Págs. 1  2  3  4  5  6  7  8  9  10  11  12  13  14  15  16  17  18  19  20  21  22  23  24  25  26  27 28 29 30 31 32 33

La Cadena de Papel

El pastor, un misionero norteamericano y su esposa, decidieron que la congregación se responsabilizara, unos con otros de formar una cadena de oración, con el propósito que Dios nos mostrara cómo desarrollar las actividades en la iglesia y especialmente conseguir o encontrar un nuevo pastor ya que ellos viajarían definitivamente a USA.
Es lamentable, pero como las palabras, generalmente se las lleva el viento.
Hicimos un compromiso de orar por escrito. En una cintas de papel se escribió el nombre de cada uno y el día y hora que estaríamos utilizando para orar. Estas cintas tomaron forma de eslabón y se pegaron unas a otras como una cadena. Y se colgaron en la pared principal de la iglesia. Como para recordar en nuestro compromiso.
La verdad es que la gran mayoría NOS olvidamos de cumplir con esa promesa.
No solo las palabras se las llevó el viento sino que también nuestras letras.
Cierto día, en la iglesia el misionero preguntó: ¿qué ha pasado que la congregación ha ROTO la cadena y ya no cumplimos con este compromiso? ¡Nadie habló!.
Pero un niño de apenas 7 años, mirando hacia aquella pared vio que la cadena de papel que colgaba estaba despegada y suelta en varios lados.
Entonces, con su inocencia y sin saber que lo estábamos escuchando dijo: ¡y cómo no se va a romper la cadena si es de papel!.

Esto me hizo pensar que muchas veces nuestro compromiso es tan débil como un fino papelito. ¡
Y en ese compromiso ponemos nuestra confianza!

 

Carta de un Hijo...a su Padre

No me des todo lo que pida. A veces sólo pido para ver hasta cuanto puedo obtener.

No me grites. Te respeto menos cuando lo haces y me enseñas a gritar a mí también y yo no quiero hacerlo.

No des siempre órdenes. Si en vez de órdenes a veces me sugieres las cosas, yo lo haría más rápido y con más gusto.

Cumple las promesas buenas o malas. Si me prometes un premio dámelo, pero también si es un castigo.

No me compares con nadie, especialmente con mi hermano o hermana. Si tú me haces lucir mejor que los demás, alguien va a sufrir, y si me haces lucir peor que los demás, seré yo quien sufra.

No cambies de opinión tan a menudo sobre lo que debo hacer. Decide y mantén esa decisión.

Déjame valerme por mí mismo. Si tú haces todo por mí, nunca podré aprender.

No digas mentiras delante de mí, ni me pidas que las diga por ti. Aunque sea para sacarte de un apuro. Me haces sentir mal y perder la fe en lo que me dices.

Cuando yo hago algo malo, no me exijas que te diga "el porqué lo hice". A veces ni yo mismo lo sé.

Cuando estás equivocado en algo admítelo y crecerá la opinión que yo tengo de ti y me enseñarás a admitir mis equivocaciones también
Trátame con la misma amabilidad y cordialidad con que tratas a tus amigos ya que porque seamos familia eso no quiere decir que no podamos ser amigos también.

No me digas que haga una cosa que tú no haces. Yo aprenderé y haré siempre lo que tú hagas y no lo que no hagas.

Enséñame a amar y a conocer a Dios. No importa si en el colegio me quieren enseñar, que de nada vale.

Cuando te cuente un problema mío, no me digas: "No tengo tiempo para boberías" o "eso no tiene importancia". Trata de comprenderme y ayudarme.

y ... Quiéreme y dímelo. A mí me gusta oírtelo decir, aunque tú no creas necesario decírmelo.

