Págs.

Chistes de Pepito

Pregunta la maestra: ¿En qué idioma reta una tortuga a sus tortuguitos?
Pepito contesta: En "TORTUGUES" maestra. 

Pepito le dice a la mamá:
Mamá, ¿es mi abuelita fosforescente?
La mamá contesta:
No, hijo.
Entonces, se está electrocutando.

Pepito le pregunta a la maestra:
Maestra, ¿a qué edad se muere un burro?
Y la maestra le responde:
¿Por qué Pepito? ¿Ya te sientes mal?

La mamá llama a Pepito y le dice:
Le dijiste a tu hermana que era fea, y está llorando. Anda y dile que lo sientes.
Entonces, va Pepito y le dice a la hermana:
Hermanita, siento que seas tan fea.

Viene la mamá de Pepito y muy enojada le dice:
¡Pepito! ¿Por qué le pegaste a tu hermana con la silla?
Y Pepito responde:
¡Porque el sofá era muy pesado!

Un día una profesora daba clase de gramática, y dice:
Quiero que mañana me traigan una oración con la palabra "estatua", ¿entendieron?
Y dicen los niños:
¡Sí, maestra!
Al día siguiente la profesora dice:
A ver, María, ¿qué oración hizo de tarea?
Fui a Estados Unidos y vi la "estatua" de la Libertad.
¡Muy bien! Dice la profesora.
Y tú Juanito, ¿cuál es tu oración?
Mi papá compró una "estatua" bien bonita.
¡Muy bien! Vuelve a repetir la profesora.
¿Y tú, Pepito?
Fui a mi casa y le pegué a mi abuelita.
Y la maestra dice:
Y, ¿dónde está la palabra estatua?
Fui a la casa, y le pequé a mi abuelita, y "estatua" golpeada.

Pepito le pregunta a la maestra:
Maestra, hoy se escribe con h, ¿cierto?
Sí, Pepito.
Maestra, ayer se escribe sin h, ¿cierto?
Sí, Pepito.
Y Pepito dice:
Cómo cambian las palabras de un día para otro...

Un día Pepito se enfermó, entonces su mamá le dijo que se quedara en cama, mientras tanto hablaría al doctor para que lo fuera a ver. En lo que llegaba el doctor su mamá le dio el libro de Adán y Eva para que lo leyera. Después de un rato llega el doctor, y le pregunta a Pepito:
¿Dónde te duele Pepito?
Y señalando las costillas le dice:
Ay doctor, aquí me duele mucho, creo que voy a tener una esposa.

Pepito estaba con su mejor amigo y mira el calendario y dice:
Hace 15 días que mi tío descansa en paz.
Al oír esto el amigo le dice:
Oye Pepito, por qué no me dijiste nada sobre la muerte de tu tío.
Y Pepito respondió:
¡Cómo crees si la que murió fue mi tía!

Una vez Pepito llegó a la escuela y el maestro le dice:
Saca tu libro y tu cuaderno.
Pero Pepito le contestó:
No tengo porque mi mamá es muy pobre y no puede comprar ni cuadernos ni libros para ninguna materia.
El profesor molesto le dijo:
¿Qué pensarías tú de un soldado que va a la guerra y no lleva nada con que defenderse:
Y Pepito contestó:
¡Que es hijo de mi mamá!

Pepito le pregunta a su papá:
Papá, papá, ¿Qué significa la sigla N.B.A.?
Y el papá le contesta muy sabio:
Ay hijito, pues significa National Basketball Association.
Y Pepito le contesta:
¡No es cierto!
Entonces, ¿Qué significa? Pregunta el papá.
Y Pepito dice:
¡Negros Bien Altos!

Una vez el Papa fue a bautizar a unos niños de México, y llega Pepito con su hermanita y el Papa le dice:
A ver Pepito, ¿cómo quieres que se llame tu hermanita?
Zanahoria.
Entonces el Papa le dice:
Pero ese no es nombre de persona.
Y Pepito le contesta:
Y, ¿cómo a ti te pusieron "Papa"?

Una vez Pepito estaba en la escuela cuando de pronto llegan unos doctores y les dicen:
Bueno niños, les vamos hacer unos estudios así que por favor para mañana traen un frasco con una muestra de orina.
Al salir de la escuela, Pepito llega a su casa toma un frasco que se encontró se dirige al baño y guarda su muestra de orina y le pone una etiqueta.
Coloca el frasco en una vitrina donde se encontraba otro frasco, pero éste era de la sirvienta la cual estaba embarazada.
Al día siguiente Pepito sale apresurado, y toma el frasco incorrecto. Se va a la escuela y cuando llega los doctores están esperando a los alumnos, recogen los frascos y se retiran.
Al día siguiente llaman a Pepito a la dirección, Pepito va a la dirección y cuando llega un doctor le dice que necesitan hablar con sus padres, Pepito les avisa y estos de inmediato llegan a la escuela y les preguntan a los doctores muy preocupados:
¿Cómo está mi hijo doctor? ¿Por favor dígame qué es lo que tiene?
Los doctores le dicen:
Lo sentimos Pepito, pero estás, embarazado.
En ese momento, Pepito sale corriendo, y encuentra a otro niño y le dice:
¿No qué no me iba a pasar nada?

