Págs. 1  2  3  4  5  6  7  8  9  10  11  12  13  14  15  16  17  18  19  20  21 22 23 24 25 26 27 28

¡Inseparables!

¿Quién nos separara del amor de Cristo?... Romanos 8:35.

En su libro titulado en Ingles Divine Lord and Savior  [Divino Señor y Salvador], el teólogo Albertus Pieters habla de un hombre al que conocían como <<el viejo Pete>>.  Aun que tenía muy poca preparación, conocía muy bien la palabra de Dios.

En una ocasión en que visitó al doctor Pieters, el viejo Pete hizo una simple y a la vez profunda observación. Dijo: <<Si Dios me llevase a la misma boca del infierno y me dijese: “Ya llegaste, Pete; éste es tu lugar”, yo le diría:  “Es verdad, Señor, éste es mi lugar.  Pero si me haces entrar ahí, tu amado Hijo Jesucristo tiene que ir con migo.  Él y yo ahora somos uno y no podemos separarnos nunca más.”>>

Toda persona que ha confiado en el Señor Jesús para salvación de su alma ha sido unida con Él.  Y esa unión es inseparable.  Pone en el hijo de Dios un cántico en sus labios y paz en su corazón,  a medida que va por la vida y espera el hogar celestial.

El viejo Pete estaba en lo cierto. Romanos 8:1 afirma: <<Ahora pues ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús...>>  Nuestra unión con Cristo nos asegura que somos libres de la condenación.

Recuerda, como creyentes estamos unidos a Él.  ¡Somos inseparables!

Pensamiento:  Porque Cristo vive ahora en nosotros, viviremos con Él por siempre.

Colaboración de: Dina Sánchez, Burbank, California, USA.

 

Un Diario Andante

No andarás chismeando entre tu pueblo.(Levitico 19:16)

Hace muchos  años  la revista "Moody Church News" publicaba una historia humorística acerca de una mujer en un pueblo pequeño que  era conocida por ser una chismosa. Un día, de vacaciones, visitó la oficina del diario "The Chícago Daily News". Llevaba un vestido blanco y sin darse cuenta se apoyó en una pared donde colgaba una copia acabada de imprimir de la primera página. Era un día cálido y húmedo, y le quedó reproducida en la parte de atrás de su vestido blanco.

Luego, andando calle  abajo para encontrarse con su marido, se  dio cuenta de que la gente detrás de ella estaba riéndose disimuladamente. Cuando llegó donde estaba su marido esperándola, le preguntó si había algo extraño en su espalda. Al volverse, él leyó las grandes letras al revés del periódico. Dándose cuenta de lo apropiadas que eran las palabras, le dijo: "No, querida, no hay nada en tu espalda que no te pertenezca".

Los chismosos hablan generalmente de las faltas de los demás para desviar la atención de sus propias  faltas. Pero su pecado de maledicencia destaca como la negra impresión sobre el vestido blanco  de aquella  mujer.

Como seguidores de Cristo, oremos: "Pon guarda a mi boca, oh Jehová; guarda la puerta de mis labios"  (Sal. 141:3). Que nunca se diga de nosotros que somos "diarios  andantes"

PENSAMIENTO: Un chismoso es un necio con un agudo sentido del rumor. 

 

 El Conocimiento No Lo Es Todo

El conocimiento envanece, pero el amor edifica.(1 Corintios 8:1)

Nadie podría acusara los fariseos de la época de Jesús de ser ignorantes respecto al Antiguo Testamento. Lo conocían tan bien que muchos de ellos se dedicaban a enseñar  a otros cómo debían vivir. Se volvieron orgullosos, arrogantes, y severos (Mt 23).

He de confesar que lo comprendo bien. Después de unos dos años de escuela bíblica, me pensaba que lo sabía todo. Recuerdo que hacía observaciones sarcásticas  acerca de algunas afirmaciones que oía en sermones. Una vez me sentí especialmente crítico de un orador invitado que estaba lleno de entusiasmo, pero no bien instruido. Mi problema de raíz era la soberbia y la falta de amor. Tenía conocimiento,  pero no sabía como dominarlo. Necesité la reprensión de un hermano  en el Señor para ver que mi conocimiento estaba haciendo más daño que bien.

Es bueno tener conocimiento de la Biblia. Necesitamos aprender todo lo que podamos acerca de la Palabra de Dios y cómo se aplica a la vida diaria. Pero podemos volvernos orgullosos de nuestro conocimiento. Es por esto que Pablo dijo: «El conocimiento envanece, pero el amor edifica» (1 Co 81).

Cuando nos sentimos superiores a otros cristianos por lo que conocemos, y cuando empleamos lo que sabemos para promocionarnos a nosotros mismos en lugar de para edificar a otros, estamos motivados  por la soberbia, no por el amor.

