Págs.

Chistes Varios

Parejas

Un hombre se encuentra desayunando y llega su esposa y le dice:
Jorge, me encontré ésto en tu ropa, dice Marilú, ¿quién es ella?
A lo que el hombre le responde:
¡Ahh! Lo que pasa es que fui al hipódromo y al caballo que le aposté se llamaba Marilú.
Después de varios días, la señora le dice al marido en tono enojado:
¡Jorge, tienes una llamada telefónica de tu caballo!

Una pareja de esposos discutía, y el marido dice:
¡Es que tu mamá tiene la culpa de todo!
La esposa responde:
Sí, ya sé que tu no quieres a mi mamá.
¿Quién dice que no quiero a tu madre, si yo la quiero igual que a la cerveza.
La esposa, conocedora de la pasión de su cónyuge por la cerveza, le dice con tono de interrogación:
¿Tu quieres a mi mamá igual que a la cerveza?
Sí, quiero a tu madre como a la cerveza, porque la quiero fría, con la boca abierta y echando espuma.

Había en un pueblo, un padre exageradamente orgulloso de su mujer por haber tenido seis hijos, tanto que la llamaba madre de seis, esto a su esposa le molestaba muchísimo, y un día que se encontraban en una boda le grita el esposo para que todos escucharan:
¿Ya estás lista para irnos madre de seis?
Con furia su esposa contesta:
Claro que sí, padre de cuatro.

En un carro iba una pareja de casados pero iban peleados, al pasar frente a una granja el novio vio unos cochinitos y le dijo a la mujer:
¿Familiares tuyos?
Y ella le contestó:
¡Sí, mis suegros!

Había una vez una pareja en el bosque y se encuentran con un pozo de los deseos, el esposo tira la moneda y susurra su deseo. Le toca a la mujer, se tropieza y cae dentro del pozo y dice el tipo:
¡Esto sí funciona!

Niños

Mamá, mamá en el colegio me dicen interesado.
¿Y quiénes fueron?
¡Si me das $5 te lo digo!

Homerito, ¿de qué vive tu papá?
Mi papá vive de las letras.
Ah, ¿es escritor?
No, sufre de diabetes y vive tomando vitaminas A, B, C, D.

Empleos

Un postulante a un trabajo:
¿Y cuánto me va usted a pagar?
Depende de lo que trabaje.
Oh, ¿tan poquito?

Había una vez...

Había una vez un hombre tan flaco, pero tan flaco, que limpiaba mangueras por dentro.

Había una vez una mujer tan gorda, pero tan gorda, que cuando se ponía tacones sacaba petróleo.

Había una mujer tan gorda, pero tan gorda, que cuando se caía de la cama, se caía de los dos lados.

Había un hombre tan feo, pero tan feo, que cuando picaba cebolla hacía llorar a la cebolla.

Había una mujer tan gorda, pero tan gorda, que cuando se pesaba, la balanza decía: Continuará...

Reos

El abogado a su defendido:
Lo siento mucho, pero ya no sé qué decir para librarlo de la silla eléctrica.
¿Por qué no dice que fue usted?

Colmos

¿Cuál es el colmo de un costurero?
Perder el hilo de la conversación.

¿Cuál es el colmo de un doctor?
Que tenga dos hijas, que una se llame Dolores y la otra Remedios.

Cuál es el colmo de un chofer?
Que su esposa lo maneje a su antojo.                          

¿Cuál es el colmo de un ciego?
Enamorarse a primera vista.

Pintores

Un maestro de arte visita la exposición de un joven pintor:
¿Así que usted pintó estos cuadros?
Sí, maestro, así es.
Joven, su obra me recuerda a Beethoven.
¿Beethoven?, ¡Pero si Beethoven no era pintor!
¡Ni usted tampoco!

En la oficina

En la oficina llaman por teléfono y contesta la secretaria:
Bueno, oficina del señor López.
Y dice la esposa del señor López:
Páseme a mi esposo, dígale que le quiero mandar un beso.
Y dice la secretaria:
Licenciado, su esposa está al teléfono, dice que quiere mandarle un beso.
Y dice el licenciado:
Anita, dígale que se lo mande a usted, y después me lo da usted.

