Págs. 1  2  3  4  5  6  7  8  9  10  11  12  13  14  15  16  17  18  19  20  21  22  23  24  25  26  27 28 29 30 31 32 33

El Niño y el Helado

En los días en que un helado costaba mucho menos, un niño de 10 años entró en un establecimiento y se sentó a una mesa. La mesera puso un vaso de agua en frente de él.

"¿Cuánto cuesta un helado de chocolate con almendras?", preguntó el niño.

"Cincuenta centavos", respondió la mesera.

El niño sacó su mano de su bolsillo y examinó un número de monedas. "¿Cuánto cuesta un helado solo?", volvió a preguntar. Algunas personas estaban esperando por una mesa y la mesera ya estaba un poco impaciente.

"Treinta y cinco centavos", dijo ella bruscamente. El niño volvió a contar las monedas. "Quiero el helado solo", dijo el niño. La mesera le trajo el helado, y puso la cuenta en la mesa y se fue. El niño terminó el helado, pagó en la caja y se fue. Cuando la mesera volvió, ella empezó a limpiar la mesa y entonces le costó tragar saliva con lo que vio.

Allí, puesto ordenadamente junto al plato vacío, había veinticinco centavos ... su propina.

Jamás juzgues a alguien antes de tiempo

 

Da Todo a Quien Amas

Hace muchos años, cuando trabajaba como voluntario en un Hospital de Stanford, conocí a una niñita llamada Liz quien sufría de una extraña enfermedad.

Su única oportunidad de recuperarse aparentemente era una transfusión de sangre de su hermano de 5 años, quien había sobrevivido milagrosamente a la misma enfermedad y había desarrollado los anticuerpos necesarios para combatirla.

El doctor explicó la situación al hermano de la niña, y le preguntó si estaría dispuesto a dar su sangre a su hermana. Yo lo vi dudar por solo un momento antes de tomar un gran suspiro y decir: "Si, lo haré, si eso salva a Liz."

Mientras la transfusión continuaba, él estaba acostado en una cama al lado de la de su hermana, y sonriente mientras nosotros lo asistíamos a él y a su hermana, viendo retornar el color a las mejillas de la niña. Entonces la cara del niño se puso pálida y su sonrisa desapareció. Miró al doctor y le preguntó con voz temblorosa: "¿A qué hora empezaré a morirme?".

Siendo solo un niño, no había comprendido al doctor; él pensaba que le daría TODA su sangre a su hermana, y entonces moriría. Y aún así se la daba...

¿Eres tú capaz de DAR TODO a quien amas?

 

Depende de la Forma

Un Sultán soñó que había perdido todos los dientes. Después de despertar, mandó llamar a un Sabio para que interpretase su sueño.

- ¡Qué desgracia mi señor! - exclamó el Sabio - Cada diente caído representa la pérdida de un pariente de vuestra majestad.

- ¡Qué insolencia! - gritó el Sultán enfurecido - ¿Cómo te atreves a decirme
semejante cosa? ¡Fuera de aquí!

Llamó a su guardia y ordenó que le dieran cien latigazos.

Más tarde ordenó que le trajesen a otro Sabio y le contó lo que había soñado.
Este, después de escuchar al Sultán con atención, le dijo:

- ¡Excelso señor! Gran felicidad os ha sido reservada. El sueño significa que sobrevivirás a todos vuestros parientes.

Se iluminó el semblante del Sultán con una gran sonrisa y ordenó que le dieran cien monedas de oro.

Cuando éste salía del Palacio, uno de los cortesanos le dijo admirado:

- ¡No es posible! La interpretación que habéis hecho de los sueños es la misma que el primer Sabio. No entiendo porque al primero le pagó con cien latigazos y a ti con cien monedas de oro.

- Recuerda bien amigo mío - respondió el segundo Sabio - que todo depende de la forma en el decir las cosas... uno de los grandes desafíos de la humanidad es aprender a comunicarse.