Señor Jesús, ayúdanos  a conocer, pero también  a amar.

PENSAMIENTO: El conocimiento  menos el amor nos hace soberbios; el conocimiento más el amor nos hace semejantes  a Cristo.

 

¡Transformados!

Se siembra [el cuerpo] en corrupción,  resucitará en incorrupción.(1 Corintios 15:42)

En la mitología griega, Aurora, la diosa del amanecer, se enamoró de un joven mortal llamado Titono. Zeus, el rey de los dioses, le prometió a Aurora que le daría a Titono todo lo que ella quisiera para él. Entonces ella le pidió a Zeus que lo hiciera inmortal. Pero cometió un trágico error. Se olvidó de pedirle a Zeus que lo hiciera joven para siempre. Así, aunque fue viviendo y viviendo, fue envejeciendo y experimentando todos los problemas que conlleva la vejez. El don de la inmortalidad se tornó en una maldición.

Cuando el historiador Will Durant escribió su libro  "Los 70 años", dijo: "Vivir para siempre sería la mayor maldición imaginable".  Esto es a la vez cierto y falso. Pasar la eternidad  en estos cuerpos  maldecidos  por causa  del pecado sería una miseria inenarrable. Pero tener un cuerpo como el de Cristo en resurrección será ¡nimaginablemente glorioso.

Como creyentes, viviremos eternamente pero sin sufrir ninguna de las dolencias que conlleva la vejez. En lugar de esto, el Señor Jesucristo "transformará el cuerpo de la humillación nuestra, para que sea semejante al cuerpo de la gloria suya", (Fil 3:21). ¡Qué maravilloso saber que nuestros cuerpos terrenales serán cambiados a cuerpos perfectos que nunca envejecerán!

Así, la vida eterna para el hijo de Dios no es una maldición: es una bendición.

PENSAMIENTO: Todos quieren vivir largo tiempo, pero nadie quiere envejecer. 

 

Demasiado Fácil

Mas al que no obra, sino que cree en aquel que justifica al impío, su fe le es contada por justicia. (Romanos 4:5)

Leí acerca de un preparado para pastel instantáneo que fue un gran fracaso comercial. Las instrucciones decían que sólo se había de añadir agua y hornear. La compañía no podía comprender por qué no se vendía hasta que su investigación de mercado descubrió que el público comprador se sentía inquieto acerca de una mezcla que sólo precisaba de agua. Evidentemente, la gente pensaba que era demasiado fácil. Así que la compañía alteró la fórmula y cambió las instrucciones para que se tuviera que añadir un huevo a la mezcla, además del agua. La idea funcionó, y las ventas subieron espectacularmente, Esta historia me recuerda cómo algunas personas reaccionan ante el plan de salvación. Les suena a demasiado fácil y sencillo para ser verdad, aunque la Biblia diga: "Por gracia sois salvos por medio de la fe. ... Es don de Dios; no por obras," (Efe. 2:8-9). Piensan que hay algo más que tienen que hacer, algo que tienen que añadir a la "receta" de Dios para la salvación. Creen que tienen que llevar a cabo buenas obras para ganarse el favor de Dios y la vida eterna. Pero la Biblia es clara, somos salvos "no por obras de justicia que nosotros hubiéramos  hecho, sino por su misericordia»"(Tit 35).

A diferencia del fabricante de preparados para pasteles, Dios no ha cambiado Su "fórmula" para hacer  la salvación más comercial. El evangelio que proclamamos tiene que estar exento de obras, aunque pueda parecer demasiado fácil.

PENSAMIENTO: Somos salvos por la misericordia de Dios, no por nuestro mérito. Por la muerte de Cristo, no por nuestras  acciones.

 

¿Dónde Buscar En El Libro?

La Biblia es la Palabra de Dios, Su mensaje para nosotros contiene Sus respuestas a los problemas, interrogantes y dilemas propios de los humanos. Pero se trata de un libro grande, y a muchas personas les provoca confusión, privándolas de recibir la ayuda que necesitan de la Palabra. Así que, si necesitas ayuda espiritual, o si no sabes dónde buscar los pasajes familiares de las Escrituras, aquí tienes algo de ayuda.