 

Sobre el Juzgar

Una pareja de jóvenes tenían varios años de casados y nunca pudieron tener un hijo; para no sentirse solos compraron un cachorro pastor alemán y lo amaron como si fuera su propio hijo... El cachorro creció hasta convertirse en un grande y hermoso pastor alemán. El perro salvó en más de una ocasión a la pareja de ser atacadas por ladrones, siempre fue muy fiel, quería y defendía a sus dueños contra cualquier peligro. Luego de siete años de tener al perro, la pareja logró tener el hijo tan ansiado. La pareja estaba muy contenta con su recién nacido hijo, Y como era de esperarse, disminuyeron las atenciones que tenían para con el perro, éste a su vez se sintió relegado y comenzó a sentir celos del bebé y ya no era el perro cariñoso y fiel que tuvieron durante siete años.

El perro se sentía sólo y siempre estaba en espera de un llamado de su amo para sentirse contento. Un día la pareja dejó al bebé plácidamente durmiendo en la cuna y fueron a la terraza a preparar una carne asada, posteriormente fueron a ver al niño y cual fue su sorpresa cuando se dirigían al cuarto del bebé y ven al perro en el pasillo con la boca ensangrentada, moviéndoles la cola. El dueño del perro pensó lo peor, sacó un arma que llevaba y en el acto mató al perro, después corre al cuarto del bebé y cuál fue su sorpresa, encuentra una gran serpiente degollada... El dueño comienza a llorar y exclamar.... iHE MATADO A MI PERRO FIEL! El perro salvó al bebé de la culebra y, como pago le dieron la muerte.

Cuántas veces no hemos juzgado a las personas; lo que es peor las juzgamos y condenamos sin investigar a que se debe su comportamiento, cuáles son sus pensamientos y sentimientos... Muchas veces las cosas no son tan malas como parecen, sino todo lo contrario... La próxima vez que nos veamos tentados a juzgar y condenar a alguien, recordemos esta historia, así quizás; aprendamos a no tener malas impresiones de tal o cual persona. Debemos darnos cuenta que los sentimientos de las personas son fáciles de dañar, pero difíciles de sanar.

 

Desde que la abeja picó a mamá

A una niña de corta edad que pedía ingresar en la Iglesia, preguntóle el Pastor desde cuándo era convertida, a lo que ella respondió: "Desde que la abeja picó a mamá". Ante la expectante hilaridad de los presentes explicó luego que su conversión había tenido lugar cierto día en que una abeja entró en la habitación. Ella había tratado en vano de defenderse del insecto, hasta que vino a esconderse bajo el delantal de su mamá y la abeja posándose sobre el brazo desnudo de ésta clavó en él su aguijón. La madre aseguró entonces a la niña que podía salir y hasta jugar con la abeja sin temor. Ante las expresiones de pena y simpatía de la niña por el dolor de la madre, la piadosa cristiana aprovechó el incidente para explicarle cómo Cristo sufrió por nosotros en la cruz, y por tal razón nosotros podemos afrontar sin miedo la muerte; ésta puede rondar a nuestro alrededor pero no tiene poder para herirnos gravemente. La niña comprendió y aceptó desde aquel día el plan de la Redención.

 

El fiador

Había una vez en una escuela un muchacho tan malo que el maestro ya había perdido todas las esperanzas de hacerle cambiar, no valían para él los castigos, ni tampoco los golpes, era uno de esos que le llaman casos imposibles

Cierto día, cuando había acabado de cometer cierta fechoría, lo castigaron delante de todos los muchachos de la escuela para que a la vez sirviera por ejemplo. Pero cuál no sería la sorpresa de los profesores, hasta del mismo niño travieso, al ver que entre las mesas se levantaba otro muchacho mucho más pequeño que él, el cual dijo a los profesores:

-No le peguen más, por favor; denme a mí los castigos que él merezca.

Hubo unos momentos de silencio en toda la clase, nadie se atrevía a hablar, los maestros se miraban unos a otros con mirada extraña, hasta que optaron por aplicarle los castigos que merecía el delincuente. Las lágrimas de éste no tardaron en correr cara abajo al ver la abnegación de su compañero, y esto fue el mayor estímulo para que se hiciera el firme propósito de portarse bien, para que el otro no tuviera que recibir los azotes de su castigo.

Desde entonces, aquel niño, que parecía un caso imposible, llegó a ser un modelo para los otros alumnos de escuela.

