Págs.

Chistes de parejas

Un día por la mañana, un hombre decide ir a buscar caracoles, tras convencer finalmente a su esposa prometiéndole que no llegará tarde.                   Cuando está en camino, se encuentra a un viejo amigo que le invita a tomar unas copas y recordar viejos buenos tiempos. Con la distracción, el tipo se olvida de ir a buscar caracoles, y se pasa todo el día tomando con sus amigotes. Cuando se acuerda, ya por la madrugada del día siguiente, se pone nervioso por la preocupación y la bronca que le echará su mujer. Entonces, va a una tienda y compra un bote de caracoles y se va para casa. Cuando llega a la puerta de su casa, esparce los caracoles por el suelo, toca al timbre y cuando abre su esposa, el hombre ordena a los caracoles:“Vengan, amigos caracoles, ya llegamos a casita”.

Le pregunta una mujer a su marido:
Si un león me atacara a mí y a mi madre, ¿a quién salvarías primero?
Pues, al león.

Tres hombres estaban en un bar y uno dice:
Mi esposa fue a ver la película Los 7 Enanitos, y tuvimos siete hijos.
Otro hombre dice:
Mi esposa fue a ver Los 3 Chanchitos, y tuvimos tres hijos.
Un hombre le dice al otro:
Para, para, ¿Por qué te vas?
Y él contesta:
Es que mi esposa fue a ver Los 101 Dalmatas.

Un tipo fue detenido por un oficial de caminos cuando conducía hacia su casa en compañía de su esposa.
¿Cuál es el problema oficial?
¡Manejaba a 120 en una zona de 80!
¡No señor! ¡Yo iba a 85!
¡No es cierto Luis, ibas a 110!
El tipo le echa una mirada de advertencia a su mujer.
¡También lo voy a multar por traer una de las luces descompuesta!
¿Luz? ¿Cuál? ¡No sabía de ella!
¡No te hagas Luis, esa luz está descompuesta desde hace semanas!
Esta vez le echa una mirada equivalente a 17 cachetadas.
¡También lo multaré por no usar el cinturón de seguridad!
¡Pero si me lo quité en el momento que me detuvo!
¡Pero si tú nunca lo utilizas!, le dice la esposa.
Esta vez Luis no soporta y le da un buen grito a su mujer.
¿Señora, su esposo le habla así normalmente?
¡No!, solamente cuando ha tomado.

Después de una pelea el marido le dijo a la mujer: "Sabes, fui un estúpido cuando me casé contigo".
Ella le contestó: "Si querido, pero yo estaba enamorada y no lo noté"

Una mujer puso un aviso clasificado que decía: "Busco marido". Al día siguiente recibió cientos de cartas que decían: "¡Te puedes quedar con el mío!"

Papá, ¿es verdad que en muchos países de África un hombre no conoce a su mujer hasta que se casa?"
"Eso sucede en todos lados, hijo".

El matrimonio estaba conversando: Mi amor, ¿crees en el amor a primera vista? ¡Claro! Si te hubiera mirado dos veces no me habría casado

El marido le pregunta a su mujer:
Querida, ¿cuando me muera vas a llorar mucho?
Claro, sabes que lloro por cualquier tontería....

Auxilio, socorro, amor que llamen a los bomberooos... ¡se quema nuestra casaaaaa! Shhhh!... silencio mi amor, no hagas ruido que vas a despertar a tu madre.

Papá, ¿Por qué te casaste con mamá?
Tú tampoco puedes entenderlo, ¿verdad?

Un hombre le hace una encuesta a una señora:
¿Cuántos hijos tiene?
Tengo 10, contesta la señora.
¿Cómo se llaman?
Bernardo, Bernardo, Bernardo, Bernardo, Bernardo, Bernardo, Bernardo, Bernardo,
Bernardo, y Bernardo.
¿Todos se llaman Bernardo?, pregunta el hombre asombrado.
Sí.
¿Y qué hace cuando están jugando en el patio y quiere que entren a la casa?
Grito: ¡Bernardo!, y todos entran.
¿Y cuando tienen que comer?
Digo: ¡Bernardo! y todos vienen a la mesa.
¿Y cuando quiere hablar con uno en particular?
¡Ah, eso es diferente! ¡Lo llamo por su apellido!

