Págs.

Chistes de loquitos

En una oportunidad estaban unos locos arrastrándose en el patio del manicomio y había gran euforia entre los locos observadores. En eso, los ve el director del manicomio y le dice a su asistente que fuera a ver que sucedía, el asistente acudió inmediatamente.
Pasó 1 hora, 2 horas y los locos seguían arrastrándose uno por uno y el asistente no regresaba. Al rato llega todo sucio y el director le pregunta:
¿Qué sucede?
Bueno, responde el asistente, es que había un loco que le estaba dando 2000 dólares al que pasara por debajo de una raya que él había hecho en el piso.
El director dice:
Y usted, ¿Por qué se tardó tanto?
Bueno, es que 2000 dólares son, ¡2000 dólares!

Una vez un inspector de manicomios entró a uno y vio que los locos se lanzaban a la piscina y decían "que ya sea jueves". Entonces, el inspector fue con el gerente del manicomio y le preguntó que por qué los locos cada que se lanzaban a la piscina gritaban "que ya sea jueves", el gerente dijo que era porque él, sólo llenaba de agua la piscina los jueves.

Se encontraban dos locos en el manicomio, Juan y Pedro.
Pedro, estoy aburrido.
Yo también, ¿Qué podríamos hacer?
Piensan un largo rato y de repente...
¿Qué te parece si corremos una carrera hasta aquella pared?
Bien, ¿Pero cómo sabremos quién llega primero?
nuevamente piensan un largo rato...
Ya sé, si yo llegó primero hago una marca con esta tiza.
¿Y si llego primero yo?
Pues, ¡La borras!

Un militar, al que le asignaron la misión de llevar 4 locos al manicomio, se le pincha un neumático. En eso se le escapa un loco, como debe entregar los 4 locos se ve muy desesperado, en eso pasa un transeúnte y él le ofrece 100 dólares para que se haga pasar por loco. El señor acepta la oferta y se monta en el vehículo. Cuando llegan al hospital el soldado entrega a los locos, y el señor le dice:
¿Y mis 100 dólares?
Y el soldado dice:
Mire doctor, este loco se fijó con la idea que yo le debo 100 dólares.

Esto era una vez un manicomio donde los locos estaban tristes. El director del manicomio decide tomar acción para mejorar esta situación. Este llama al director recreacional del manicomio y le dice la situación y éste le sugiere una piscina para alegrar a los locos. Al día siguiente los locos aparecen en la piscina haciendo clavados y piruetas desde el trampolín. El director del manicomio se alegra de ver los locos felices otra vez y se lo deja saber al director recreacional, quien contesta:
Sí están felices, ahora deje que le eche el agua a la piscina.

Un estudiante de psiquiatría visita un manicomio con el fin de realizar algunas practicas. Antes de entrar, los enfermeros le advierten que en ocasiones los enfermos se comportan de manera violenta, pero el estudiante les dice que no se preocupen, que si se presenta algún problema él se los haría saber. Ya dentro, el estudiante va tomando notas acerca de lo que observa. Cuando de repente lo asalta por sorpresa uno de los enfermos y tomándolo del cuello le grita que lo va a golpear. El estudiante al sentirse sofocado intenta gritar:
¡Loquero, Loquero!
A lo que el enfermo contesta:
Pues, aunque me quieras te voy a pegar.

Este era un manicomio donde todas las noches un loquito esperaba que todos los demás locos se durmieran para correr por los pasillos del internado repitiendo:
Ahí va la cebollita, ahí va la cebollita...
Llegaba a la alberca, se subía al trampolín y sin dejar de repetir su letanía, se dejaba caer al agua. Pero otro orate que conocía lo que a diario hacía por la noche su "colega" decidió, una de esas noches, sacarle el agua a la piscina y así, el de 'ahí va la cebollita' se diera tamaño golpe. Así que no tardó mucho el loco aquel en arrancarse con su rollo de todas las noches:
Ahí va la cebollita, ahí va la cebollita...
Y al llegar hasta lo alto del trampolín, vio que no había agua y dijo:
Oh, ahora no hay caldo, pues ahora no hay cebollita, y regresó a su dormitorio.