Compadres

Están dos compadres en el desierto, y uno le dice al otro:
¡Manolo, Manolo! ¡Una boa, una boa!
A lo que Manolo responde:
¡Pues, que vivan los novios!

Amigos

Estaban dos hombres en el cielo y uno le pregunta al otro:
¿Y vos de qué moriste?
Congelado, ¿Y tú?
De la risa.
¿Cómo que de la risa?
Sí, es que yo pensaba que mi esposa me estaba engañando con otro hombre, entonces un día le dije que iba a salir por 2 días, pero cuando me fui, regresé ese mismo día para ver si la atrapaba con el otro hombre. Cuando llegué, busqué por toda la casa y no encontré a ningún hombre. Dándome cuenta del error que había cometido empecé a reír y reír hasta que morí.
¡Bruto, si hubieras buscado en la nevera nos hubiéramos salvado los dos!

Pepito

La profesora le dice a Pepito:
A ver Pepito, si yo digo fui rica, es pasado, pero si yo digo soy hermosa, ¿Qué es?
¡Exceso de imaginación profesora!

Jaimito

Jaimito estaba en el salón de clase con sus compañeros, como la profesora no llegaba, todos los alumnos comenzaron a hacer alboroto. Cuando llegó la profesora vio el desorden que había y comenzó a interrogar a los niños.
Juanita, ¿Qué haz hecho tú?
Yo dibujé en la pizarra.
Pedrito, y tú, ¿Qué hiciste?
Yo tiré mi pupitre contra el suelo.
Jaimito, y tú, ¿Qué hiciste?
Yo tiré serpentina por la ventana.
Caramba, aprendan de Jaimito que no es un malcriado como ustedes.
Pero al pasar unos minutos, tocan la puerta de la clase y entra una niña toda golpeada, la profesora le pregunta:
¿Quién eres?
Yo me llamo Serpentina.

Hacendados

Un hacendado se va por negocios a la ciudad por dos semanas, y deja todo al cuidado de su capataz.
Ya sabes, cuida bien todo, no vaya a pasar algo.
No se preocupe patrón, que nada va a suceder.
No sé, es que tú eres bien bruto.
Dos semanas después vuelve el hacendado.
Y, Cholo, ¿Alguna novedad?
No patroncito, nada ha pasado.
¿Estás seguro? Que tú eres medio bruto.
Bueno, ahora que lo dice, sí pasó algo, se murió su gato.
¡Mi gato de angora! ¿Cómo que se murió mi gato?
Se murió de indigestión.
¿Cómo que de indigestión? Si sólo comía atún y caviar.
Es que comió carne de caballo.
¿Qué caballo?
Su caballo pues patrón, es que se murió y había que aprovechar la carne.
¡Bruto! ¿Qué pasó con mi caballo de paseo?
Se murió del esfuerzo.
¿Qué esfuerzo?
Pues de cargar agua.
¡Agua! ¿Para qué?
Para apagar el incendio.
¿Qué incendio?
El de su casa, pues.
¿Mi casa de campo? ¡Qué le hiciste a mi casa!
Nada, se quemó por la vela.
¿Qué vela?
La del velorio de su esposa.
¡Mi esposa infeliz! ¿Qué le pasó?
Se murió de la impresión.
¿Qué impresión?
¡Sí! De la impresión de ver a sus hijos ahogarse.
Y el hacendado le empieza a retar al capataz cuando éste suplicando dice:
¡Ya no más! ¡Ya no más patroncito! De haber sabido que se iba a poner así, no le contaba lo del gato.

Borrachos

Érase una vez, un borracho que abordó un autobús en el que viajaba mucha gente, y parándose en el pasillo del autobús, procedió a decir:
Los de la derecha son unos tarados, los de la izquierda son unos idiotas, los de atrás son unos imbéciles y los de enfrente son unos estúpidos. Cuando escuchó eso el conductor, freno sorpresivamente, y toda la gente cayó al piso, incluyendo al borracho, y muy enojado el chofer tomó al borracho por el cuello y le preguntó:
¡Ahora sí, dime, ¿Quiénes son unos tarados, unos idiotas, unos imbéciles y unos estúpidos?
Y el borracho contestó:
Ya ni sé, ¡Están todos revueltos!