Una esposa se levantó en medio de la noche y no vio a su esposo en la cama. Ella se levantó y fue a buscarlo alrededor de la casa. De repente lo escuchó en el sótano llorando. Cuando ella bajó al sótano le preguntó:
¿Mi amor, por qué estas llorando?
Y él le dice:
Te acuerdas 20 años atrás, cuando tu padre me amenazó que si no me casaba contigo yo iría a prisión.
Ella le dice:
Sí, ¿Por qué?
Luego él le contesta:
Porque, ésta noche ya yo hubiera salido de la cárcel.

Una pareja de esposos discutía airadamente en la calle:
¡Te voy a demostrar que no vales nada!
El señor hace señas a un taxista que se detiene frente a ellos.
¿Cuánto me cobra hasta el aeropuerto?
Hasta allá, son $70.00
¿Y con mi mujer?
¡Lo mismo!
El hombre viendo a la mujer, cínicamente le dice:
Ya ves, no vales nada.

La CIA tenía una vacante para un asesino. Estas posiciones altamente clasificadas son duras de llenar, y hay muchas pruebas y verificación de referencias implicadas antes de que usted pueda incluso ser considerado para la posición. Después de evaluar a algunos aspirantes a través de las verificaciones, entrenamientos y pruebas, las opciones se redujeron a 2 hombres y una mujer para la única posición disponible. Llegó el día de la prueba final para definir quién conseguiría el trabajo. Los agentes que administraban la prueba llevaron a uno de los hombres a una puerta grande del metal y le dieron un arma. Debemos confirmar que usted seguirá nuestras instrucciones no importa bajo qué circunstancias, le explicaron. Dentro de este sitio, usted encontrará a su esposa sentada en una silla, tome esta arma y mátele. El hombre con una mirada de asombro le dijo:
Usted no puede estar hablando en serio, yo nunca podría matar a mi propia esposa.
Bien, dijo un agente, entonces usted definitivamente no es la persona adecuada para este trabajo. Así que trajeron al segundo hombre a la misma puerta, le entregan el arma y le explican los mismos parámetros de la prueba. El segundo hombre miró algo sobresaltado, pero sin embargo, tomó el arma y entró el cuarto. Todo estuvo en silencio por cerca de 5 minutos, entonces la puerta se abrió. El hombre salió del cuarto con lágrimas en sus ojos y dijo:
Intenté matarla, pero simplemente no pude halar el gatillo. Supongo que no soy el hombre adecuado para el trabajo.
Los agentes contestaron:
No, usted no tiene lo que se necesita para esto. Tome a su esposa y vaya a casa. Ahora sólo les quedaba la mujer. La conducen a la misma puerta y le dan la misma arma.
Como prueba final, debemos estar seguros que usted seguirá las instrucciones sin importar las circunstancias. Dentro encontrará a su marido sentado en una silla. Tome este arma y mátele.
La mujer tomó el arma y abrió la puerta. Antes incluso de que la puerta se cerrara completamente, los agentes oyeron a la mujer descargar el arma completamente, uno por uno cada tiro disponible en el proveedor. Entonces el mismo infierno se apoderó de aquel cuarto. Se oyeron gritos, desgarramientos, golpeteo en las paredes. Esto continuó por varios minutos y finalmente todo quedó en silencio. La puerta se abrió lentamente, y allí estaba parada la mujer. Se limpió el sudor de la frente y dijo:
¡No me dijeron que el arma estaba cargada con salvas! ¡Así que tuve que matarlo a golpes con la silla!