- De la comunicación depende, muchas veces, la felicidad o la desgracia, la paz o la guerra. Que la verdad debe ser dicha en cualquier situación, de esto no cabe duda, mas la forma con que debe ser comunicada es lo que provoca en algunos casos, grandes problemas.

- La verdad puede compararse con una piedra preciosa. Si la lanzamos contra el rostro de alguien, puede herir, pero si la envolvemos en un delicado embalaje y la ofrecemos con ternura ciertamente será aceptada con agrado.

 

El Amor no Espera

Había una vez un viejito que estaba enfermo y cansado. El tenía cuatro hijos, y de ninguno de ellos recibía la menor atención.

Vivía en una abundante pobreza. A duras penas lograba sobrevivir. En su pequeñísima granja deambulaban unas cuantas gallinas flacas, que existían casi de milagro, y por lo menos, no dejaban de poner un par de huevos diariamente. El resto de la dieta que el viejito consumía, eran unas cuantas frutas silvestres que cada día le costaba mucho esfuerzo recolectar.

Un día, buscando entre sus escasas pertenencias, encontró dos monedas de plata y se le ocurrió una genial idea. En el pueblo las intercambió con un mercader de artículos antiguos quien le dio un viejo baúl.

Como pudo, se las arregló y lo trasladó a su casa. Una vez en ella, lo dejó a la vista en el centro de su humilde choza. Por casualidad uno de sus hijos lo visitó e intrigado le preguntó: "¿Qué guardas ahí?" -"Un secreto", le contestó, "que solamente conocerán tú y tus hermanos el día en que me muera, pues ahí está toda mi herencia". Al día siguiente lo enterró debajo de su lecho.

Cual fue su sorpresa que a partir de entonces, un hijo al menos lo visitaba durante el día. Le llevaban leche y miel, y entre los cuatros hijos le mantenían su choza bastante limpia.

Un día al viejo se le detuvo el tiempo muriendo en su granja. De inmediato los hijos se dieron cita, no tanto para velarlo, por supuesto, sino para ver a cuanto ascendía su herencia.

Y cual fue su sorpresa que una vez desenterrado y abierto el cofre, lo único que encontraron fue un trozo de papel que decía de su puño y letra, un poco torcida y temblorosa: "Hijos míos: el auténtico amor no espera, se entrega generosamente sin esperar recompensa. Mi única herencia es que aprendan a amar; hubiera deseado dejarles más, pero mi único legado es darles las gracias por lo que me dieron en vida."

Los cuatro hermanos al fin comprendieron que un buen padre puede dar la vida por sus hijos, pero algunos no entregan nada en vida a sus padres. En profunda reflexión y con lágrimas en los ojos, le dieron finalmente una digna sepultura, y uno de ellos, cuando arrojó el último puñado de tierra, le despidió diciendo: "TE PROMETO AMAR SIN ESPERAR, AMEN".

 

