Págs. 1  2  3  4  5  6  7  8  9  10  11  12  13  14  15  16  17  18  19  20  21 22 23 24 25 26 27 28

La realidad de la resurrección

Y el que vive, y estuve muerto; y he aquí, estoy vivo por los siglos de los siglos. . . . --Apocalipsis 1:8.

Los discípulos y los primeros seguidores de nuestro Señor afirmaron con un celo nacido de una convicción sincera que Jesús de Nazaret era un Salvador vivo, no un maestro y filósofo martirizado. Sostuvieron esta verdad con tanto afán que estuvieron dispuestos a sufrir tortura y muerte antes que renunciar a ella.

Este asombroso mensaje avivó su ministerio de tal forma que su testimonio «trastornó el mundo» (Hechos 17:6). Todavía hoy es cierto. El Espíritu Santo honra el testimonio de los que proclaman a Jesús resucitado. Éstos no señalan primordialmente códigos morales, rituales religiosos ni credos teológicos (por buenos que sean en sí mismos), sino al Dios-hombre vivo, el único que puede salvar. Es a Él, que «vive por los siglos de los siglos» (Apocalipsis 1:8) que debemos mirar en estos días de ortodoxia muerta y apostasía espiritual.

Un profesor orgulloso e impío dijo a una niña que creía en el Señor Jesús: «Niña querida, no sabes en quien crees. Ha habido muchos cristos. ¿En cuál de todos crees?» «Yo sé en cual creo --contestó la niña--. Creo en el Cristo que resucitó de entre los muertos.»

Jesús está vivo (Lucas 24:1-12). Tu vida eterna depende de ello. --Henry Bosch

LA RESURRECCIÓN DE CRISTO ASEGURÓ LO QUE EL CALVARIO LOGRÓ.

 

Cómo deshacerse del pastor

Los ancianos que gobiernan bien sean considerados dignos de doble honor. . . . --1 Timoteo 5:17.

Un líder cristiano contó la historia de los miembros de una iglesia que fueron a pedir consejo. Querían saber cómo podían deshacerse de su pastor. El hombre, percibiendo que no estaban siendo justos, les hizo las siguientes sugerencias:

  1. Miren a su pastor directamente a los ojos cuando esté predicando y digan «¡amén!» de vez en cuando. Se matará predicando.
  2. Con palmaditas en la espalda díganle que sus argumentos fueron buenos. Se matará trabajando.
  3. Dediquen de nuevo sus vidas a Cristo y pídanle a su pastor que les dé algo que hacer. Se morirá de un ataque al corazón.
  4. Reúnan a la congregación para orar por él. Pronto se convertirá en un pastor tan eficaz que una iglesia más grande se los arrebatará de las manos.

Si tu pastor predica la Palabra de Dios fielmente y trata de vivir una vida ejemplar, haz todo lo que puedas para apoyarle y estimularle. Por supuesto, ningún pastor es perfecto, y a veces habrá que reprenderle con amor (1 Timoteo 5:20). Pero un pastor tiene una gran responsabilidad (Hebreos 13:17), y una persona de Dios fiel es digna de amor y respeto y de un generoso apoyo económico (1 Timoteo 3:1; 5:17, 18).

A propósito, ¿cuándo fue la última vez que le dijiste a tu pastor: «Doy gracias a Dios por usted y por todo lo que ha hecho por mí?» --Richard De Haan

UN PASTOR GUÍA MEJOR CUANDO SU GENTE LO APOYA.

 

Epitafio

. . . Aunque Juan no hizo ninguna señal, sin embargo, todo lo que Juan dijo de éste era verdad. --Juan 10:41.

Juan el Bautista había muerto al menos dos años atrás, y el recuerdo de su ministerio se había empezado a desvanecer. Así sucede cuando una figura pública deja el escenario y queda opacada por un sucesor más ilustre.

Mientras las multitudes se reunieron alrededor de Jesús cerca del lugar adonde Juan había enseñado, recordaron la vida y las palabras del bautista: «Aunque Juan no hizo ninguna señal, sin embargo, todo lo que Juan dijo de éste era verdad» (Juan 10:41).

Igual que Juan, nosotros no tenemos que hacer milagros para hablar a la gente de Jesús. Podemos contar lo que hemos aprendido de Él de la Biblia, lo que Él ha hecho para cambiar nuestros corazones y vidas, y lo que ha hecho por los demás. Si transmitimos fielmente las buenas nuevas sobre Jesús habremos servido bien nuestro propósito en la vida.

Incluso mucho después de que hayamos muerto, nuestras palabras podrían llegar a la mente de aquellos a quienes hemos testificado y ser el medio de llevarlos a la fe en el Señor Jesús. Igual que la semilla que se entierra en el suelo, la Palabra de Dios que hemos sembrado puede permanecer latente durante muchos años y luego brotar a la vida eterna.

