Págs.

Chistes varios

Un señor decide ir a un especialista en ojos. El señor llega, pasa y comienza la revisión. El médico le dice:
Quiero que mire ese cartel y me diga que letra es.
El señor le dice:
Es la "a".
El médico le dice:
Mire bien, y le vuelve a preguntar.
El señor le dice:
Es la "a".
Por favor, le dice el médico, le dije que se fijara bien.
El señor le dice:
Doctor, ya le dije dos veces que es la letra "a".
El médico se acerca al cartel y dice:
¡Caramba!, es verdad, sí era la "a".

Está un hombre ya muy ancianito con el doctor, entonces le pregunta:
Oiga doctorcito, qué dice usted que tengo, ¿Canciones de protesta?
Y el doctor le responde:
No señor, ¡Cáncer de próstata!

 

Una señora estaba enferma con gripe. Su hijita quería ser su enfermera. Le acomodó las almohadas y le trajo una revista para que leyera. Y hasta apareció con una taza de té.
-Eres amorosa. -Le dijo la madre, mientras se tomaba el sabroso líquido.
–Ni siquiera sabía que supieras preparar té.

-Ah, sí. Le dijo la niñita. -Aprendí viéndote. Puse las hojas en la tetera, luego le eché el agua y lo hice hervir, después lo colé en la taza. Pero como no encontré el colador usé el matamoscas.

-¿Qué? -Exclamó la madre. Y la niña agregó:
-Mamá, no te preocupes; no usé el matamoscas nuevo. Usé el viejo.

 

Una  mujer está muy triste y preocupada porque su madre está muy grave internada en el hospital. Se dirige a su marido y le suplica que vaya a visitarla. El marido va hasta el hospital y a la hora y media regresa. Entonces la esposa le pregunta:
-¿Cómo está mami?
El marido, muy serio y con voz grave, le dice:
-En cualquier momento tu madre vuelve a vivir con nosotros.
-¿Eso significa que Mamá está mejor? ¿La pudiste ver en el cuarto de Terapia Intensiva? ¿Qué fue lo que pasó?
- No la pude ver. Tienen prohibidas las visitas... pero el médico de guardia me dijo: - “Prepárese para lo peor..."

El mesero le trae a un cliente el bistec que éste había ordenado, sujetando con un dedo la carne mientras cargaba el plato.
-¿Está usted loco?” Se quejó el cliente. –“¡¿Cómo pone su dedo sobre mi bistec?!”
-¿Qué le pasa a usted?” Le contesta el mesero. –“¿Quiere que se caiga al piso de nuevo?”

Un niñito abrió fascinado la enorme y ya gastada Biblia de la familia observando con curiosidad cada página. De  repente algo se cayó; lo recogió con mucha cautela y lo observó detenidamente. Era una hoja de un árbol que había estado prensada entre las páginas.

-“Mamá, mamá, mira lo que encontré.” Gritó asombrado el niño.

-“¿Qué encontraste, hijo?” preguntó la mamá.
Con voz alterada y perpleja contestó el niño: -“¡Mamá mira esto, acabo de encontrar el traje de Adán!”

 

Estas eran tres hermanas de edades, 92, 94 y 96 que vivían juntas. Una noche la de 96 se fue a bañar; al meter un pie en la bañera, se detuvo y gritó: “¿Estaré entrando a la bañera o saliendo de ella?”

La de 94 le respondió, “Yo no sé, iré a ver.” Empezó a subir la escalera, y al momento se paró y gritó: “¿Estaré subiendo o bajando?”

La de 92 estaba sentada en la mesa de la cocina tomando té. Al oír a su hermana movió la cabeza y dijo: “Espero que yo nunca llegue a ser tan despistada como mis hermanas” y dio dos toques en la mesa como señal de buena suerte. Entonces gritó: “Voy a ayudarles ya mismo tan pronto vea quién está tocando a la puerta.”

Don Tomás, quien estaba llegando a la edad de oro, estaba preocupado porque se dio cuenta que empezaba a olvidar ciertas cosas. Consiguió unos nutrientes que le aseguraron era lo último para mantener su memoria en condiciones óptimas. El resultado fue tan tremendo que comenzó a recordar todo lo que había olvidado,  incluyendo… ciertas deudas que tenía pendientes de pagar. Del susto salió corriendo y se deshizo del frasco para siempre. –“Prefiero olvidar…”, dijo un relajado don Tomás.

