Págs. 1  2  3  4  5  6  7  8  9  10  11  12  13  14  15  16  17  18  19  20  21  22  23  24  25  26  27 28 29 30 31 32 33

Cicatrices de amor

En un día caluroso de verano un niño decidió ir a nadar en la laguna detrás de su casa. Salió corriendo por la puerta trasera, se tiró en el agua y nadaba feliz. No se daba cuenta de que un cocodrilo se le acercaba.

Su mamá desde la casa miraba por la ventana, y vio con horror lo que sucedía. Enseguida corrió hacia su hijo gritándole lo más fuerte que podía.

Oyéndole, el niño se alarmó y viró nadando hacia su mamá. Pero fue demasiado tarde.

Desde el muelle la mamá agarró al niño por sus brazos justo cuando el cocodrilo le agarraba sus piernitas. La mujer jalaba determinada, con toda la fuerza de su corazón.

El cocodrilo era más fuerte, pero la mamá era mucho más apasionada y su amor no la abandonaba. Un señor que escuchó los gritos se apresuró hacia el lugar con una pistola y mató al cocodrilo. El niño sobrevivió y, aunque sus piernas sufrieron bastante, aún pudo llegar a caminar.

Cuando salió del trauma, un periodista le preguntó al niño si le quería enseñar las cicatrices de sus pies. El niño levantó la sábana y se las mostró. Pero entonces, con gran orgullo se remangó las mangas y señalando hacia las cicatrices en sus brazos le dijo: "Pero las que usted debe ver son estas"....

Eran las marcas de las uñas de su mamá que habían presionado con fuerza.

"Las tengo porque mamá no me soltó y me salvó la vida". Nosotros también tenemos las cicatrices de un pasado doloroso. Algunas son causadas por nuestros pecados, pero algunas son la huella de Dios que nos ha sostenido con fuerza para que no caigamos en las garras del mal.

 

Pasión por las almas

Evangelización es nuestra vocación suprema. Jesús les dijo a los pescadores: “Venid en pos de mí, y yo os haré pescadores de hombres” (Mateo 4:19)

Su propia misión la definió así: “Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido” (Lucas 19:10).

Entonces les dijo a sus seguidores: “...como me envió el Padre, así también yo os envío” (Juan 20:21)

Que bella la Palabra de Daniel 12:13 “Los entendidos resplandecerán como el resplandor del firmamento; y los que enseñan la justicia a la multitud, como las estrellas a perpetua eternidad”

El erudito Matthew Henry dijo: “Para mí será mayor felicidad ganar un alma para Cristo, que granjear montañas de oro para mí mismo”

David Brainerd, padre de las misiones, escribió: ”No me importaba dónde y cómo vivía o cuáles eran los sacrificios que tenía que afrontar con tal de ganar almas para Cristo. Esto era el objeto de mis sueños mientras dormía y el primero de mis pensamientos al despertar.

John Vassar fue un hombre lleno del fuego de la evangelización. Vivió durante el siglo antepasado en el estado de Nueva York. El se llamaba a sí mismo “el perro del Buen Pastor” “Mi negocio –decía -no es predicar, sino recorrer la montaña en busca de la oveja perdida”

Se cuenta que John Vassar estaba en Boston, visitó un elegante hotel y al entrar vio en el lobby a una mujer solitaria y le habló de Cristo. Más tarde el marido le preguntó a ella: “¿Qué hablabas con ese extraño?” ¡Oh! -dijo ella -Me preguntó si yo estaba segura de mi salvación. Si yo tenía a Cristo en mi corazón”. El marido molesto agregó: “Le habrás dicho que ¡qué le importaba!” La mujer le contestó: “Si hubieras visto su rostro, si hubieras escuchado su voz, te hubieras dado cuenta que si le importaba.

Hay muchas historias alrededor de la vida de este hombre. Se cuenta que fue a un pueblo a ayudar a un pastor. El pastor lo condujo a la casa que lo hospedaría y antes de entrar le dijo: “En la otra cuadra vive el herrero del pueblo. Si le queda tiempo antes de irse, trate de hablar con él”. No había terminado el pastor sus palabras, cuando John dejaba sus maletas en el suelo, cruzaba la calle como una exhalación, entraba en la herrería y antes de diez minutos entre las patas de los caballos, el herrero clamaba por salvación.

Durante esa semana John iba casa por casa hablando de Cristo. Una mujer dijo: “Si ese extraño golpea mi puerta y me habla de religión, le cierro la puerta en la cara” John no sabía aquello. Golpeó esa puerta, empezó a hablar de Cristo y la mujer le cerró la puerta en el rostro. John no se quejó. No envió una carta de renuncia. Se sentó en el umbral junto a la puerta y comenzó a cantar el himno: “Con lagrimas jamás podré mi deuda así pagar, Señor, Gratitud te doy a Ti, pues más no puedo dar”.