Un señor de mediana edad lleva una hora sentado en un bar mirando la copa sin beberla, cuando llega un camionero alto y gordo y se bebe la copa de un solo trago. El pobre hombre se echa a llorar, y el camionero le dice:
¡Vamos, buen hombre, era solo una broma, ahorita le pido otra copa!
El señor le contesta:
No, no es eso, es que hoy ha sido el peor día de mi vida. Primero, llego tarde al trabajo y me despiden. Luego, al llegar donde había dejado mi coche, veo que se lo habían robado. Camino a mi casa y veo a mí mujer con otro hombre, y me vengo para acá, y cuando por fin iba a terminar con todo esto, llega usted y se toma mi veneno.

El borracho que llega tarde en la noche a su propia casa y empieza a gritar:
Reinita, ábreme la puerta que le traigo flores a la mujer más linda.
La mujer baja corriendo y abre la puerta y dice:
¿Dónde están las flores?
El borrachito contesta:
A ver, y dónde está la mujer más linda.

Suegras

Una suegra que era bien metiche, pero metiche, metiche, se murió, y en su tumba le pusieron este mensaje: "Aquí descansa ella, y en la casa descansamos todos".

Viejitos

Una viejita esta afuera de una casa queriendo tocar un timbre, pero ella no lo puede tocar porque no lo alcanza, de repente llega un señor y muy amablemente se ofrece:
Señora, buenos días, ¿En qué puedo ayudarle?
Por favoorr jooven, aayudeme a tocarr el timbree.
Señora, con mucho gusto, le respondió.
Ya señora, y ¿Ahora qué?
La viejita le responde:
¡A correr!

Animales

Se reunieron todos los animales de la selva. La razón, porque hacía meses que no caía ni una gota de lluvia. El rey león tomó la palabra y dijo: Que alguien tenía que ir ante Dios para pedir que enviara la lluvia. Al fin de tanta discusión, acordaron que la señora tortuga llevaría la petición. Pasó un mes... y no llovía, dos meses... y nada de lluvia. Después de tres meses, el león convocó una nueva asamblea de animales. El lobo dijo: Esto es intolerable, la señora tortuga debe estar pasándola bien, y nosotros aquí sin una gota de agua. Los demás animales, profirieron igualmente sendas palabras. De repente, de entre unos matorrales salió doña tortuga. Ella estaba bien vestida, venía cargando una maletita y una sombrilla. Al escuchar todo lo que de ella se decía, les dijo en un tono serio: ¡¡¡Si están hablando mal de mí, no voy!!!


Google
Web Busca en nuestra página
 

 

Humor Sano

                     Sección 31

  Te presentamos en esta sección  varios chistes que a nuestro juicio son sanos y que te harán pasar un momento agradable.

  Muchos son lo que han encontrado el relajamiento que buscaban a través del buen humor.

  Siempre es saludable reírse, a veces, incluso, de los temas más serios. La Real Academia Española define la palabra chiste como "dicho u ocurrencia aguda y graciosa" y también como "dicho o historieta muy breve que contiene un juego verbal o conceptual capaz de mover a risa."

  El gran  pensador Scribner escribió: "No se puede rechazar la risa, cuando llega,  se sienta en tu sillón favorito y se queda ahí todo el tiempo que quiera."

                     Nota

Si tienes un chiste sano, envíalo a través del correo electrónico y con gusto lo publicaremos.

Ningún chiste que haga alusión de una manera  irreverente de la Persona de nuestro Dios será aceptado.

                      Envía esta página

  Envía esta página a tus amistades.

Nombre:
Email:
Tu Nombre:
Tu Email:

::  Portada   ::      ::   Anterior   ::      ::   Subir    ::      ::   Siguiente    ::

                                                       Copyright   Unidos en Cristo. All rights reserved. - Diseño y mantenimiento: Pr. Luis A. Benítez