Se levanta Pepito y le dice a su papá:
Papá, papá, hoy me levanté con ganas de trabajar.
El papá le contesta:
¿Y qué vas a hacer?
Acostarme para que se me quiten las ganas. 

Estaba Pepito en un árbol robando manzanas; el dueño del manzano lo vio y le dijo:
¡Espera a que hable con tu papá!
Y Pepito mirando hacia arriba dijo:
¡Papá, abajo hay un señor que lo necesita!

La maestra le pregunta a Pepito:
Pepito, ¿Cómo te imaginas la escuela ideal?
Y Pepito dice:
Cerrada, maestra, cerrada.

Pepito está en el salón de clases, entonces se para y va donde el maestro y le dice:
Maestro, un amigo mío me dijo que me fuera al diablo.
El maestro le pregunta:
¿Y tú qué hiciste?
Y Pepito le contestó:
¡Pues venir donde usted!

Érase una vez que el profesor le pregunta a Pepito:
¿Cómo suena la M con la A?
Y Pepito le dijo:
MA.
Y el profesor le dijo:
Muy bien Pepito, ¿y si le colocas una tilde como suena?
Y Pepito dijo:
MATILDE.

Este era Pepito en la escuela, era día cuando la maestra pregunta a los estudiantes si estudiaron para el examen. La maestra le pregunta a Pepito:
¿Pepito estudiaste?
Pepito sin saber qué contestar mueve la cabeza diciendo que sí y que no, que sí y que no, la maestra enojada le pregunta:
¿Sí o no?
Pepito de nuevo le contesta con movimiento de la cabeza:
Sí y no, sí y no.
La maestra cansada le hace la pregunta del examen de matemáticas:
A ver Pepito, ¿Cuánto es dos por dos?
Pepito contesta:
¡Empate!
La maestra dice:
¿Cómo que empate?
A ver, ¿Cuánto es dos por uno?
Pepito le contesta:
¡Oferta!

Se pierde Pepito en un museo y le pregunta a un guardia:
Señor, ¿Ha visto a una señora sin un niño, como yo? 

La profesora le pregunta a Pepito:
Pepito, ¿Por qué llegas todos los días tarde a la escuela?
Por el cartel profesora, ahí dice: "Despacio, escuela".

La maestra le pregunta a un amigo de Pepito:
A ver Jaimito, ¿cuánto es 2+2?
Y dice Jaimito:
4, maestra.
Muy bien Jaimito, dice la maestra.
Ahora la maestra le pregunta a Pepito:
A ver Pepito, contéstame con rápidez, ¿cuánto es 3+3?
Y dice Pepito:
5 maestra.
Muy mal Pepito, la respuesta es 6.
Y dice Pepito:
Maestra, usted me pidió rápidez no precisión.

Llega Pepito muy contento a su casa y le dice a su mamá:
Mamá, mamá, hoy por poco me saco un 10 en el examen de historia.
Su mamá muy contenta le dice:
Muy bien Pepito, te mereces un premio, pero dime cómo pasó hijo.
Y Pepito le dice riéndose:
Pues se lo sacó el que se sienta atrás mío.

Va una mujer embarazada caminando, y al verla Pepito pregunta a su mamá:
¿Qué tiene esa señora en el estómago?
A lo que la mamá le responde:
Hidropesía o sea agua en el estómago.
Entonces, ¿se le va ahogar el niño, mamá?

Esta es una vez que Pepito fue al zoológico junto con su mamá y ésta le dice:
Pepito, no te acerques a la jaula del león.
Y Pepito le responde:
No te preocupes mamá, no le voy a hacer nada.

Una vez Pepito llega a su casa y le dice a su mamá:
Mamá, mamá, en la escuela me dicen que soy un despistado y me olvido de todo.
Mira niño, yo no soy tu mamá, tu mamá es la de azul que está allá.

Pepito, ¿no te da vergüenza ser el último de la clase?
Alguien debe sacrificarse...

Pepito llega feliz del colegio y le dice a su mamá:
Mamá, mamá, ¡Aprendí a escribir!
La mamá le dice:
¿Y qué escribiste?
Pepito responde:
Cómo voy a saberlo, si todavía no he aprendido a leer.

Un día Pepito le dice a su papá:
Papá, dame un vaso con agua.
El papá se lo da, y al poco rato regresa y le pide otro y el padre contesta:
Pero cómo si ya te he dado cinco.
Y Pepito le contesta:
¡Es que se está quemando mi cuarto!

