Págs.

Chistes Varios


De Jaimito

El profesor repartiendo las notas:

Luisito un diez.

Pedrito un ocho.

Juanito un seis.

Jaimito un cero.

Oiga profe. ¿Y por qué a mí un cero?

Porque has copiado el examen de Pedrito.

¿Y ud. cómo lo sabe?

Porque las cuatro primeras preguntas, están iguales,

en la última pregunta Pedrito respondió "Esa, no me la sé"

y tu has puesto "Yo tampoco".

La maestra pregunta a Jaimito

¿Como mató David a Goliat?

Con una moto.

¿Cómo con una moto? Será con una honda- ¡Ahhh!,

¿Pero quería usted la marca?

La maestra en la escuela de Jaimito:

A ver, mañana me traéis todos un objeto relacionado con la medicina.

Al día siguiente:

A ver, Manolito, ¿qué has traído?.

Pues unas tiritas señorita.

A, muy bien, ¿quién te las ha dado?

Mi mamá.

¿Y qué te ha dicho?

Que sirve para curar las heridas y los golpes.

Muy bien, Manolito. A ver, tu, Jaimito, ¿Qué has traído?

Una bombona de oxígeno.

Ahhh, que bien, ¿quién te la ha dado?

Mi abuelito, señorita.

¿Y qué te ha dicho?

Jaimitooo, que me ahogoooooo....

La maestra, Jaimito espero no sorprenderte copiando en el examen.

Pues yo también lo espero maestra.

-Pero Jaimito, cómo escribes "calor" con acento?
-Pues, es que así lo han dicho en la tele.
-¿Cómo?
-Si, han dicho que el calor se acentuaría este verano.

Con el doctor

El doctor llama por teléfono a su paciente:
- García, hemos terminado con sus análisis y tengo una buena y una mala noticia para darle.
- Por Dios Doctor, me asusta...dígame primero la buena.
- Los resultados del análisis indican que le quedan 24 horas de vida.
- ¿Esa es la buena ?, no lo puedo creer ¿y qué puede ser peor que eso?
- Que lo estuvimos tratando de localizar desde ayer.

Después de examinar a un paciente alcohólico crónico, el médico le dice:
- No encuentro la razón de sus dolores de estómago, pero francamente, creo que esto se debe a la bebida.
- Bueno doctor (hic), entonces volveré cuando usted esté sobrio.

Acertijo

¿sabes por qué todos los cubanos tienen el pelo corto?
-porque cuando llegan a la peluquería dicen: ¡córtame el pelo, chico! ...

En el restaurante

- ¿Camarero, ¿este pan es de ayer?
- Si.
- ¡Quiero un pan que sea de hoy!
- Bueno, pues venga mañana.

¿Cómo encontró usted el filete, caballero?
De milagro, se había escondido debajo de un guisante.

- ¡Camarero, camarero! Esta langosta sólo tiene una pinza.
- Debe haberla perdido en alguna pelea, señor.
- Bueno, pues tráigame a la ganadora.

- Camarero, tráigame una tortilla.
- ¿La quiere española o francesa?
- Me da igual porque no pienso hablar con ella.

Un millón de dólares

Un hombre tuvo un ataque de corazón y lo llevaron rápidamente al hospital. Prohibieron que tuviera visitas y por eso estaba un poco deprimido. Mientras que estaba en el hospital, murió un tío muy rico y le dejó un millón de dólares. Su familia no supo como compartirle estas noticias sin excitarle demasiado y causarle peor daño. Así que se decidió llamar al pastor y pedirle compartir estas noticias de la manera más tranquila posible. El pastor preguntó al paciente qué es lo que él haría si acaso viniera a heredar un millón de dólares. El paciente respondió inmediatamente, "Creo que entregaría la mitad a la Iglesia". ¡Con eso cayó muerto de inmediato el pastor!

En el taller mecánico

Un hombre va al taller porque su coche parece tener algunos problemas. Después de la revisión le dice el mecánico: "Señor, ya he detectado el problema. A esta batería le hace falta un coche nuevo."

Políticos

Los políticos son como los cines de barrio: te hacen entrar y después te cambian el programa.

Abogados

Un abogado se encuentra una vieja lámpara de aceite y le da una patada. De la lámpara sale un genio y el abogado se queda de piedra.
El genio le dice:
- Hola, insignificante humano. Soy el genio de los abogados. Tú me has rescatado y por eso te voy a conceder tres deseos.
El abogado comienza a sentirse la persona más afortunada
sobre la faz de la tierra y le dice:
- Ahí va mi primer deseo...
El genio le interrumpe y le dice:
-Alto ahí, infeliz. Todo lo que a ti te sea concedido se le concederá por duplicado a todos los abogados del planeta.
El abogado pensó "¡Horror!". Y después sonrió ligeramente.
- Sin problemas. En primer lugar quiero una rubia impresionante a mi lado.
-Sea - dijo el genio. Apareció la rubia, y al resto de los abogados del mundo se le aparecieron dos rubias, una a cada lado.
-En segundo lugar- dijo el abogado-, quiero un coche deportivo, último modelo.
-Sea.
Y al resto de abogados del mundo les aparecieron dos coches en la puerta de sus despachos.
-¿Cuál es tu tercer deseo?- dijo el genio.
-Bien,... yo siempre he querido..... donar uno de mis dos riñones...