Respuesta a una Oración

Luisa Ríos, una mujer pobremente vestida y con una expresión de derrota en el rostro, entró en una tienda de abarrotes. Se acercó al dueño de la tienda y de una forma muy humilde le preguntó si podía fiarle algunas cosas. Hablando suavemente, le explicó que su esposo estaba muy enfermo y no podía trabajar, que tenían siete hijos y que necesitaban comida. Juan Longoria, el abarrotero, se mofó de ella y le pidió que saliera de la tienda. Recordando las necesidades de su familia, la mujer le dijo: "Por favor señor, le traeré el dinero tan pronto como pueda" Juan le dijo que no podía darle crédito, ya que no tenía cuenta en la tienda. Junto al mostrador había un cliente que estaba escuchando la conversación. El cliente se acercó al mostrador y le dijo al abarrotero que él respondería por lo que necesitara la mujer para su familia. El abarrotero, no muy contento con lo que pasaba, le preguntó de mala gana a la señora si traía una lista. Luisa respondió: "Sí, señor" "Está bien", le dijo el tendero, "ponga su lista en la balanza y lo que pese la lista, eso le daré en mercancía". Luisa pensó un momento con la cabeza baja, sacó una hoja de papel de su bolso y escribió algo en ella. Después puso la hoja de papel cuidadosamente sobre la balanza, todo esto con la cabeza baja. Los ojos del tendero se abrieron de asombro, al igual que los del cliente, cuando el plato de la balanza bajó hasta el mostrador y se mantuvo abajo. El tendero, mirando fijamente la balanza, se volvió hacia el cliente y le dijo: "¡No puedo creerlo!" El cliente sonrió mientras el abarrotero empezó a poner la mercancía en el otro plato de la balanza. La balanza no se movía, así que siguió llenando el plato hasta que ya no cupo más. El tendero vio lo que había puesto, completamente disgustado. Finalmente, quitó la hoja de papel del plato y la vio con mayor asombro. No era una lista de mercancía, era una oración que decía: "Señor mío, tú sabes mis necesidades y las pongo en tus manos". El tendero le dio las cosas que se habían juntado y se quedó de pie, frente a la balanza, atónito y en silencio. Luisa le dio las gracias y salió de la tienda. El cliente le dio a Juan un billete de 50 dólares y le dijo: Realmente valió cada centavo. Fue un tiempo después que Juan descubrió que la balanza estaba rota. En consecuencia, solo Dios sabe cuánto pesa una oración.

 

Entrevista con Dios

Con mi título de periodista recién obtenido, decidí realizar una gran
nota...
-"Pasa" me dijo Dios, -"¿Así que quieres entrevistarme?"
-"Bueno" le Contesté, "si tiene tiempo..." Se sonrió y dijo:
"Mi tiempo se llama eternidad y alcanza para todo; ¿Qué preguntas quieres hacerme?"
-"Ninguna nueva ni difícil para usted".
"¿Qué es lo que más te sorprende de los hombres?"
Y dijo:
- Que se aburren de ser niños, apurados por crecer, y luego suspiran por regresar a ser niños.
Que primero pierden la salud para tener dinero y enseguida pierden el dinero para recuperar la salud.
Que por pensar ansiosamente en el futuro, descuidan su hora actual, con lo que ni viven el presente ni el futuro.
Que viven como si fueran a morirse, y se mueren como si no hubieran vivido, y pensar que yo..."
Con los ojos llenos de lágrimas y la voz entrecortada deja de hablar. Sus manos toman fuertemente las mías y seguimos en silencio. Después de un largo tiempo y para contar el clima, le dije:
-"¿Me deja hacerle otra pregunta?" No me respondió con palabras sino sólo con su tierna
mirada.
"Como padre, ¿qué es lo que pedirías a tus hijos para este nuevo año?"
"Que aprendan, que no pueden hacer que alguien los ame. Lo que sí pueden es dejarse amar.
Que aprendan, que toma años construir la confianza, y sólo segundos para destruirla.
Que aprendan que lo más valioso no es lo que tienen en sus vidas, sino a quien tienen en sus vidas.
Que aprendan, que no es bueno compararse con los demás. Pues siempre habrá alguien mejor o peor que ellos.
Que aprendan, que "rico" no es el que más tiene, sino el que menos necesita. Que aprendan, que deben controlar sus actitudes, o sus actitudes los controlarán.
Que aprendan, que bastan unos pocos segundos para producir heridas profundas en las personas que amamos, y que pueden tardar muchos años en ser sanadas.
Que aprendan, que a perdonar se aprende practicando.
Que aprendan, que hay gente que los quiere mucho, pero que simplemente no sabe cómo demostrarlo.
Que aprendan, que el dinero lo compra todo, menos la felicidad.
Que aprendan, que a veces cuando están molestos tienen derecho a estarlo, pero eso no les da derecho a molestar a los que los rodean.
Que aprendan que los grandes sueños no requieren de grandes alas, sino de un tren de aterrizaje para lograrlos.
Que aprendan que amigos de verdad son escasos y, quien ha encontrado uno, ha encontrado un verdadero tesoro.
Que aprendan, que no siempre es suficiente ser perdonado por otros, algunas veces deben perdonarse a sí mismos.
Que aprendan que son dueño de lo que callan y esclavos de lo que dicen.
Que aprendan, que de lo que siembran cosechan, si siembran chismes cosecharán intrigas, si siembran amor cosecharán felicidad.
Que aprendan, que la verdadera felicidad no es lograr sus metas sino ser feliz con lo que tienen.
Que aprendan que la felicidad no es cuestión de suerte sino producto de sus decisiones. Ellos deciden ser feliz con lo que son y tienen, o morir de envidia y celos por lo que les falta y carecen.
Que aprendan, que dos personas pueden mirar una misma cosa y ver algo totalmente diferente.
Que aprendan, que sin importar las consecuencias, aquellos que son honestos consigo mismos llegan lejos en la vida.
Que aprendan, que a pesar de que piensen que no tienen nada más que dar, cuando un amigo llora con ellos encuentren la fortaleza para vencer sus dolores.
Que aprendan que retener a la fuerza a las personas que aman, las aleja más rápidamente de ellos y el dejarlas ir las deja para siempre al lado de ellos.
Que aprendan, que a pesar de que la palabra `amor" pueda tener muchos significados distintos, pierde valor cuando es usada en exceso.
Que aprendan, que amar y querer no son sinónimos sino antónimos, el querer lo exige todo, al amar lo entrega todo.
Que aprendan, que nunca harán nada tan grande para que Dios los ame más, ni nada tan malo para que los ame menos. Simplemente los amo, a pesar de sus conductas.
Que aprendan, que la distancia más lejos que pueden estar de Mí es la distancia de una simple oración..."
Y así en un encuentro profundo, tomados de las manos, continuamos en silencio.