Era una viejita a punto de encender la estufa para preparar la cena de su marido, cuando por una fuga de gas, explota la casa y salen volando el par de viejos, y en la ambulancia van los dos heridos, pero la viejita lleva tremenda sonrisa en la cara. Su esposo preocupado de que estuviera en shock le pregunta:
¿Qué te pasa? ¿Por qué sonríes?
Ay viejo, es que es la primera vez en años que salimos juntos a algún lado.

Una señora le dice al esposo:
Los nuevos vecinos son tan amorosos, él la besa, la acaricia, le hace arrumacos, ¿Por qué tú no haces lo mismo?
Le responde el esposo:
¡Pues, porque yo casi no conozco a esa señora!

La esposa con el esposo:
Mijo, anoche soñé que el domingo, en mi cumpleaños, me regalabas un anillo de diamantes, ¿Qué significado tendrá ese sueño?
¡Tranquila, mija, que el domingo lo sabrás!
El domingo en la mañana el señor le entrega a la señora un paquete envuelto en papel regalo, la dama muy emocionada lo abre y encuentra un libro: "El significado de los sueños".

Mientras desayunan, le dice la mujer al marido en tono de reclamo:
¿Sabes?, anoche, cuando dormías, me estabas insultando.
¿Y quién te ha dicho que dormía?

Dos amigos conversando sobre sus esposas, uno dice:
En mi casa siempre yo grito más fuerte que mi mujer. Cuando ella me grita: ¡Ven a cocinar!, yo le grito: ¡Estoy planchando! ¡Y después voy a lavar la ropa!

Hace años, me casé con una viuda que tenía una hija, de la cual se enamoró mi padre y la hizo su esposa. En el acto, mi padre se convirtió en mi yerno, y mi hijastra, se transformó en mi nuera y madrastra. Mi mujer tuvo un hijo, que fue hermano de la mujer de mi padre; es decir, mi tío. La mujer de mi padre, mi hijastra y madrastra, también fue madre de un muchacho, que resultó ser, a la vez, mi hermanastro, hijo de mi madrastra, y mi nieto, el hijo de la hija de mi mujer. Es más, mi mujer resultó abuela, por ser la madre de la mujer de mi padre. De modo que no sólo soy el marido de mi mujer; sino también su nieto, por ser hermanastro de un nieto suyo. Mi mujer es mi abuela, y como el marido de la abuela de cualquier persona es su abuelo, YO SOY MI ABUELO.

La señora con el esposo:
¿Qué harías si me muriese?
Te guardaría luto.
¿Durante mucho tiempo?
¡Muchísimo!
¿Por qué?
Porque te quiero y tu pérdida sería dolorosa para mí
¡Qué bonito! ¿Volverías a casarte?
No.
¿Por qué no? ¿No te gusta estar casado?
Sí me gusta...
¿Entonces, sí te volverías a casar?
Creo que después de haberte guardado luto durante el tiempo suficiente, y mi vida volviese a tener sentido, sí.
¿Y dormirías con ella en nuestra cama?
Es de suponer, ¿no?
¿Reemplazarías mi foto por la de ella en la mesa de noche?
Pondría las dos fotos
¿Jugarías también al golf con ella?
Sí. Lo haría...
¿Y le darías mis palos?
No. ¡Ella es zurda...!

Cierto día un tipo va al doctor y le dice:
La otra noche llegue a mi casa, encontré a mi esposa con otro hombre, me enfurecí y ella me dijo:
Ven, siéntate, anda tómate un café, vamos a platicar.
La siguiente noche, pasó lo mismo y ella me repitió:
Anda, anda, no seas enojón, tómate un cafecito y charlemos.
El doctor le contesta:
¿Y cuál es su problema?
Oiga doctor, ¿No me hará daño tanto café?

Llega un señor a su casa y le dice a su mujer:
Mi amor, tengo un grave problema en la oficina.
Y su mujer le responde muy alentadoramente:
No te preocupes gordito, nunca digas tengo un problema, dí tenemos un problema.
A lo que su marido le contesta:
Muy bien, entonces, nuestra secretaria va a tener un hijo nuestro...

