no estar solo.... 

-Mira papá lo que te puedo ofrecer es un lugar en el establo te puedo acondicionar algo... 

-Está bien hijo lo que tú me des... 

El padre llama a su hijo de 5 años y le dice... 

-Hijo tráele una cobija a tu abuelito porque se va a quedar con nosotros un tiempo. 

El niño subió a su cuarto y trajo una cobija y delante de su padre la rompió en dos pedazos, el padre enojado le dice:     -¿hijo porqué hiciste eso?... 

y el niño le contesto:

-'Mira papá una es para mi abuelito y la otra es para ti, para cuando yo sea grande y tú vengas a mi casa a pedirme a que te quedes conmigo....'

La Biblia nos exhorta: "Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días se alarguen en la tierra que Jehová tu Dios te da." (Éxodo 20:12).

La deuda

Una tarde, un pequeño se acercó a su madre que preparaba la cena en la cocina y le entregó una hoja de papel en el que había escrito algo. Después de secarse las manos y quitarse el delantal, ella leyó lo que decía:

Cortar el césped del jardín.............. $ 3.00

Por limpiar mi cuarto esta semana.....$ 1.00

Por ir al almacén en tu lugar............$ 2.00

Por cuidar a mi hermanito  ..............$ 2.00

Por sacar la basura toda la semana...$ 1.00

Por buenas notas en los exámenes..... $ 5.00

Por limpiar y barrer el patio......        $ 2.00

TOTAL ADEUDADO.....................  $16.00

Bueno, el caso es que la madre lo miró con fijeza; el aguardaba lleno de expectativa. Por último, la madre tomó el lapicero y al reverso de la misma hoja escribió:

Por llevarte nueve meses en mi vientre y darte la vida.....NADA

Por tantas noches de desvelos, curarte, y orar por ti...    NADA

Por los problemas y el llanto que me hayas causado...     NADA

Por el miedo y las preocupaciones que me esperan.....     NADA

Por comidas, ropa y juguetes....................    NADA

Por limpiarte la nariz........    NADA

COSTO TOTAL DE MI AMOR: .......    NADA

Cuando el niño terminó de leer lo que había escrito su madre, tenía los ojos llenos de lágrimas. La miró a los ojos y le dijo:

¡TE QUIERO MUCHO MAMA!!! Luego tomó un lapicero y escribió con letra muy grande: TOTALMENTE PAGADO. Así somos los hombres, como niños queriendo recompensa por las buenas acciones que hacemos. Es difícil entender que la mejor recompensa es el AMOR que viene de Dios (y que para nuestra suerte es GRATIS)

 

Las últimas palabras de un joven 

El joven de diecinueve años, internado en un hospital, esperaba la muerte en su lecho de dolor..
Instalado en una enfermería, junto a otros enfermos, tan graves como él, miró hacia los lados y se sintió terriblemente solo...
Los familiares vendrían a visitarlo, un poco más tarde. Pero el pensaba que quizá no llegarían a tiempo de encontrarlo con vida.
Estiró el brazo hasta la mesita a su lado, tomó un trozo de papel, un lápiz y con mucho esfuerzo, escribió:
Papá, lo siento mucho. Siento mucho de verdad pero ha llegado el momento que sepas la verdad que nunca siquiera has imaginado. 
Voy a ser breve, claro y bastante objetivo...
Conocí a mi asesino a los 15 o 16 años. Es horrible, ¿no es verdad papá? 
¿Sabes cómo nos conocimos? A través de un individuo elegante, bien vestido y que hablaba muy bien. El nos presentó..
Al principio, intenté rechazar lo que me era ofrecido. Pese a ello, el individuo puso en duda mi virilidad. Dijo que yo no era hombre. No es necesario que se diga más, ¿verdad, papá?.. 
Entré al mundo de la droga, mi asesina..
Al principio todo me parecía bien. Después vino toda pérdida de control  y a continuación, la oscuridad. Nada hacía si ella no estaba presente. En seguida me sentía con falta de aire, tenía miedo, alucinaciones. Pero, en seguida la euforia del momento máximo... Yo me sentía más gente que los demás.
Mi amiga inseparable, sonreía. Sonreía... 
Sabes, papá, cuando uno empieza todo parece ridículo y muy gracioso. Incluso Dios me parecía ridículo.
Pero hoy, postrado en una cama de hospital, reconozco que Dios es lo más importante de todo en el mundo... 
Tengo la seguridad de que, sin su ayuda, yo no tendría fuerzas para escribir esta carta...
Papá, tengo solamente 19 años. Sé que no tengo la más mínima posibilidad de sobrevivir.
Es muy tarde para mí.
No obstante, quiero hacerte un último pedido...
Dile a todos los jóvenes que tu sabes lo que me sucedió. 
Diles que en cada puerta de escuela, en cada curso de facultad, en cualquier lugar hay siempre alguien que podrá mostrarles su futuro asesino y el destruidor de sus vidas: la droga...
Por favor, papá, haz eso antes que sea muy tarde para ellos... 
Perdóname por el sufrimiento que te causo. Perdóname por los sufrimientos que causé con mis locuras. Incluso yo, ya he sufrido por demás... 
Adiós, papá...
Terminó de escribir la carta, con dificultad la puso sobre la mesilla. Intentó respirar, pero no lo logró.
El lápiz se le cayó de la mano. Inclinó la cabeza hacia el lado
y murió...