Dos semanas después, en la iglesia del pueblo antes de ser bautizada, la mujer en su testimonio dijo: “de los centenares de mensajes que escuché, ninguno traspasó mi corazón como las lagrimas de ese extranjero”

¿Te importa la gente que no conoce al Señor? Tus vecinos, tus compañeros de trabajo, tus familiares que sin Cristo se perderán eternamente.

La diferencia la hace tener una PASIÓN

Oramos para que esa pasión arda en tu corazón todos los días de tu vida. Jesús esta buscando cristianos llenos del fuego de la evangelización.

 

 Allí estaré

Cuando tu risa desborde tu alegría,

Cuando el éxito corone tus esfuerzos

Cuando la salud sea plena

Y la vida generosa...

Allí estaré

Cuando la pena sea amarga

Y la sonrisa sea escasa

Cuando el fracaso ponga a prueba tu entereza

Y estés triste...

Allí estaré

Cuando una sombra te recorra el alma

Y creas que todo esta perdido

Quiero que sepas que ese día

Si me llamo tu amigo....

Allí estaré

 

Diario de un bebé por nacer

Octubre 5: Hoy comienza mi vida, mis padres no lo saben todavía. Soy tan pequeña como una semilla de manzana, pero ya existo y soy única en el mundo y diferente a todas las demás. Y, a pesar de que casi no tengo forma aún, seré una niña. Tendré cabellos rubios y ojos azules, y sé que me gustarán mucho las flores. Los científicos dirían que todo esto ya lo tengo impreso en mi código genético.

Octubre 19: He crecido un poco, pero soy todavía demasiado pequeña para poder hacer algo por mí misma. Mamá lo hace todo por mí. Pero lo más gracioso es que ni siquiera sabe que me está llevando consigo, precisamente debajo su corazón, alimentándome con su propia sangre.

Octubre 23: Mi boca comienza a tomar forma. ¡Parece increíble! Dentro de un año, poco más o menos, estaré riendo, y más tarde ya podré hablar. Desde ahora sé cuál será mi primera palabra: Mamá. ¿Quién se atreve a decir que todavía no soy una persona viva? Por supuesto que lo soy, tal como la diminuta miga de pan es verdaderamente pan.

Octubre 27: Hoy comenzó a latir mi corazón por su cuenta. De ahora en adelante latirá constantemente toda mi vida, sin detenerse para descansar. Luego, después de muchos años, se sentirá fatigado y se detendrá y yo moriré de forma natural. Pero ahora no estoy al final, sino al principio de mi vida.

Noviembre 2: Cada día crezco un poquito, están tomando forma mis brazos y mis piernas. Pero ¡cuánto habré de esperar hasta que mis piernecitas me lleven corriendo a los brazos de mi madre, hasta que mis brazos puedan estrechar a mi padre!

Noviembre 12: En mis manos empiezan a formarse unos dedos pequeñísimos. Es extraño lo pequeños que son; sin embargo, ¡qué maravillosos serán! Acariciarán un perrito, arrojarán una pelota, recogerán flores, tocarán otra mano. Mis dedos tal vez algún día puedan tocar el violín o pintar un cuadro.

Noviembre 20: Hoy el médico le anunció a mi mamá por primera vez, que yo estoy viviendo aquí bajo su corazón. ¿No te sientes feliz mamita? ¡Pronto estaré entre tus brazos!

Noviembre 25: Mis padres todavía no saben que soy una niña, quizás esperan un varón. ¡O tal vez mellizos! Pero les daré una sorpresa; quiero llamarme Catalina, como mamá.

Diciembre 13: Ya puedo ver un poquito, pero estoy rodeada aún por la oscuridad. Sin embargo, pronto se abrirán mis ojos al mundo del sol, de las flores, y de los sueños. Nunca he visto el mar, ni una montaña, tampoco un arco iris. ¿Cómo serán en realidad? ¿Cómo eres tú, mamá?

Diciembre 24: Mamá, puedo oír tu corazón que late. ¿Puedes oír tú el mío? Lup-dup, lup-dup..., tendrás una hijita sana, mamá. Sé que algunos niños tienen dificultades para entrar en el mundo, pero hay médicos que ayudan a las madres y a los recién nacidos. Sé también que muchas madres habrían preferido no tener al hijo que llevan en su seno. Pero yo estoy ansiosa de encontrarme en tus brazos, de tocarte la cara, de mirarte a los ojos, ¿Me esperas tú con la misma alegría que yo a ti?

Diciembre 28: ¿Qué está sucediendo? ¿Qué hacen? ¡Mamá, no dejes que me maten! ¡No, no!

Mamá: ¿Por qué permitiste que le pusieran fin a mi vida? Habríamos sido tan felices...