 

La Herramienta Favorita

En una tienda de herramientas, dentro de un estuche de cartón y plástico, colgado en una mampara se encontraba un destornillador, era el último modelo que se había sacado al mercado, su mango estaba pintado de vistosos colores que lo hacían ser bastante llamativo.. cuando caía la noche y toda la gente abandonaba la tienda, las herramientas se ponían a platicar...

-- Hoy vino un electricista y me estuvo observando por varios minutos, seguro que en cuanto junte el dinero viene a comprarme -- platicaba emocionada la caja de herramientas.

Pues hoy se vendieron diez de mis hermanos destornilladores, seguramente no tarda en que alguien me compre a mí, somos las herramientas más nuevas y bonitas que hay en toda la tienda -- decía el orgulloso destornillador. Y tenía razón, al día siguiente un padre de familia, de esos que les gusta hacer un poco de todo y que no contratarían a un plomero o a un electricista hasta no estar seguros de haber dejado sin remedio aquello que querían arreglar por sí mismos con tal de ahorrarse unos centavos.. El señor iba en busca de un nuevo destornillador y nuestro orgulloso amigo resultó ser el afortunado elegido... camino a su nuevo hogar iba pensando en todos los tornillos que atornillaría o destornillaría... . Después de todo él había sido fabricado para hacer eso y le emocionaba cumplir con su destino. Por fin llegó a su nuevo hogar y su dueño lo metió dentro de la caja de herramientas, el destornillador se puso a observar a sus nuevos compañeros, todos lucían sucios y grasientos,

-- Todos lucen terribles, definitivamente soy la herramienta más bella que tiene mi amo, no creo tardar en convertirme en su destornillador favorito--pensaba nuestro amigo, sin embargo se puso a buscar a su competencia, ¿en dónde estaban los otros destornilladores?, no podía encontrarlos. Después de algunos minutos de búsqueda la llave de tuercas le informó que no había más destornilladores, el único que había se rompió y por eso el dueño tuvo que comprar otro.