La Biblia dice: "Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro." (Romanos 6:23).

Naturaleza

Un maestro oriental que vio cómo un alacrán se estaba ahogando, decidió sacarlo del agua, pero cuando lo hizo, el alacrán lo picó.

Por la reacción al dolor, el maestro lo soltó, y el animal cayó al agua y de nuevo estaba ahogándose. El maestro intentó sacarlo otra vez, y otra vez el alacrán lo picó. Alguien que había observado todo, se acercó al maestro y le dijo: "Perdone, ¡pero usted es terco! ¿No entiende que cada vez que intente sacarlo del agua lo picará?".

El maestro respondió: "La naturaleza del alacrán es picar, y eso no va a cambiar la mía, que es ayudar". Y entonces, ayudándose de una hoja el maestro sacó al animalito del agua y le salvó la vida.

No cambies tu naturaleza si alguien te hace daño; solo toma precauciones.

Romanos 12:21 dice: "No seas vencido por lo malo; mejor vence con el bien el mal." La Biblia.

 

La carroza vacía

Cierta mañana, mi padre me invitó a dar un paseo por el bosque y yo acepté con placer.
El se detuvo en una curva y después de un pequeño silencio me preguntó:
-Además del cantar de los pájaros, ¿escuchas alguna cosa más?

Agudicé mis oídos y algunos segundos después le respondí: - Estoy escuchando el ruido de una carroza.
-Eso es, -dijo mi padre. -Es una carroza vacía.....
Pregunté a mi padre: -¿Cómo sabes que es una carroza vacía, si aún no la vemos?
Entonces mi padre respondió. 
-Es muy fácil saber que una carroza esta vacía, por causa del ruido. Cuanto más vacía la carroza mayor es el ruido que hace.
Me convertí en adulto, y hasta hoy, cuando veo a una persona hablando demasiado, inoportuna, interrumpiendo la conversación de todo el mundo, tengo la impresión de oír la voz de mi padre diciendo: -Cuanto más vacía la carroza, más ruido hace......

Proverbios 10:19 “En las muchas palabras no falta pecado: Mas el que refrena sus labios es prudente.”

Proverbios 29:20 “¿Has visto hombre ligero en sus palabras? Más esperanza hay del necio que de él.”

Eclesiastés 5:3 “Porque de la mucha ocupación viene el sueño, y de la multitud de las palabras la voz del necio.”

 

La naranja y el ateo

Un ateo dictaba una conferencia ante un gran auditorio defendiendo la inexistencia de Dios.

Después de haber finalizado su discurso, desafió a cualquiera que tuviese preguntas a que subiera a la plataforma.