Un matrimonio estaba pasando por problemas y no se hablaban. De momento, el hombre se acordó que al siguiente día iba a necesitar que su esposa lo levantara a las 5 de la mañana pues tenía que salir temprano en un vuelo para un viaje de negocios.

Como no quería ser el primero en romper el silencio, le escribió en un papel, ”Por favor, levántame a las 5:00 AM”. Dejó la nota donde sabía que ella la vería.

En la mañana el hombre se levantó y vio que el reloj marcaba las 9 de la mañana, por lo que había perdido el vuelo.

Furioso, salió para ver por qué su mujer no lo había llamado, cuando al mirar a la mesa que estaba al lado de su cama vio un pedazo de papel que decía:
“Son las 5, Levántate.”

Un pastor, recién graduado del instituto bíblico, fue nombrado para una iglesia de pueblo donde la mayoría de los creyentes eran campesinos. En el culto de la primera noche, en su presentación dijo:

-"Vengo a ustedes con hermenéutica, homilética, exégesis y apologética.

De pronto se puso en pie un hermano anciano y le dijo:

-"Hermanito, hermanito yo también cuando vine aquí tenía artritis, reuma,  diabetes y colitis, y el Señor me sanó, como también lo puede sanar a usted de todas esas enfermedades."

Como se acercaban las navidades, un niñito oraba estando cerca de sus padres mientras su abuela permanecía en la planta baja de la casa. Decía el niño en su oración:

-Señor, oro por un tren, un carro con control remoto, y una ¡BICICLETA NUEVA!

-No tienes que gritar, le dijo su madre, Dios no es sordo.
-Lo sé, le dijo el niño, pero abuelita sí lo es.

Una mujer telefoneó a su dentista al recibir la factura sumamente alta.

-¡Estoy atónita! se quejó la mujer. “Esa cantidad es tres veces lo que usted acostumbra a cobrarme.”

-”Sí, lo sé,” le contestó el dentista. “Pero fue que usted gritó tan alto que me asustó a otros 2 pacientes.”

-Doctor, ¡me siento muy mal!
-Veamos, ¿qué siente?
-No sé, doctor.
-¿Tiene apetito?
-Muchísimo: ¡como igual que un lobo!
-Bien. ¿Tiene mucha sed?
-¡Claro! ¡Bebo como un camello!
-¿Sufre de insomnio?
-No, doctor: ¡duermo como un lirón!
-¿Se cansa cuando camina mucho?
-Lo contrario, doctor: corro como si fuera una liebre
y doy saltos como una cabra.
-Si es así, sería mejor que lo examine el veterinario.

Un ministro estacionó su carro en una zona que decía no estacionarse, y pegó al cristal el siguiente mensaje: “He dado 10 vueltas alrededor de la zona buscando estacionarme. Tengo un compromiso importante que debo de cumplir. Perdónanos nuestros pecados.”

Cuando regresó encontró la siguiente respuesta acompañada de una infracción: “He estado 10 años dando vueltas alrededor de esta zona. Si no le doy una infracción hoy, pierdo mi empleo de policía, por favor: “No nos metas en tentación.”

Un señor va al doctor y le dice: Doctor, tengo un problema muy grave. Resulta que tengo líquido en la rodilla, cataratas en los ojos, y para colmo me da la gota. El doctor le responde: ¿Pues, para qué vienes a verme a mí? ¡Tú debes ir a un plomero!

 

Google
Web Busca en nuestra página

 

 

Humor Sano

                     Sección 62

  Te presentamos en esta sección  varios chistes que a nuestro juicio son sanos y que te harán pasar un momento agradable.

  Muchos son lo que han encontrado el relajamiento que buscaban a través del buen humor.

  Siempre es saludable reírse, a veces, incluso, de los temas más serios. La Real Academia Española define la palabra chiste como "dicho u ocurrencia aguda y graciosa" y también como "dicho o historieta muy breve que contiene un juego verbal o conceptual capaz de mover a risa."

  El gran  pensador Scribner escribió: "No se puede rechazar la risa, cuando llega,  se sienta en tu sillón favorito y se queda ahí todo el tiempo que quiera."

                     Nota

Si tienes un chiste sano, envíalo a través del correo electrónico y con gusto lo publicaremos.

Ningún chiste que haga alusión de una manera  irreverente de la Persona de nuestro Dios será aceptado.

                                     ::  Portada   ::    ::   Anterior   ::   ::   Subir    ::      ::   Siguiente    ::

                                                                Copyright © Unidos en Cristo. All rights reserved. - Contáctenos si desea usar algún material de nuestro sitio web