En una tienda

Un hombre entra en una tienda y pregunta: "¿Tienen trajes de camuflaje?"
El vendedor contesta: "Realmente sí, pero son tan buenos que no los encontramos por ningún sitio."

Amor y desamor

-Cariño, parece que quieres más al perro que a mí.
- Que no, tonta, que os quiero a los dos por igual.

Le dice el marido a su mujer: "María, ¿te acuerdas hace 15 años lo felices que éramos?"
Y ella contesta: "¡Pero si hace 15 años no nos conocíamos!"
Y él le responde: "¡Precisamente por eso!"

- Desde que mi mujer se marchó, la casa me parece vacía.
- ¿La echas de menos?
- No, es que se llevó los muebles.

- Mi amor, antes de morir quiero confesarte que te he sido infiel con tu mejor amiga.
- Naturalmente, cariño, ¿y por qué crees que te he envenenado?

Un amigo se encuentra con otro y le pregunta:
- ¿No estabas en trámite de separarte de tu mujer? ¿Cómo te fue con ese problema tan complicado por el enorme patrimonio que tenéis y además por los niños? ¿Lograste algún acuerdo con tu mujer?
El divorciado le responde:
- La cosa resulta bastante fácil porque conseguí un gran abogado, un poco costoso, pero muy efectivo que llevó el caso a las mil maravillas.
- ¿Logró la separación de bienes? ¿Qué pasó con los niños?
- Mira, te explico: Por sugerencia de mi abogado, acordé con mí ex mujer que quien se llevara la mayor parte del dinero también se haría cargo de los niños.
- Me parece un acuerdo muy sensato. ¿Y quién se quedó con el dinero y los niños?
- ¡Pues el abogado!

Parejas

- Querido, nuestro vecino siempre sale con su mujer cogida de la mano, pasean cogidos de la mano y vuelven a casa cogidos de la mano. ¿Por qué no haces como él?

- Pues no sé cómo se lo tomaría nuestro vecino.

Un matrimonio va al médico y, tras examinar a la mujer, el médico le dice al marido:
- La verdad es que no me gusta el aspecto de su esposa.
- Toma, ni a mí, pero es que su padre tiene mucha plata.

Animales

¿Por qué los perros ladran a los automóviles?
Porque llevan un gato en el baúl.

Un sapo entra a un restaurante y le pide al camarero un plato de sopa. El camarero coloca el plato en la mesa, el sapo lo mira y pregunta: "¿Y la mosca?"

En cierta ocasión las oficinas de emergencia (911), reciben una llamada de una persona histérica:
"¡911! ¡911!...rápido por favor...mándeme una ambulancia, la policía, a los soldados... ¡¡¡pero de una vez!!!!!"
Atónita la operadora responde: "Señor, espere, cálmese, ¿cuál es su emergencia?"
"¡¡¡Hay un gato en la ventana!!!!!", grita la voz.
"Ay señor", dice mas aliviada la operadora, "¿todo este escándalo por un gato?"
"¡Pero apúrele! ¡Esta usted hablando con el perico!"

Se encuentran dos animales y uno de ellos le dice:
- Yo soy un perro lobo. Mi padre era perro y mi madre una loba. Y tú?
- Pues yo soy un oso hormiguero.
- ¡¡¡Eso no te lo crees ni tú !!!

¿Qué le dice un gusano a otro?
-Vamos a dar una vuelta por la manzana.

- Disculpe señor, mi gato acaba de matar a su perro.
- Qué dice, si mi perro es un doberman.
- Yo sé, pero mi gato es hidráulico.

Van dos iguanas caminando y le pregunta una a la otra:
- Y tu cómo te llamas.
- Iguanita, ¿y tú?
- Iguanito que tú.

¿Cómo es el caballo de Drácula?
... Un pura sangre.

Una tarde estaba sentado en mi silla de extensión que tenía ubicada en el patio de la casa. Estaba descansando, pues había llegado del trabajo y sentado esperaba la brisa de la tarde para refrescarme un poco pues la tarde se presentaba bastante calurosa.....

En eso aparece mi perro que venía del fondo de la casa de la vecina, la señora María. Venía atravesando la cerca que divide las dos casas y a través de ella, como la cerca tenía mucho tiempo de construida y presentaba huecos y tablas corroídas, rotas y fuera de lugar.