Esta era una vez que la maestra le dice a los estudiantes:
Niños, mañana tendrán prueba de deletreo.
Al día siguiente...
Bien niños, vamos a empezar, Luisito tienes que decir la ocupación de tu padre y qué haría si estuviera aquí.
Mi papá es Panadero P-a-n-a-d-e-r-o y si estuviera aquí le daría un pedazo de pan a cada uno.
Muy bien, Carlitos, ¿Y tú?
Mi papá es banquero b-a-n-q-u-e-r-o y si estuviera aquí le daría 100 dólares a cada uno.
Muy bien, dale José.
Mi papá es electricista, e-l-c-t-r...
Está bien José, te dejaremos para el último.
Dale Pepito, te toca.
Mi papá es apostador A-p-o-s-t-a-d-o-r y si estuviera aquí apostaría $1,000 a que José no puede deletrear electricista.

Un día la maestra le dijo a Pepito:
A tu edad yo me sabía todos los nombres de los países.
Y Pepito le contesta con una voz muy insultante:
Pues en ese tiempo existían dos o tres solamente, maestra.

Están en el colegio Pepito y sus amigos todos en la misma aula y llega el profesor de arte diciendo:
Alguien dígame cómo se hace el verde.
Muy fácil, responde Susana, mezclando el azul y el amarillo.
Muy bien responde el profesor y pregunta a Jaimito:
A ver Jaimito, ¿Cómo se hace el púrpura?
Fácil profesor, mezclando el rojo y el azul.
Bien responde el profesor.
Bueno, la campana suena en unos minutos, así que veamos Pepito:
Dime, ¿Cómo se hace el café?
Muy fácil profesor con leche y azúcar al gusto.

La maestra le encargó una tarea de matemáticas a Pepito. Pepito le pide ayuda a su papá. Después, Pepito llega a la escuela y le dice su maestra:
Pepito, ¿Por qué no hiciste la tarea?
Porque aunque mi papá y yo arrancamos todos los árboles del parque, ninguno tenía raíz cuadrada.

Viene la maestra y le dice a los alumnos:
Resuelvan este problema de matemáticas: Hay cinco chanchitos en una granja y se escapan dos, ¿Cuántos quedan?
Todos los alumnos gritan sus respuestas:
10, 5, 8, 7, 4....
Como Pepito estaba callado la maestra le dice:
Usted, usted, ¿Cuántos chanchitos quedan?
Pepito se queda pensando un momento y dice:
¡Ninguno!
A lo que la profesora pregunta:
¿Por qué ninguno?
¡Usted cree que van a ser tan tontos, si se escapan dos se salen todos!

Iba Pepito paseando por la calle con un tarro de mermelada en la mano y se encuentra con un amigo:
Hola Pepito, ¿Me das un poco de mermelada?
No puedo porque una mitad es mía y la otra de mi hermano, contesta Pepito.
Pues dame de la tuya, dice el amigo.
No es posible, porque la mía es la de abajo, indica Pepito.

Pepito, hijo mío, ¿Qué vas a ser cuando seas grande como yo?
Yo voy a hacer dieta mami, porque tú estas tan gorda, que no cabes en la puerta.

En la clase de lenguaje de Pepito, la maestra le hace una pregunta:
Pepito, si digo yo robo y lo conjugo al presente, ¿Cuál es el presente?
Pues, la cárcel.


Google
Web Busca en nuestra página
 

 

Humor Sano

                     Sección 11

  Te presentamos en esta sección  varios chistes que a nuestro juicio son sanos y que te harán pasar un momento agradable.

  Muchos son lo que han encontrado el relajamiento que buscaban a través del buen humor.

  Siempre es saludable reírse, a veces, incluso, de los temas más serios. La Real Academia Española define la palabra chiste como "dicho u ocurrencia aguda y graciosa" y también como "dicho o historieta muy breve que contiene un juego verbal o conceptual capaz de mover a risa."

  El gran  pensador Scribner escribió: "No se puede rechazar la risa, cuando llega,  se sienta en tu sillón favorito y se queda ahí todo el tiempo que quiera."

                     Nota

Si tienes un chiste sano, envíalo a través del correo electrónico y con gusto lo publicaremos.

Ningún chiste que haga alusión de una manera  irreverente de la Persona de nuestro Dios será aceptado.

                      Envía esta página

  Envía esta página a tus amistades.

Nombre:
Email:
Tu Nombre:
Tu Email:

::  Portada   ::      ::   Anterior   ::      ::   Subir    ::      ::   Siguiente    ::

                                                      Copyright   Unidos en Cristo. All rights reserved. - Diseño y mantenimiento: Pr. Luis A. Benítez