 Dice el Sagrado Libro: "Porque tú  formaste mis entrañas; Tú me hiciste en el vientre de mi madre. Te alabaré; porque formidables, maravillosas son tus obras; Estoy maravillado, Y mi alma lo sabe muy bien. No fue encubierto de ti mi cuerpo, bien que en oculto fui formado, y entretejido en lo más profundo de la tierra. Mi embrión vieron tus ojos, Y en tu libro estaban escritas todas aquellas cosas que fueron luego formadas sin faltar una de ellas." (Salmo 139:13-16).

 

¿Dónde se halla la felicidad?

NO EN EL DINERO. Jay Gould, el millonario norteamericano, al morir dijo: "Supongo que soy el hombre más miserable sobre la tierra."

NO EN EL PLACER. Lord Byron, quien vivió una vida de placeres y comodidad, escribió: "El gusano, el cáncer y la pena son sólo míos."

NO EN EL PODER MILITAR. Después de que Alejandro el Grande había conquistado el mundo entonces conocido, lloró en frustración porque no había mas mundos que conquistar.

NO EN LA INCREDULIDAD. Voltaire, el notorio incrédulo, escribió: "Desearía no haber nacido nunca."

NO EN LA POSICIÓN Y EN LA FAMA. Lord Baconsfield disfrutó de las dos cosas en muy buena proporción, pero escribió: "La juventud es una equivocación; la adultez es una lucha; la vejez es una pena."

¿DÓNDE ESTÁ LA FELICIDAD? La respuesta es simple: Solamente en Cristo. Él dijo: "...y se gozará vuestro corazón, y nadie os quitará vuestro gozo."Juan 16:22

                                                 

Salmo de la televisión 

La televisión es mi pastor, nada me faltará.

En delicados sillones me hará descansar;

me desviará de la fe; destruirá mi alma.

Me guiará por sendas de sexo y violencia

por amor al patrocinador.

Aunque ande en valle de sombra de mis

responsabilidades cristianas,

no temeré interrupción alguna

porque la televisión está conmigo.

Sus colores y control remoto

me infundirán aliento.

Aderezas comerciales delante de mí

en presencia de mi mundanalidad.

Unges mi cabeza con humanismo y

materialismo; mi codicia está rebosando.

Ciertamente la flojera y la ignorancia

me guiarán todos los días de mi vida;

y en mi casa mirando televisión moraré

por largos días.

 

Si alguien dice...

"Empezaré mañana", eso es... pereza

"Si tuviera tiempo", eso es... falta de voluntad

"No tengo talento", eso es... mentira

"Si tuviera dinero", eso es... desconfianza

"Estoy cansado", eso es... un pretexto

"Si tuviera oportunidad", ... sobran en la vida

 

Moody, el cigarro y la Biblia

Le preguntaron al gran evangelista Moody si había

en la Biblia algún versículo que prohibiera fumar.

--No --dijo él--, pero conozco uno que ordena fumar.

--¡Cómo! --exclamó el interrogador. Y repuso Moody

--sí, en Apocalipsis 22:11: "El que es inmundo, sea

inmundo todavía."

 

La obra de Cristo

Un niño construyó un botecito con mucho cuidado. Al llevarlo a un río para probarlo, se lo llevó la corriente. El niño triste se fue a su casa. Poco tiempo después lo vio en la vitrina de una tienda. Entró y lo reclamó como suyo, pero el vendedor le explicó  que lo había comprado y que por eso no se lo podía dar a menos que le pagara el precio que le había costado. El niño no tenía dinero y entonces se puso a trabajar duramente hasta conseguir el dinero. Entonces fue a la tienda y compró el botecito.

Entonces le dijo: "Querido botecito ahora te amo doblemente, primero, porque te hice, y segundo porque te compré."

 

Lo que puede comprar el dinero

EL DINERO COMPRARÁ:

Una cama pero no sueño

Libros pero no sabiduría

Comida pero no apetito

Adornos pero no belleza

Atención pero no amor

Una casa pero no un hogar

Un reloj pero no tiempo

Medicina pero no salud

Lujo pero no cultura

Asombro pero no respeto

Póliza de seguros pero no paz

Diversión pero no felicidad

Un crucifijo pero no un Salvador.


Google
Web Busca en nuestra página
 

 

Ilustraciones

                     Sección 17

  En esta sección te presentamos las siguientes ilustraciones:

  Cicatrices de amor
 
Pasión por las almas
 
Allí estaré
 
Diario de un bebé...
 
¿Dónde se halla la...?
 
Salmo de la TV
 
Si alguien dice...
 
Moody, el cigarro y...
 
La obra de Cristo
 
El dinero comprará

                     Nota

Estas ilustraciones te  invitarán  a la reflexión, y es posible que algunas te hagan emocionar hasta las lágrimas.

Si tienes alguna ilustración, envíala a través de nuestro correo electrónico. Prometemos publicarla y darte el crédito correspondiente. 

::  Portada   ::      ::   Anterior   ::      ::   Subir    ::      ::   Siguiente    ::

                                           Copyright © Unidos en Cristo. All rights reserved. - Contáctenos si desea usar algún material de nuestro sitio web