Las palabras de la llave de tuercas tranquilizaron al destornillador, él sería el favorito y no tendría competencia.. Al poco tiempo comenzó su trabajo, un día a quitar los tornillos de un contacto eléctrico, al otro a desarmar la plancha y así fue pasando la vida del destornillador, hubo un día en que el amo estaba pintando unas ventanas y quiso revolver la pintura, la única herramienta que se encontraba cerca de él era el destornillador así que lo tomo, lo metió a la lata de pintura y comenzó a revolver. El destornillador estaba confundido, el no estaba hecho para eso, él era un DESTORNILLADOR no un revolvedor, al sacarlo de la lata estaba todo manchado de pintura y eso no le gustaba mucho a un destornillador tan orgulloso de su apariencia.

Espero que no tarde mucho antes de que mi amo me lave, no quiero lucir así por el resto de mi vida-- sin embargo ese día nunca llegó y tuvo que vivir manchado por siempre. En otra ocasión, el dueño estaba clavando unas maderas, cuando sólo le faltaba colocar un clavo se dio cuenta que el martillo se encontraba algo lejos, así que tomó el destornillador y utilizó su mango como martillo. El destornillador sintió dolor, los golpes le dejaron algunas marcas y su apariencia se había deteriorado aun más y así fueron pasando los días, en ocasiones servía como espátula, otras como martillo o como palanca, en una ocasión hasta sirvió de asta de bandera para que el hijo de su amo jugara a los soldaditos, un día se dio cuenta que los colores que tanto orgullo le causaban ya no podrían distinguirse entre tantos rasguños, abolladuras y manchas, pero era el único así que no tenía de que preocuparse... Casualmente ese mismo día su dueño llegó con un destornillador nuevo, un nuevo modelo con colores aun más vistosos que los que él había tenido cuando era nuevo.. nuestro amigo se preocupó, -- Ya no me va a utilizar, ahora él va a ser el destornillador favorito, luce mucho mejor que yo -- nuestro amigo se llevó una gran sorpresa al día siguiente cuando se dio cuenta que su amo lo seguía utilizando en sus labores diarias. Nuestro amigo no entendía lo que pasaba, cada día su apariencia era peor, cada día estaba más maltratado, en cambio su rival lucía totalmente nuevo, bello y lleno de color, simplemente no podía comprender que era lo que pasaba, ¿porque él tenía tanto trabajo y el otro destornillador no?, pronto se llenó de envidia. -- Todo el trabajo lo hago yo y por eso tengo esta apariencia tan horrible, mi cuerpo esta cansado, en cambio tu no haces nada y por eso luces así de bello, no es justo!! -- le gritó desesperado al otro destornillador, en eso se escuchó la voz de su amo platicando con otra persona. -- Pero aun no tengo dinero ¿con qué quieres que cubra mi deuda?-- -- Puedes darme algo a cambio del dinero, por ejemplo tu caja de herramientas-- El amo de las herramientas se dirigió a la caja y separó su viejo, manchado y maltratado destornillador y dijo en voz alta, "este destornillador es lo único que me voy a quedar, es mi favorito, me ha servido para muchísimas cosas, el resto de las herramientas son tuyas". El corazón del viejo destornillador se llenó de alegría, pudo comprender que nunca fue el favorito por su apariencia sino por todo el trabajo que había realizado para su amo, al recordar todo lo que había hecho desde que salió de la tienda se dio cuenta de que no solo había servido para poner y quitar tornillos sino que había servido para muchas otras cosas que jamás imaginó y que gracias a todo eso fue que su amo le tomó mayor aprecio.