Estaban todos los locos conversando de pronto llega el cuidador y les dice a todos los demás locos que era hora de bañarse, entonces todos corrieron hacia la piscina excepto uno, entonces este vio que uno de los locos se estaba ahogando entonces este corrió a rescatarlo, y lo rescata. Al día siguiente el director del centro lo llamó y le dijo hemos visto su valentía y hemos llegado a un acuerdo de que usted no es loco, porque salvó a su amigo pero sucedió algo trágico al loco que usted salvó lo encontramos colgado hoy en la mañana, entonces el loco dijo: Ah, es que como estaba mojado yo lo colgué para que se secara.

Había una vez tres locos a los cuales los estaban examinando los doctores, entonces los doctores pintaron una puerta en la pared para ver que hacían los locos cuando los ponían frente a ellas, entonces dos de los locos salen disparados hacia la puerta y uno se queda, los doctores le preguntan por que tu no corriste y el loco les contesta por que yo tengo la llave.

Pasaba un médico realizando la ronda dentro del manicomio, revisando que todos los locos estuvieran bien, pero siempre que pasaba por uno de los cuartos encontraba a un loco con la oreja pegada a la pared, al otro día volvió y pasó, y lo mismo, el mismo loco con la oreja pegada a la pared, y así sucedió durante varios días, hasta que un día, el médico entró a la habitación y le preguntó al loco qué era lo que estaba haciendo, pero el loco no le contestó nada, entonces se colocó donde estaba el loco y colocó la oreja en la pared durante varios minutos, y le dice al loco:
Pero es que no se escucha nada.
Y el loco le dice:
¡Y así es siempre!

Esta un hombre con su auto accidentado frente a un manicomio con la llanta desmontada y lleva ya mucho tiempo pensando como ponerla porque no tiene tuercas para sostenerla.
En el portón del manicomio esta un loco observándolo y este le dice: Sería conveniente que le quitase una tuerca a cada una de las tres llantas para sostener esa, y el hombre responde tienes razón, pero cómo ¿tú no estas loco? Y este le responde si, estoy aquí por loco no por bruto.

Estaba un señor en la parada del camión y a su derecha estaba un loco, el señor se hizo a un lado y el loco también, el señor corrió y el loco también, el señor dio vuelta a un callejón sin salida, y el loco también, el loco se le fue acercando poco a poco, le tocó el hombro y le dijo:
¡Tú la traes!

Si yo pongo un florero arriba de la mesa y mi esposa lo saca, ¿Quién de los dos está loco?
Los dos estamos locos, pues yo "locoloco" y mi esposa "loquita".

¿Qué cantidad de locos hay sueltos por la calle?
A mí me da igual, ¡Como soy invisible!

Dos locos en el patio del manicomio, uno le huele el aliento a otro y le dice:
¡Si no estamos locos, lo que estamos es podridos!

¿Por qué hay que darles la razón a los locos?
Porque la perdieron.

Iban a pasar locos de un asilo a otro en avión, pero los locos estaban haciendo muchísima bulla, golpeando las ventanas y saltando en los asientos.
Entonces, el capitán le dice al copiloto:
Ya estoy harto, vaya y calle a esos locos.
Al rato entra el copiloto a la cabina y había un silencio total. El capitán le pregunta al copiloto cómo hizo para que se callaran, entonces el copiloto le responde:
Les dije que el avión se había varado, que fueran a empujarlo.


Google
Web Busca en nuestra página
 

 

Humor Sano

                     Sección 42

  Te presentamos en esta sección  varios chistes que a nuestro juicio son sanos y que te harán pasar un momento agradable.

  Muchos son lo que han encontrado el relajamiento que buscaban a través del buen humor.

  Siempre es saludable reírse, a veces, incluso, de los temas más serios. La Real Academia Española define la palabra chiste como "dicho u ocurrencia aguda y graciosa" y también como "dicho o historieta muy breve que contiene un juego verbal o conceptual capaz de mover a risa."

  El gran  pensador Scribner escribió: "No se puede rechazar la risa, cuando llega,  se sienta en tu sillón favorito y se queda ahí todo el tiempo que quiera."

                     Nota

Si tienes un chiste sano, envíalo a través del correo electrónico y con gusto lo publicaremos.

Ningún chiste que haga alusión de una manera  irreverente de la Persona de nuestro Dios será aceptado.

                      Envía esta página

  Envía esta página a tus amistades.

Nombre:
Email:
Tu Nombre:
Tu Email:

                                   ::  Portada   ::      ::   Anterior   ::      ::   Subir    ::      ::   Siguiente    ::

                                                                        Copyright   Unidos en Cristo. All rights reserved. - Diseño y mantenimiento: Pr. Luis A. Benítez