 

Verdaderos   amigos

Será que siempre buscamos lo que nunca hemos tenido. Alguna vez mi padre me dijo cuando era pequeño: "Hijo, los amigos se cuentan con los dedos de las manos y muchas veces hasta sobran dedos". De ahí me pregunto siempre, ¿quiénes serán mis verdaderos amigos? ¿Acaso he de desconfiar de todo al que he conocido? No sé, ¿Cómo saber quiénes son mis amigos?

Serán acaso aquellos que:
1) Me llaman para salir conmigo, o aquellos que me despiertan cuando estoy dormido.
2) Los que me apoyan cuando estoy afligido, o Los que me hacen ver mis errores aún y que no sea lo que yo he querido.
3) Los que me felicitan en mi cumpleaños y celebran conmigo toda la noche, o los que con una simple llamada me hacen sentir vivo.
4) Los que están incondicionalmente ahí cuando los necesito, o los que a pesar de su ausencia son los que más me han querido.
5) Serán aquellos a los que les cuento mis amores en secreto, o con los que alardeo de conquistas sin fundamentos.
6) Los que me dicen que todo esta bien, o los que me dan la contra y lo malo me hacen ver.
7) Los que me prestan dinero cuando lo necesito, o los que me lo niegan porque saben su destino.
8) Los que al verme me saludan con un gran abrazo, o los que me reciben con una sonrisa y un sincero apretón de manos.
9) Los que me cuentan sobre todo lo que les pregunto, o los que sin pedirlo lloran conmigo por lo que les ha sucedido.
10) Los que me dicen que me quieren, o los que con una sonrisa transmiten mas de lo que pueden.
11) Con los que nunca peleo, o con los que a veces riño.

La verdad es que puede haber muchas clases de amigos; pero solamente cuento en mis manos a los que aun conociendo mis sentimientos, mis pensamientos, mis fantasías, mis alegrías, mis éxitos y mis fracasos, confían en mi y sobretodo me aceptan como soy, sin cuestionamientos, ni reproches; Simplemente se limitan a decir ... ese que va allá es mi AMIGO.

 

No   esperes

Cuando la gente recuerda lo que de su vida ha sido, se refleja en sus rostros una frase triste y vacía; "SI YO HUBIERA". Sin embargo es tiempo. Piensa que HOY es el primer día del resto de tu vida.

No esperes a perder algo para darte cuenta de lo que tuviste. Voltea a tu alrededor y ve el valor de todo lo que posees.

No esperes ha estar derrotado y lucha por el triunfo mientras mas tiempo dejes pasar, mas trabajo te costará alcanzarlo.

Ya no esperes, mira que el tiempo corre y de ti depende convertir los minutos de tu vida en escalones que te lleven a la cima.

No esperes a estar hasta abajo para intentar levantarte, Piensa cuantas cosas importantes has dejado de hacer por creer que aun hay tiempo. Seguramente se han quedado en tu pensamiento.

Entonces piénsalo...y no esperes a estar a un paso de la muerte para desear ...pues únicamente tienes seguro el tiempo que estas viviendo AHORA.

Aprovéchalo, ¡VÍVELO!.

 

El  náufrago

El único sobreviviente de un naufragio llegó a la playa de una diminuta y deshabitada isla. El oró fervientemente a Dios pidiéndole ser rescatado, y cada día escudriñaba el horizonte buscando ayuda, pero no parecía llegar. Cansado, finalmente optó por construirse una cabaña de madera para protegerse de los elementos y almacenar sus pocas pertenencias.

Un día, tras de merodear por la isla en busca de alimento, regresó a casa para encontrar su cabañita envuelta en llamas, con el humo ascendiendo hasta el cielo. Lo peor había ocurrido... lo había perdido todo. Quedó anonadado con tristeza y rabia.

¡Dios! ¡cómo me pudiste hacer esto a mí!, se lamentó. Temprano al día siguiente fue despertado por el sonido de un barco que se acercaba a la isla. Había venido a rescatarlo. ¿Cómo supieron que estaba aquí?, preguntó el cansado hombre a sus salvadores. ¡Vimos su señal de humo!, contestaron ellos.

