Págs. 1  2  3  4  5  6  7  8  9  10  11  12  13  14  15  16  17  18  19  20  21 22 23 24 25 26 27 28

El evento principal

Y ahora, concebirás en tu vientre, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre Jesús. Lucas 1:31.

Durante la Gran Depresión que afectó a los Estados Unidos en los años treinta, una familia de la región del oeste medio tenía que esforzarse grandemente para poder llevar comida a la mesa. No tenían dinero para lujos.

Un día pusieron carteles por toda la ciudad anunciando la llegada de un circo. La entrada costaría $1. Un chico de dicha familia quería ir a ver el espectáculo, pero su padre le dijo que tendría que ganar el dinero por sí mismo. El jovencito nunca había visto un circo, por lo que trabajó febrilmente hasta que pudo comprar la entrada.

Un día llegó el circo, y el chico fue a ver a los actores y a los animales desfilar por la ciudad. Mientras miraba, un payaso se acercó a él bailando, y el chico le puso el boleto de admisión en las manos. Luego se paró en el borde de la acera y aplaudió a medida que pasaba el resto del desfile.

El muchacho corrió a su casa a contarles a sus padres lo que había visto y cuán emocionante era el circo. Su padre le escuchó, luego tomó a su hijo en brazos y le dijo: "Hijo, tú no viste el circo. Todo lo que viste fue el desfile."

Esa historia es una parábola de la Navidad. Mucha gente se emociona con las festividades, pero se pierden el evento principal. Durante esta temporada, recordemos lo que sucedió en un humilde establo de Belén y lo que significa para nosotros el nacimiento de Jesús. --HWR

Cristo es la razón de la celebración.

 

Una fe pequeña en un Dios grande

 Si tuviereis fe como un grano de mostaza, diréis a este monte: Pásate de aquí allá, y se pasará.... Mateo 17:20.

Fe: todos deseamos tener más, especialmente cuando tenemos problemas gigantescos. Sin embargo, la mayoría de nosotros practicamos mucho la fe. Nos sentamos en sillas sin probarlas antes; usamos hornos sin analizar cómo funcionan, entramos llaves en las puertas y esperamos que abran. No solemos ir por ahí quejándonos y diciendo: "¡Cómo me gustaría tener más fe en las sillas, los hornos y las llaves!" Dependemos de estos objetos porque los consideramos confiables, no porque hayamos desarrollado grandes sentimientos de confianza.

Jesús no dijo a sus discípulos: "Tened más fe en Dios." Sencillamente dijo: "Tened fe en Dios" (Mr. 11:22).

El maestro bíblico Stuart Briscoe escribe: "La fe sólo es tan válida como el objeto de ella. Usted puede tener una fe tremenda en una delgada capa de hielo y ahogarse.... Y podría tener muy poca fe en una capa de hielo muy gruesa y estar perfectamente a salvo."

Muchos cristianos tienen fe en su fe y no fe en Dios. Cuando pasan por pruebas agonizan para alcanzar una fe gigantesca. Pero Jesús enseñó que una fe del tamaño de un grano de mostaza es suficiente, si se siembra en el terreno de la grandeza de Dios.

¿Cuál es tu montaña hoy? Tan pronto siembres tu grano de mostaza de fe en Dios, tu montaña se convertirá en Su responsabilidadÉ y podrás descansar en Su fidelidad. --JEY

Ten fe en Dios, no fe en la fe.

 

El método del anzuelo

Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus É porque muchos falsos profetas han salido por el mundo. 1 Juan 4:1.

Usando una técnica de ventas nada ética llamada "el método del anzuelo", el comerciante atrae a los clientes a su tienda anunciando un producto muy conocido a un precio muy bajo. Sin embargo, cuando el comprador quiere adquirirlo se le dice que se ha terminado. El vendedor entonces trata de venderle una mercancía inferior en espera de obtener mayores ganancias. La marca de renombre sólo fue utilizada para conseguir que los clientes potenciales entraran en la tienda.

De igual forma, el maestro falso usa palabras bíblicas para captar el interés y conseguir que lo escuchen. Puede que hable de Cristo, la redención, la cruz y la resurrección, pero estos "confiables términos" no son más que un señuelo. El "vendedor" los usa para anunciar verdades que, por lo que a él respecta, "se han terminado". Cuando la persona interesada responde, se ve confrontada con creencias que son completamente contrarias a la Palabra de Dios.

Nunca te tragues el anzuelo de nadie sólo porque usa términos de la fe cristiana. Pídele al Espíritu Santo que te ayude a discernir si el orador es realmente fiel a la Biblia o no. Así no serás atrapado por maestros falsos que usan el método del anzuelo doctrinal para engañar a sus oyentes. --MRD II

El error a menudo se disfraza de verdad.

 

En busca de armonía

Os ruego, pues, hermanos, que no haya entre vosotros divisiones.... 1 Corintios 1:10.