Cuando estés cansado, desvelado o enfermo y veas que eres el que más ha trabajado para el único dueño que todos nosotros tenemos no te enojes con el que luce limpio, sano y poco cansado, por el contrario siéntete feliz porque tú eres el favorito, si de pronto te sucede lo que al desarmador, que recibes golpes, rayones, maltratos o trabajos, cansancios, preocupaciones, problemas y responsabilidades con los que otros no tienen que vivir, entonces alégrate de ser la herramienta favorita de Dios porque igual que al destornillador del cuento, puedes estar seguro que en el día de la verdad vas a ser de los seleccionados para quedarse por siempre a acompañarlo en su casa.

La clave está en estar siempre dispuesto a trabajar por Dios en lo que Dios te pida sin importar si fue para eso para lo que te preparaste y sin importar que tanto hayas trabajado por él, por el contrario, preocúpate si tú o tu vida luce demasiado bien debido a que nunca te has preocupado por trabajar para El.

 

Carta de Dios para Ti

Querido (a) hijo (a):

Tú, que eres un ser humano, eres mi milagro. Y eres fuerte, capaz, inteligente y lleno de dones y talentos. Cuenta tus dones y talentos. Entusiásmate con ellos. Reconócete. Encuéntrate. Acéptate. Anímate. Y piensa que, desde este momento, puedes cambiar tu vida para bien, si te lo propones y te llenas de entusiasmo. Y sobre todo, si te das cuenta de la felicidad que puedes conseguir con sólo desearlo.

Eres mi creación más grande. Eres mi milagro. No temas comenzar una nueva vida. No te lamentes nunca. No te quejes. No te atormentes. No te deprimas. ¿Cómo puedes temer, si eres mi milagro?. Estás dotado de poderes desconocidos para todas las criaturas del universo. Eres único. Nadie es igual a ti. Sólo en ti está aceptar el camino de la felicidad y enfrentarlo, y seguir siempre adelante hasta el fin. Simplemente porque eres libre.

En ti está el poder de no atarte a las cosas. Las cosas no hacen la felicidad. Te hice perfecto para que aprovecharas tu capacidad y no para que te destruyas con tonterías. Te di el poder de pensar, te di el poder de amar, te di el poder de determinar, te di el poder de reír, te di el poder de imaginar, te di el poder de crear, te di el poder de planear, te di el poder de hablar, te di el poder de rezar...y te situé por encima de los ángeles, cuando te di el poder de elección. Te di el dominio de elegir tu propio destino usando tu voluntad. ¿Qué has hecho de estas tremendas fuerzas que te di?. No importa. De hoy en más, olvida tu pasado, usando sabiamente ese poder de elección.

Elige amar en lugar de odiar, elige reír en lugar de llorar, elige actuar en lugar de aplazar, elige crecer en lugar de consumirte, elige bendecir en lugar de blasfemar, elige vivir en lugar de morir.

Y aprende a sentir mi presencia en cada acto de tu vida. Crece cada día un poco más en el optimismo de la esperanza. Deja atrás los miedos y los sentimientos de derrota. Yo estoy a tu lado siempre. Llámame, búscame, acuérdate de mi. Vivo en ti desde siempre y siempre te estoy esperando para amarte. Si has de venir hacia mi algún día...que sea hoy, en este momento. Cada instante que vivas sin mi, es un instante infinito que pierdes de paz.
Trata de volverte niño, simple, inocente, generoso, dador, con capacidad de asombro y capacidad para conmoverte ante la maravilla de sentirte humano, porque puedes conocer mi amor, puedes sentir una lágrima, puedes comprender el dolor...

No te olvides que eres mi milagro. Que te quiero feliz, con misericordia, con piedad, para que este mundo que transitas pueda acostumbrarse a reír, siempre que tú aprendas a reír. Y si eres mi milagro, entonces usa tus dones y cambia tu medio ambiente, contagiando esperanza y optimismo sin temor, porque yo estoy a tu lado.

Con todo cariño,
DIOS.

 

El Elefante


Cuando yo era chico me encantaban los circos, y lo que más me gustaba de los circos eran los animales.