Es un gran epitafio para la vida de uno: «No hizo milagros, pero todo lo que dijo de Jesús era verdad.» --David Roper

ANDAR CON CRISTO DEJA HUELLAS QUE OTROS PUEDEN SEGUIR.

 

La tormenta

Por tanto, cualquiera que oye estas palabras mías y las pone en práctica, será semejante a un hombre sabio que edificó su casa sobre la roca. --Mateo 7:24.

Neal Beidleman sobrevivió la fatal expedición de 1996 en la cual ocho alpinistas murieron en el monte Everest. Algunos de ellos habían pagado $65.000 por la oportunidad de escalar el pico más alto del mundo. Cuando evaluaron lo que salió mal, Beidleman dijo: «Las tragedias y los desastres . . . no son resultado de una sola decisión, de un solo acontecimiento ni de un solo error. Son la culminación de cosas en tu vida. Pasa algo y eso se convierte en un catalítico para todo lo que has arriesgado.»

En el Everest, ese «algo» fue una feroz tormenta invernal. Según el periodista Todd Burgess: «De no haber sido por la tormenta, los alpinistas podrían haberse salido con la suya al correr tantos riesgos. Pero la tormenta sacó a flote sus debilidades.»

Las cosas que están en riesgo hoy en nuestras vidas --cosas de indiferencia o desobediencia espiritual-- pueden abrumarnos cuando vienen las tormentas. Jesús contó una historia de los edificadores necios y sabios para resaltar la importancia de la obediencia a sus palabras (Mateo 7:24-27). Dijo: «Por tanto, cualquiera que oye estas palabras mías y las pone en práctica, será semejante a un hombre sabio que edificó su casa sobre la roca» (v.24).

La obediencia a Cristo no elimina las tempestades de la vida, pero sí determina si caemos o permanecemos de pie en la tormenta. --David McCasland

LAS TORMENTAS DE LA VIDA REVELAN LA FORTALEZA DE NUESTRA FE.

 

Nuestro lugar de refugio

. . . en la sombra de tus alas me ampararé hasta que la destrucción pase. --Salmo 57:1.

Se cree que David escribió el Salmo 57 mientras huía del rey Saúl, quien sentía odio en su corazón por el antiguo pastorcito. David se metió en una cueva y apenas pudo escapar de su perseguidor. Se mantuvo seguro temporalmente, pero la amenaza seguía.

Todos hemos pasado por eso. Tal vez no en una cueva, pero sí hemos sido perseguidos por algo que trae temor a nuestros corazones. Quizás sea la profunda tristeza que le sigue a la muerte de un ser querido. Tal vez sea el temor de un futuro desconocido. O podría ser una enfermedad física opresora que no desaparece.

En tales circunstancias, Dios no siempre elimina la dificultad, pero está presente para ayudarnos. Nos gustaría que nos arrebatara y nos transportara rápidamente a un lugar seguro, así como David debe haber deseado un final rápido a la persecución de Saúl. Suplicamos a Dios que detenga el dolor y haga que el camino al mañana sea suave y derecho. Le rogamos que elimine nuestra lucha. Pero la dificultad sigue. Es entonces cuando tenemos que refugiarnos en Dios como lo hizo David. Mientras se ocultaba en aquella cueva dijo: «En la sombra de tus alas me ampararé hasta que la destrucción pase» (Salmo 57:1).

¿Estás en medio de problemas? Refúgiate en el Dios Altísimo. --Dave Branon

APRENDEMOS LA LECCIÓN DE LA CONFIANZA EN LA ESCUELA DE LAS PRUEBAS.

 

Recorrido de salmón

Venid a mí, todos los que estáis muy cansados y cargados, y yo os haré descansar. --Mateo 11:28.

Los salmones me fascinan. Todos los meses de agosto recorro unos cuantos kilómetros en dirección norte desde mi casa en Idaho para observarlos hacer su penoso recorrido por las últimas etapas de su desove hasta los bancos de arena junto al lago Creek. Siempre pienso en la larga jornada que han llevado a cabo.

Unos meses antes salen del océano Pacífico y empiezan su largo recorrido subiendo por diferentes ríos hasta llegar al lago Creek: una trayectoria de más de 1.100 kilómetros.

Llevados por el instinto, nadan contra las corrientes, suben por cascadas y les dan la vuelta a las presas hidroeléctricas. A pesar de las águilas, los osos y muchos otros depredadores, luchan por llegar a los fondos donde ponen sus huevos.

Su recorrido me recuerda la trayectoria humana. Nosotros también tenemos un instinto que nos lleva a casa. «Existe en la mente humana, y realmente por instinto natural, un sentido de Deidad» --dijo Juan Calvino. Nacemos y vivimos con el propósito expreso de conocer y amar a Dios. Él es la fuente de nuestra vida, y nuestros corazones no descansan hasta que llegan a Él.