Dónde buscar cuando estés:

En peligro: Salmo 91; Lucas 8:22-25

Deprimido: Salmo 34; Salmo 139; Romanos 8

Preocupado: Mateo 6:25-34; Filipenses 4:6-9

Con dudas: Juan 20:24-31; Hebreos 11

Afrontando una crisis: Deuteronomio 33:27; Salmo 121

Desaliento: Salmo 23; Salmo 42; Isaías 40

Atemorizado: Mateo 10:16-31; Deuteronomio 31:6

Tentado: 1 Corintios 10:12-13; Santiago 4:7

Solitario: Salmo 27; Hebreos 13:5; 1 Juan 1:7

Si necesitas:

Seguridad de la Salvación: Romanos 8:16,38,39; 1 Juan 5:10-13

Perdón: Salmo 51; Salmo 103:3-4; 1 Juan 1:9

Consuelo: Juan 16:33; 2 Corintios 1:3-4; 12:9

Valor para asumir responsabilidades: Josué 1

Ayuda en el momento de la muerte: Juan 14; 1 Corintios 15:51-58; Filipenses 1:21-23; Salmo 23:4

Verificación de la Palabra de Dios como verdad: Salmo 119:89; Juan 7:17; 2 Timoteo 3:15-17

Instrucciones para la vida cristiana:

Lee la Palabra de Dios: 2 Timoteo 3:14-17

Ora: Mateo 6:6-13

Confía en Dios: 1 Juan 5:13-14

Guarda tus pensamientos y acciones: Filipenses 4:8-9

Mantén tu corazón recto hacia los demás: Romanos 12:9-12

Ayuda a los que están a tu alrededor: Gálatas 6:10

Dónde buscar el plan de salvación:

Todos hemos pecado: Romanos 3:10, 23

El pecado trae la muerte: Romanos 6:23

El hombre no puede salvarse a sí mismo: Efesios 2:8-9

Tenemos un Salvador: Juan 20:31; Hechos 4:12; Romanos 5:8

Tenemos que venir a Jesús: Juan 6:37; Mateo 11:28

Vamos a Dios Padre sólo por Jesús: Juan 14:6; 1 Timoteo 2:5

Tenemos que recibirle: Juan 1:12-13

Tenemos que confesarle y creer en su sacrificio: Mateo 10:32; Romanos 10:9-10

Si necesitas saber de sus promesas de vida eterna:

Tendremos cuerpos gloriosos: Filipenses 3:20-21; 1 Juan 3:2

La muerte no te retendrá para siempre: Juan 11:25-26

Viviremos por siempre junto a Dios: Juan 10:27-28; Apoc. 22:1-5.

 

Solo Una Palabra

¿Acaso alguna fuente echa por una misma  abertura agua dulce y amarga? Santiago 3:11. 

Fue solo una palabra, dicha sin vacilación, en el contexto adecuado y con buena intención. Pero sorprendió por lo menos a un pequeño oyente.

David, de 5 años de edad, estaba sentado en la iglesia con sus padres, dibujando y mirando sus dibujos felizmente, al parecer indiferente al mensaje del pastor.  Pero entonces el pastor usó la palabra estúpido.   David se enderezó de un salto en su asiento, le dio golpecitos a su mamá en el brazo frenéticamente, y le informó: <<¡Dijo estúpido!>> Parece que esa era una palabra que los padres de David le habían enseñado que no se usase en la casa. Así que cuando escuchó al pastor decirla, precisamente al pastor, mostró toda la sorpresa e indignación que puede mostrar un niño de 5 años.

David no tenía discernimiento para saber que el pastor no había usado la palabra en la forma detestable que disgustaba a sus padres. 

La gente tiene derecho a esperar que nuestro lenguaje sea diferente del lenguaje del mundo porque somos seguidores de Cristo. Es incongruente que nosotros, que somos morada de Cristo, usemos palabras de odio, blasfemas u obscenas.  Eso es lo que dice Santiago en el texto de hoy. Nuestras palabras deberían ser siempre dulces, no amargas, palabras que no ofendan a un niño.

Pensamiento:  Los hijos del Rey deberían de usar el lenguaje de la corte.

Colaboración de: Dina Sánchez, Burbank, California, USA

 

Gracias Por Las Espinas

Por lo cual, por amor a Cristo me gozo en las debilidades... en angustias... 2 Corintios 12:10. 

Dar gracias en toda situación es muy difícil a veces.  Cuando nuestro cuerpo está demolido por el dolor, o acabamos de enterarnos de que padecemos de un mal incurable, o hemos perdido nuestro empleo, o una relación que es muy importante para nosotros se acaba, no tenemos deseos de dar gracias.  Sin embargo, podemos aprender a darle gracias a Dios porque nos da fortaleza cuando nos sentimos débiles.

Es por eso que el apóstol Pablo podía decir:  <<Por amor de Cristo me gozo en las debilidades... en angustias.>>  Y como creyentes podemos dar gracias por que en situaciones como esas, Dios logra lo que es mejor para nosotros.  Incluso  por medio del sufrimiento, Dios obra para nuestro bien (Romanos 8:28).