También a mí como a otros, después me enteré, me llamaba la atención el elefante. Durante la función, la enorme bestia hacía despliegue de peso, tamaño y fuerza descomunal ... pero después de su actuación y hasta un rato antes de volver al escenario, el elefante quedaba sujeto solamente por una cadena que aprisionaba una de sus patas a una pequeña estaca clavada en el suelo.

Sin embargo, la estaca era solo un minúsculo pedazo de madera apenas enterrado unos centímetros en la tierra. Y aunque la cadena era gruesa y poderosa me parecía obvio que ese animal capaz de arrancar un árbol de cuajo con su propia fuerza, podría, con facilidad, arrancar la estaca y huir.

El misterio es evidente: ¿Qué lo mantiene entonces? ¿Por qué no huye? Cuando tenia cinco o seis años, yo todavía confiaba en la sabiduría de los grandes. Pregunté entonces a algún maestro,  o a algún tío por el misterio del elefante. Alguno de ellos me explicó que el elefante no se escapaba porque estaba amaestrado.

Hice entonces la pregunta obvia: -Sí está amaestrado... ¿Por qué lo encadenan? No recuerdo haber recibido ninguna respuesta coherente. Con el tiempo me olvidé del misterio del elefante y la estaca ... y sólo lo recordaba cuando me encontraba con otros que también se habían hecho la misma pregunta.

Hace algunos años descubrí que por suerte para mí alguien había sido lo bastante sabio como para encontrar la respuesta:

"El elefante del circo no escapa porque ha estado atado a una estaca parecida desde que era muy pequeño".

Cerré los ojos y me imaginé al pequeño recién nacido sujeto a la estaca.

Estoy seguro de que en aquel momento el elefantito empujó, tiró y sudó tratando de soltarse. Y a pesar de todo su esfuerzo no pudo.

La estaca era ciertamente muy fuerte para él. Juraría que se durmió agotado y que al día siguiente volvió a probar, y también al otro y al que seguía... Hasta que un día, un terrible día para su historia, el animal aceptó su impotencia y se resignó a su destino.

Este elefante enorme y poderoso no escapa porque cree que NO PUEDE. El tiene registro y recuerdo de su impotencia, de aquella impotencia que sentís poco después de nacer. Y lo peor es que jamás se ha vuelto a cuestionar seriamente ese registro.

Jamás... Jamás ... intentó poner a prueba su fuerza otra vez ... Cada uno de nosotros somos un poco como ese elefante: vamos por el mundo atados a cientos de estacas que nos restan libertad. Vivimos creyendo que un montón de cosas "no podemos" simplemente porque alguna vez probamos y no pudimos. Grabamos en nuestro recuerdo: No puedo... No puedo y nunca podré. Crecimos portando ese mensaje que nos impusimos a nosotros mismos y nunca más lo volvimos a intentar. La única manera de saber, es intentar de nuevo poniendo en el intento TODO TU CORAZÓN.

 