Es fácil descorazonarse cuando las cosas marchan mal. Pero no debemos desanimarnos, porque Dios trabaja en nuestras vidas, aun en medio del dolor, la incertidumbre y el sufrimiento.

 

Siembra

En el campo del mundo, tu eres el sembrador. No puedes huir de la responsabilidad. No digas que el suelo es áspero, que llueve frecuentemente, que el sol quema o que la semilla no sirve. No es tu función juzgar la tierra y el tiempo. Tu misión es sembrar.

¡La semilla es abundante! Un pensamiento, una sonrisa, una promesa de aliento, un apretón de manos, un consejo, un poco de agua, son semillas que germinan fácilmente, pero.... NO siembres descuidadamente como quien cumple una misión desagradable.... ¡¡siembra con interés, con amor, con atención, como quien encuentra en eso la razón de su felicidad!!

Y al sembrar no pienses, ¿Cuánto me darán? ¿Cuánto tardará la cosecha?. Recuerda que no siembras para enriquecer aguardando las ganancias multiplicadas; siembras porque no puedes estar inactivo, porque no puedes vivir sin dar, porque no puedes servir a Dios sin servir a los demás.

Eres dueño de ti mismo, de la vida y del Universo. Tu semilla no caerá en el vacío, sin esperar recompensa, recibirás compensación, sin esperar riquezas, enriquecerás; sin pensar en cosecha, tus bienes se multiplicarán. Y todo porque siembras en un reino donde dar es recibir, donde perder la vida es encontrarla, donde gastar sirviendo es cimentar.

Siembra siempre en todo terreno, siembra siempre con amor, con interés, como si estuvieras sembrando el propio corazón.

 

Fracaso

FRACASO NO SIGNIFICA QUE SOMOS UNOS FRACASADOS Significa que todavía no hemos tenido buen éxito.

FRACASO NO SIGNIFICA QUE NO HEMOS LOGRADO NADA Significa que hemos aprendido algo.

FRACASO NO SIGNIFICA QUE HEMOS ACTUADO COMO NECIOS Significa que hemos tenido mucha fe.

FRACASO NO SIGNIFICA QUE HEMOS SUFRIDO EL DESCREDITO Significa que estuvimos dispuestos a probar.

FRACASO NO SIGNIFICA FALTA DE CAPACIDAD Significa que debemos hacer las cosas de distinta manera.

FRACASO NO SIGNIFICA QUE SOMOS INFERIORES Significa que no somos perfectos.

FRACASO NO SIGNIFICA QUE HEMOS PERDIDO NUESTRA VIDA Significa que tenemos buenas razones para empezar de nuevo.

FRACASO NO SIGNIFICA QUE DEBEMOS ECHARNOS ATRAS Significa que tenemos que luchar con mayor ahínco.

FRACASO NO SIGNIFICA QUE JAMAS LOGRAREMOS NUESTRAS METAS Significa que tardaremos un poco más en alcanzarlas.

FRACASO NO SIGNIFICA QUE DIOS NOS HA ABANDONADO ¡Significa que DIOS tiene una idea mejor!


Google
Web Busca en nuestra página
 

 

Ilustraciones

                     Sección 13

  En esta sección te presentamos las siguientes ilustraciones:

  La cadena de papel
 
Carta de un hijo...
 
Sobre el juzgar
 
Desde que la abeja...
  El fiador
  Verdaderos amigos  
  No esperes
  El náufrago
  Siembra
  Fracaso

                     Nota

Estas ilustraciones te  invitarán  a la reflexión, y es posible que algunas te hagan emocionar hasta las lágrimas.

Si tienes alguna ilustración, envíala a través de nuestro correo electrónico. Prometemos publicarla y darte el crédito correspondiente. 

::  Portada   ::      ::   Anterior   ::      ::   Subir    ::      ::   Siguiente    ::

                                           Copyright Unidos en Cristo. All rights reserved. - Contáctenos si desea usar algún material de nuestro sitio web