Un hombre que había sido bien conocido en la localidad por su adicción a las bebidas alcohólicas, pero que había encontrado recientemente liberación y esperanza en Cristo Jesús aceptó la invitación y sacando una naranja del bolsillo comenzó a pelarla lentamente.

El conferencista le pidió que hiciera la pregunta; el hombre, continuó imperturbable pelando la naranja en silencio, al término de lo cual, se la comió.

Se volvió al conferencista y le preguntó : "¿Estaba dulce o agria?"

"No me pregunte tonterías", respondió el orador con señales evidentes de enojo; "¿Cómo puedo saber el gusto si no la he probado?"

Y aquel hombre regenerado por el amor de Dios respondió entonces:

"Y ¿cómo puede usted saber algo de Cristo, si nunca lo ha probado?"

 

Ama en vida

"Perdón madre mía por tenerte en el abandono, y ahora que no estás conmigo te extraño, y es hoy cuando me doy cuenta lo malagradecido que fui contigo en vida...

Por eso amigo le pido que si tiene todavía a su madrecita, que la ame en vida... Si amigo en vida..."

"Dos amigos se encontraban tomando un café y uno le comenta en tono de queja al otro: -Mi mamá me llama mucho por teléfono para pedirme que vaya a conversar con ella. Yo voy poco a verla y en ocasiones siento que me molesta su forma de ser. Ya sabes como son los viejos: Cuentan las mismas cosas una y otra vez. Además, nunca me faltan compromisos: que el trabajo, que los amigos...

Yo en cambio -le dijo su compañero -converso mucho con mi mamá. Cada vez que estoy triste, voy con ella; cuando me siento solo, cuando tengo un problema y necesito fortaleza, acudo a ella y me siento mejor.

- Caramba -se apenó el otro -Eres mejor que yo.

-No lo creas, soy igual que tú -respondió el amigo con tristeza. Visito a mi mamá en el cementerio. Murió hace tiempo, pero mientras estuvo conmigo, tampoco yo iba a conversar con ella y pensaba lo mismo que tú. No sabes cuánta falta me hace su presencia, cuánto la echo de menos y cuánto la busco ahora que ha partido. Si de algo te sirve mi experiencia, conversa con tu mamá hoy que todavía la tienes, valora su presencia resaltando sus virtudes que seguro las tiene y trata de hacer a un lado, sus errores, que de una forma u otra ya forman parte de su ser. No esperes a que esté en un cementerio porque ahí la reflexión duele hasta el fondo del alma, porque entiendes que ya nunca podrás hacer lo que dejaste pendiente, será un hueco que nunca podrás llenar. No permitas que te pase lo que me pasó a mí.

En el automóvil, iba pensando en las palabras de su amigo. Cuando llegó a la oficina, dijo a su secretaria: Comuníqueme por favor con mi mamá, no me pase más llamadas y también modifique mi agenda porque es muy probable que este día, i¡se lo dedique a ella!! ¿Tú crees qué esto sólo se refiere a los padres? Desafortunadamente no. Siempre estamos devaluando el cariño o la amistad que otras personas nos ofrecen y en ocasiones los perdemos porque no sabíamos cuán importantes eran, hasta que ya no están a nuestro lado. Por eso ama en vida .... Si hermano en vida...


Google
Web Busca en nuestra página
 

 

Ilustraciones

                     Sección 18

  En esta sección te presentamos las siguientes ilustraciones:

  Empuja la vaquita
 
Vendiendo ganado
 
Gotitas de amor
 
La cobija para el abuelo
 
La deuda
 
Las últimas palabras...
 
Naturaleza
 
La carroza vacía
 
La naranja y el ateo
 
Ama en vida

                     Nota

Estas ilustraciones te  invitarán  a la reflexión, y es posible que algunas te hagan emocionar hasta las lágrimas.

Si tienes alguna ilustración, envíala a través de nuestro correo electrónico. Prometemos publicarla y darte el crédito correspondiente. 

::  Portada   ::      ::   Anterior   ::      ::   Subir    ::      ::   Siguiente    ::

                                             Copyright © Unidos en Cristo. All rights reserved. - Contáctenos si desea usar algún material de nuestro sitio web