¿Estás inquieto hoy, llevado por el descontento y con un anhelo de ese evasivo «algo más»? Jesucristo es la fuente y satisfacción de todo lo que buscas. Acude a Él hoy y encuentra reposo para tu alma (Mateo 11:28). --David Roper

NUESTROS CORAZONES NO DESCANSAN HASTA QUE ENCUENTRAN SU DESCANSO EN CRISTO.

 

El sueño del artista

. . . tú fuiste inmolado, y con tu sangre compraste para Dios a gente de toda tribu, lengua, pueblo y nación. --Apocalipsis 5:9.

Rita Snowden escribió un libro en 1937 titulado If I Open My Door [Si abro la puerta]. En el mismo describió una congregación que estaba pensando edificar un nuevo lugar de adoración. En el centro del santuario habría un vitral representando a niños adorando a Jesús.

La congregación empleó a un artista para que pintara un cuadro del propuesto vitral. Él realizó la tarea, y esa noche soñó que escuchó un ruido en su estudio. Fue a investigar y vio a un extraño alterando su cuadro. El artista gritó: «¡Detente! Lo vas a arruinar!» Pero el extraño contestó: «Tú ya lo arruinaste.» El intruso entonces explicó que los rostros de los niños eran todos de un solo color, pero él estaba usando muchos colores. Cuando el intruso dijo que quería que vinieran a él niños de todas las naciones y razas, el artista se dio cuenta de que estaba conversando con el mismo Jesús.

En un mundo adonde las diferencias raciales a menudo llevan a la separación y el conflicto, es imperioso que los cristianos trabajen por la unidad y la paz. Jesús fue a la cruz para dar salvación a personas de todas las naciones (Apocalipsis 5:9). Nuestro testimonio y nuestra comunión deben ir más allá de las fronteras que históricamente han dividido a la familia humana (Romanos 1:16; Gálatas 3:28).

¿Reflejamos el amor de Jesús por todo el mundo? --Vernon Grounds

JESÚS AMA A TODO EL MUNDO, NO SÓLO A LOS QUE SE PARECEN A TI.

 

Envejece con gracia

Te alabaré, porque asombrosa y maravillosamente he sido hecho. . . . --Salmo 139:14.

Mucha gente trata de revertir el proceso de envejecimiento. Los que tienen arrugas se hacen cirugía plástica facial, mientras que otros se ponen inyecciones para quitar las líneas faciales no deseadas. Detrás de esta tendencia actual está la teoría de que un rostro que envejece no es aceptable.

Pero no todo el mundo piensa igual. A una mujer anciana que fue entrevistada en la televisión le preguntaron: "¿A usted le gusta su cara?" Ella contestó con convicción: "¡Me encanta mi cara! Es la cara que Dios me dio y la acepto gozosamente."

En el Salmo 139, David expresó la convicción de que todo su ser estaba hecho por Dios, y por tanto era digno de ser aceptado. Él oró así: "Te alabaré, porque asombrosa y maravillosamente he sido hecho" (v.14). También creía que Dios había diseñado todos los días de su vida (v.16).

En vez de pelear una batalla que vamos a perder contra nuestra apariencia juvenil que va desapareciendo, debemos concentrarnos en cultivar cualidades internas que duren para siempre. Un atributo clave es una vida de fe en Dios, el cual asegura a su pueblo: "Aun hasta vuestra vejez . . . y hasta vuestros años avanzados, yo os sostendré" (Isaías 46:4).

Myron Taylor escribió: "El tiempo puede arrugar la piel, pero la preocupación, el odio y la pérdida de ideales arrugan el alma." A medida que aceptemos con gracia el paso de los años, Dios suavizará las arrugas de nuestras almas. --Joanie Yoder

CUANDO DEJES QUE EL AMOR DE DIOS LLENE TU CORAZÓN SE VERÁ EN TU ROSTRO.


Google
Web Busca en nuestra página
 

 

Devocionales

                     Sección 26

En esta sección te presentamos varias lecturas devocionales.

La realidad de la resurrección
Cómo deshacerse del pastor
Epitafio
La tormenta

Nuestro lugar de refugio
Recorrido de salmón
El sueño del artista
Envejece con gracia

                      Nota

Estas lecturas te  invitarán  a la meditación y reflexión.

Si tienes lecturas devocionales, envíalas a través de nuestro correo electrónico. Prometemos publicarlas y darte el crédito correspondiente.

                                   ::  Portada   ::      ::   Anterior   ::      ::   Subir    ::      ::   Siguiente    ::

                                                            Copyright © Unidos en Cristo. All rights reserved. - Contáctenos si desea usar algún material de nuestro sitio web