Una pareja decide divorciarse y sientan a sus tres hijos en la mesa para platicar sobre el tema.
Dice el padre, hijos, su madre y yo hemos decidido separarnos y les hemos llamado para que entre todos tomemos una decisión respecto a cómo viviremos. Iniciemos contigo Fernando, dime hijo, tú, ¿con quién te irás a vivir?
Padre, mira yo ya lo he pensado bastante y, pues me voy con mamá.
Bueno hijo, ahora dime tu Gabriel, ¿con quién te vas a vivir?
Yo también ya lo he pensado bastante, y he decidido irme con mamá.
Bueno hijo, si así lo quieres, y tú Marina, ¿con quién vas a vivir?
Papi, yo quiero irme definitivamente con mamá.
Está bien, está bien, VAMONOS TODOS PUES CON MAMÁ.

En el paraíso se encontraban Adán y Eva. Adán siempre salía a trabajar y llegaba tarde, todos los días era la misma historia.
Como estoy solo, debo hacer todos los trabajos y me toma mucho tiempo, decía Adán.
Eva comenzó a sospechar que andaba merodeando a otra mujer y le dijo:
Estás con otra y lo sé todo.
Adán riéndose a carcajadas le dijo:
Estas loca, tú eres la única mujer en toda la creación, y se fueron a dormir.
A media noche Adán se despierta abruptamente al sentir que algo punzante le pinchaba el pecho en varios lugares y ve a Eva sobre él y le pregunta:
¿Qué haces?
Y ella le contesta:
¡Contándote las costillas!

Le dice una mujer a su marido:
Pepe, ¿me quieres?
¡Claro que sí María!
Y si me pegara un tiro, ¿lo sentirías?
¡Claro! ¿te crees que soy sordo?

Una pareja pasea por un parque, al cruzar un puente:
Querido, si cayera al agua, ¿Me salvarías?
Y si digo "sí" ¿Saltarías, querida?

Un matrimonio visita al médico, tras examinar a la mujer, el médico le dice al marido:
La verdad es que no me gusta el aspecto de su esposa.
Ni a mí, pero es que su padre es rico.

Una pareja de recién casados, en la noche de bodas, dulcemente, ella dice:
Cariño, vamos a tener tres hijas.
Y tú, ¿Cómo lo sabes?
Porque están viviendo en casa de mi madre.

Estaba la madre gritando al niño:
Pero que bribón y que tonto eres, igualito a tu padre.
Y el marido que estaba en el salón escucha y dice:
¿Desde cuándo yo soy tonto y bribón?
Responde la madre:
Tú cállate que no estaba hablando de ti.


Google
Web Busca en nuestra página
 

 

Humor Sano

                     Sección 6

  Te presentamos en esta sección  varios chistes que a nuestro juicio son sanos y que te harán pasar un momento agradable.

  Muchos son lo que han encontrado el relajamiento que buscaban a través del buen humor.

  Siempre es saludable reírse, a veces, incluso, de los temas más serios. La Real Academia Española define la palabra chiste como "dicho u ocurrencia aguda y graciosa" y también como "dicho o historieta muy breve que contiene un juego verbal o conceptual capaz de mover a risa."

  El gran  pensador Scribner escribió: "No se puede rechazar la risa, cuando llega,  se sienta en tu sillón favorito y se queda ahí todo el tiempo que quiera."

                     Nota

Si tienes un chiste sano, envíalo a través del correo electrónico y con gusto lo publicaremos.

Ningún chiste que haga alusión de una manera  irreverente de la Persona de nuestro Dios será aceptado. 

                      Envía esta página

  Envía esta página a tus amistades.

Nombre:
Email:
Tu Nombre:
Tu Email:

::  Portada   ::      ::   Anterior   ::      ::   Subir    ::      ::   Siguiente    ::

                                                       Copyright ©  Unidos en Cristo. All rights reserved. - Diseño y mantenimiento: Pr. Luis A. Benítez