Por uno de esos huecos apareció Sultán moviendo su colita, era un perro de tres años (callejero criollo, corriente) y era de pelaje blanco. Sultán traía sujetando con los dientes un lorito muerto. Cuando lo vi me llevé asombrado las manos a la cabeza, me enderecé de la posición que tenía en la silla y mirando con los ojos desorbitados al perro le grité:

-¡Sultán! ¿Qué hiciste? ¡Le mataste el lorito a la señora María!

Y diciendo esto acerqué las manos al perro que ya estaba a mi lado y suavemente retiré el lorito de la boca del perro. El perro como era dócil abrió la boca, le saqué el lorito y el se alejó de allí con el rabo entre las piernas quizás actuando como si hubiera hecho algo malo.

Con el loro muerto entre las manos no hallaba que decir ni que hacer. ¿Qué explicación le daría a la señora María por el mal comportamiento que tuvo Sultán donde perdiera la vida el lorito? ¿Cómo subsano esta situación? ¿Lo tendré que pagar o tendré que buscarle otro lorito?. Todas estas y otras preguntas sin respuestas llegaban a mi mente y las estaba procesando rápidamente.

De pronto surgió en mi mente una idea que no estaba considerando: lo colocaría dentro de la jaula nuevamente, muerto, pero tendría que hacerlo en un momento en que nadie se diera cuenta de esa acción y eso sería en la noche entre las nueve y diez de la noche, momento en que toda la familia esta reunida frente al televisor viendo las telenovelas. De esa manera no me culparán a mí y a Sultán mucho menos.

Dicho y hecho. Esa noche como a las nueve y treinta minutos, agarré el lorito, salté la cerca que separa las dos casas, llegué hasta la jaula, abrí la puerta y coloqué al lorito muerto en el piso . Cerré la puerta de nuevo y volví a mi casa, entré a mi cuarto y me puse a mirar la televisión por un rato y luego me dormí satisfecho por lo que había hecho y seguro que nadie me había visto.

Al siguiente día me levanté como a las ocho de la mañana y después de ir al baño y hacer mi aseo personal, me llegué hasta la cocina y pude observar a través de la ventana, que en la casa de la señora María se había aglomerado gran cantidad de personas entre ellos vecinos y familiares, que lloraban y conversaban. Esto me causó extrañeza pues supuse que algo grave había sucedido y desde mi puesto de observación no podía precisar que era. Terminé de tomarme el café que ya había preparado y me acerqué hasta la cerca con la intención de preguntarle a alguien qué había sucedido.

La que estaba allí más cerca era Carmen, la hija de la señora María. La llamé:

-Piiiis. Carmen,¡Hazme el favor, ven acá!

Carmen se acercó a la cerca toda triste.

-Carmen, Buenos días, ¿Qué pasó? -le pregunté

-Ay señor Juan, ¡que mamá se murió señor Juan! - me dijo con los ojos todo llorosos.

-¡Pero no puede ser!- le dije todo asombrado- Si apenas ayer yo la vi y estaba tan bien, inclusive hablé con ella.

-Si señor Juan, pero fue que mamá murió de un susto esta mañana cuando se levantó.

-¿De un susto? ¿Cómo que de un susto?- le pregunté.

-¡Lo que pasó fue que se le murió el lorito ayer en la tarde y ella lo enterró en el patio, y hoy le amaneció en la jaula otra vez! -dijo Carmen.


Google
Web Busca en nuestra página
 

 

Humor Sano

                     Sección 26

  Te presentamos en esta sección  varios chistes que a nuestro juicio son sanos y que te harán pasar un momento agradable.

  Muchos son lo que han encontrado el relajamiento que buscaban a través del buen humor.

  Siempre es saludable reírse, a veces, incluso, de los temas más serios. La Real Academia Española define la palabra chiste como "dicho u ocurrencia aguda y graciosa" y también como "dicho o historieta muy breve que contiene un juego verbal o conceptual capaz de mover a risa."

  El gran  pensador Scribner escribió: "No se puede rechazar la risa, cuando llega,  se sienta en tu sillón favorito y se queda ahí todo el tiempo que quiera."

                     Nota

Si tienes un chiste sano, envíalo a través del correo electrónico y con gusto lo publicaremos.

Ningún chiste que haga alusión de una manera  irreverente de la Persona de nuestro Dios será aceptado.   

                      Envía esta página

  Envía esta página a tus amistades.

Nombre:
Email:
Tu Nombre:
Tu Email:

::  Portada   ::      ::   Anterior   ::      ::   Subir    ::      ::   Siguiente    ::

                                                      Copyright   Unidos en Cristo. All rights reserved. - Diseño y mantenimiento: Pr. Luis A. Benítez