Carta de Satanás

Te vi ayer cuando comenzabas tus tareas diarias.  Te levantaste sin siquiera orar a tu Dios, en todo el día no hiciste nada de oración.  De hecho ni recordaste bendecir tus alimentos.  Eres muy desagradecido con tu Dios, y eso me gusta de ti.  También me agra la enorme flojera que demuestras siempre en lo que se refiere a tu crecimiento cristiano.  Rara vez lees la Biblia y cuando lo haces estas cansado.  Oras muy poco y muchas veces recitas palabras que no meditas.  Por cualquier pretexto llegas tarde o faltas a tus reuniones en la iglesia.  Y qué decir de tus quejas al cooperar en la evangelización o dar tus ofrendas.  Todo eso es útil para mí.  No puedo describirte cómo me alegra que en todo este tiempo en que estas siguiendo a tu Dios, no hayas cambiado tu manera de comportarte.  Tantos años y sigues como al principio, crees que no tienes nada que cambiar.  Me encantas.  Recuerda que tú y yo hemos pasado muchos años juntos y todavía te detesto.  Es mas te odio porque odio a tu Padre.  Solamente te estoy usando para molestarlo.  El me echó del Cielo y yo voy a utilizarte mientras pueda para vengarme de El.  Mira ignorante, Dios te ama y tiene grandes planes preparados para ti, pero tu eres tan tonto que me has cedido tu existencia y yo voy a hacer que vivas un verdadero infierno en vida.  Con tu cooperación voy a mostrar quien realmente es el que gobierna tu vida.  Recuerdo de todos los momentos que hemos pasado juntos... Hemos disfrutado juntos muchas películas XXX, y ¡qué decir de las veces que hemos ido a los "espectáculos artísticos mundanos! Recuerdo aquel día de tu debilidad con aquella personita simpática, que bien nos la pasamos.  Pero más me agrada que no te arrepientes, sino que reconozcas que eres joven y tienes derecho a gozar la vida, no hay duda: eres de los míos aunque te llames de Dios.  Disfruto mucho los chistes colorados que dices y que escuchas, tú te ríes por lo gracioso de ellos, yo me río de ver a un hijo de Dios participando en eso.  El hecho es que ambos la pasamos bien.  La música vulgar y de doble sentido que escuchas me encanta.  ¿Cómo sabes cuáles son los grupos que me gusta escuchar?  También disfruto cuando difamas y te revelas contra tu Dios, me siento feliz cuando te veo bailando y haciendo ese tipo de movimientos que tanto te fascinan, ¡cómo lo disfruto!  Ciertamente cuando vas y te diviertes sanamente, me desilusionas, pero no hay problema siempre habrá otra oportunidad.  Hay veces que me haces servicios increíbles cuando das malos ejemplos a los niños o cuando le permites que se desvíen de su inocencia, por medio de la televisión o cosas por el estilo.  Me encanta cuando los niños están intranquilos y en vez de mandarlos a orar o leer la Biblia, los mandas a jugar juegos de videos.   Son tan perceptivos que fácilmente imitan lo que ven.  Te lo agradezco mucho.  Lo que más me agrada es que rara vez tengo que tentarte, casi siempre caes por tu cuenta.  Tú buscas los momentos propicios, tú te expones a situaciones peligrosas, tú buscas mis ambientes, si tuvieras algo de sesos cambiarías de ambiente y compañías, recurrías a la Biblia y entregarías realmente tu vida al que dices llamar "tu Dios" y aun vivir mas el resto de tus años bajo la guía del Espíritu Santo.  No acostumbro enviar este tipo de mensajes, pero eres tan conformista espiritualmente que no creo que vayas a cambiar.  No malentiendas aun te odio y no me interesas en lo más mínimo.  Si te busco es porque me agrada como es tu manera de comportarte, hace quedar en ridículo al cristianismo. 

Tu enemigo que te odia Satanás, o como me quieras llamar.  JAJAJAAJAJA...............

Psdta. Si realmente me amas, no muestres esta carta a nadie.


Google
Web Busca en nuestra página
 

 

Ilustraciones

                     Sección 11

  En esta sección te presentamos las siguientes ilustraciones:

  El niño y el helado
 
 Da todo a quien amas
 
Depende de la forma
 
El amor no espera
 
Respuesta a la oración
 
Entrevista con Dios
 
Herramienta favorita
 
Carta de Dios
 
El elefante
 
Carta de satanás

                     Nota

Estas ilustraciones te  invitarán  a la reflexión, y es posible que algunas te hagan emocionar hasta las lágrimas.

Si tienes alguna ilustración, envíala a través de nuestro correo electrónico. Prometemos publicarla y darte el crédito correspondiente. 

::  Portada   ::      ::   Anterior   ::      ::   Subir    ::      ::   Siguiente    ::

                                            Copyright Unidos en Cristo. All rights reserved. - Contáctenos si desea usar algún material de nuestro sitio web