El autor y predicador escocés George Matheson (1842-1906), que era ciego, hizo esta oración:  <<Te he dado gracias, Señor, mil veces por mis rosas, pero ni una sola vez por mi “espina”... Enséñame el valor de mi “espina” .  Muéstrame que he ascendido hasta Ti por la senda del dolor.  Muéstrame que mis lágrimas han formado mi arco iris.>>

Si nos rendimos al Señor y recordamos que El está obrando en todo para nuestro bien, podemos darle gracias aun cuando estemos atravesados de dolor por las <<espinas.>>

Pensamiento:  Mitigamos el dolor del sufrimiento cuando aprendemos la lección del agradecimiento.

Colaboración de: Dina Sánchez, Burbank, California, USA

 

Un Pulgar... Pero Con Agradecimiento

Dad gracias en todo... 1 Tesalonicenses 5:18.

El escritor de himnos Wendell P. Loveless contó una historia de una mujer de 64 años de Illinois que había estado en cama durante más de 16 años.  Constantemente sentía dolor y no podía mover sus extremidades. No obstante, era una de las personas mas agradecidas que Loveless había conocido.  Aquella mujer se regocijaba porque Dios le había dejado una gran bendición: el uso del pulgar en la mano derecha. La otra mano estaba paralizada y era completamente inútil. Con un tenedor de dos dientes atado a un palito podía ponerse los lentes, alimentarse,  tomar té por un tubo, y pasar las páginas de una enorme Biblia.  Aunque tenía que hacer un gran esfuerzo, todo lo que hacía era con el uso de un pulgar solamente.

Una vez le dijo a un visitante:  <<Tengo tanto por lo que dar gracias.>>  Cuando le preguntaron por qué ella contestó:  <<Ahora que mis pecados han sido perdonados puedo acostarme y embeberme cada día en el amor de Jesús mi Salvador.>>  Al preguntarle si alguna vez se desalentaba contestó:  <<Estoy perfectamente contenta de yacer aquí hasta tanto el Señor me mantenga en este mundo, y también estoy lista para irme en el momento que El me llame.>>

Tal vez estás afligido y sumamente limitado. El contentamiento auténtico no se aprende de súbito.  Pero siempre incluye el estar agradecido por cualquiera que sea la bendición que tenemos... aunque sólo sea un pulgar.

Pensamiento:  Alabar a Dios cambia las cargas en bendiciones.

Colaboración de: Dina Sánchez, Burbank, California, USA

 

Hay Que Ponerlo En Práctica 

Pero  sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores... Santiago 1:22

Un hombre que esperaba afuera de una iglesia le preguntó a una persona que salía:  <<Ya se terminó el sermón?>>  <<No, fue la respuesta.  Ya se predicó pero ahora hay que ponerlo en práctica.>>  Esta historia, del libro de Irving Jensen escrito en inglés Independent Bible Study [Estudio Bíblico Independiente] presenta un buen argumento.  El conocimiento de la Biblia que se obtiene en la iglesia no está completo hasta que no se aplica a la vida.

El apóstol Santiago se inquietaba por  los creyentes que escuchaban la Palabra, pero no permitían que la misma tocase sus vidas.  La persona que lee y estudia la Biblia necesita ponerla en práctica.  De lo contrario es como un ejecutivo que se mira en un espejo la mañana en la que tiene que asistir a una importante reunión, ve una mancha grande en su corbata, y se olvida que la tiene y se va así a la reunión.

¿Cómo podemos aplicar a nuestra vida lo que aprendemos? ¿Cómo podemos cerciorarnos de que somos hacedores de la palabra?  Jensen sugiere tres respuestas:

1.     La confesión.  Admite tu pecado y confiésalo a Dios.        

2.     La Fe.  Cree la verdad.

3.     La obediencia.  Haz lo correcto aun cuando no comprendas los caminos de Dios.

Ningún sermón se acaba hasta que no hacemos algo al respecto. Entonces se convierte en un sermón que bendice a los demás por medio de nosotros.

Pensamiento: Lo más importante de la doctrina es la práctica.

Colaboración de: Dina Sánchez, Burbank, California, USA.


Google
Web Busca en nuestra página
 

 

Devocionales

                     Sección 9

  En esta sección te presentamos varias lecturas devocionales

  ¡Inseparables!
 
Un diario andante
  El conocimiento
  ¡Transformados!
  Demasiado fácil
  Dónde buscar en...
  Solo una palabra 
  Gracias por las espinas
  Un pulgar con...
  Hay que ponerlo en...

                     Nota

Estas lecturas te  invitarán  a la meditación y reflexión.

Si tienes lecturas devocionales, envíalas a través de nuestro correo electrónico. Prometemos publicarlas y darte el crédito correspondiente. 

::  Portada   ::      ::   Anterior   ::      ::   Subir    ::      ::   Siguiente    ::

                                          Copyright © Unidos en Cristo. All rights reserved. - Contáctenos si desea usar algún material de nuestro sitio web