Durante la temporada de Navidad, mi esposa y yo asistimos a la presentación del Mesías de Handel. Además de ser conmovidos por la fina producción de tan incitante música, también nos conmovió algo más. Después de la primera parte, el director principal se bajó de la plataforma y cedió la batuta a otro hombre que había dirigido esta producción anual durante muchos años.

No notamos cambio alguno. Con ambos directores, la calidad de la música fue muy alta.

Esto me puso a pensar: ¿Qué hubiese sucedido si algunos de los músicos hubiesen dicho: "Nos gusta más el primer director. No toquemos tan bien para éste." La majestuosa música se hubiese arruinado. En lugar de ello, los músicos se esforzaron igual para ambos.

Así debería suceder en la iglesia. Deberíamos esforzarnos lo mejor que podamos para la obra del Señor independientemente de quién sea nuestro líder, siempre y cuando, por supuesto, siga a Dios. Pero en muchas congregaciones hay una tendencia a seguir a un líder más que a otro, dividiéndose así la lealtad mientras se perjudica la efectividad de la iglesia.

Pablo les rogó a los corintios que evitasen las divisiones en base de las personalidades. Ese consejo aplica hoy también. A medida que servimos a Dios hemos de darnos cuenta de que no podemos lograr armonía hasta que no estemos completamente a tono con Cristo. --JDB

Estar a tono con Cristo mantiene la armonía en la iglesia.

 

El hermoso cristiano

Finalmente, sed É compasivos, amándonos fraternalmente, misericordiosos.... 1 Pedro 3:8.

Una vez leí el siguiente titular en un periódico: EL HERMOSO AMERICANO. El lugar de origen del artículo era Keren, Etiopía, y en él se citaba al gobernador general, quien dijo: "¿Por qué no nos envían más americanos como el señor Downey?" El funcionario, hablando con un reportero visitante, hizo una pausa y reformuló su pregunta: "¿Por qué no hay más seres humanos como él?"

El artículo entonces siguió explicando que el funcionario se estaba refiriendo a un ex soldado que tomó la iniciativa de construir un orfanatorio y un hospital en aquel menesteroso lugar. Por esto se le llamó "el hermoso americano", lo cual era una gran galantería.

Un honor aún mayor es ser llamado "hermoso cristiano". Por encima de todos los demás, los creyentes deberían ser las personas "verdaderamente hermosas". Hemos de caracterizarnos por cualidades como la benignidad, la compasión, el amor, la misericordia y la cortesía (1 P. 3:4, 8). Hemos de ser "hermosos" porque devolvemos bendición por mal (v. 9), procuramos la paz (v. 11), y estamos dispuestos a "padecer por causa de la justicia" (v. 14).

Cuando los demás te ven, ¿ven un reflejo del amor de Cristo en ti? Debido a tu fidelidad, ¿se podría decir que eres un "cristiano o una cristiana hermosa"? --RWD

Las personas más hermosas reflejan a Cristo.

 

Un insulto a Dios

el que no cree a Dios, le ha hecho mentiroso.... 1 Juan 5:10.

 

Hace varios años me telefoneó una mujer que estaba sumamente perturbada. Me dijo que estaba al borde de un colapso nervioso. Aparentemente ella se había apartado del Señor, pero ahora había vuelto a Él y realmente quería hacer su voluntad. Sin embargo, los recuerdos de sus días de extravío espiritual seguían persiguiéndola. Por alguna razón, no podía aceptar el hecho de que Dios había perdonado sus pecados, y no tenía paz ni gozo. Pero lo peor de todo era que, con su actitud, le estaba diciendo a Dios: "No te creo. ¡No es cierto lo que dices!"

Yo le dije: "Supón que una de tus mejores amigas, por descuido, te rompe una pieza de tu mejor vajilla. Lamentándolo mucho, te pide sinceras excusas por no ser más cuidadosa. Tú le aseguras que no le guardarás rencor por eso. Ahora, ¿qué pensarías si cada vez que ves a esa persona ella recordase cuán necia fue y te pidiese perdón de nuevo? Después de un tiempo, probablemente te exasperarías y le dirías: "Oye, olvídate del asunto. Te he perdonado de corazón y ¡no quiero que vuelvas a mencionar eso!""

Dios también es fiel a su Palabra, porque promete limpiarnos cuando reconocemos nuestras faltas. Por tanto, confiesa tus pecados al Señor. Luego, cree que Él te ha perdonado. --RWD

 

Una vez le has entregado a Dios tus pecados, no trates de quitárselos de nuevo.
 

 

Cuando lo correcto parece incorrecto

Hay camino que al hombre le parece derecho; pero su fin es camino de muerte. Proverbios 14:12.

Cuando la multitud corre en dirección contraria, es difícil ser el chiflado que corre en la dirección correcta. La mayoría de los participantes en una carrera a campo traviesa de 10.000 metros realizada en California pensaron que Mike Delcavo iba en dirección contraria. Delcavo insistía en hacer señas a los otros 127 corredores para que le siguiesen, pero sólo 4 creyeron que él había dado el giro correcto, el giro en el que se equivocaron todos los demás competidores.

Cuando le preguntaron acerca de su reacción a la decisión que tomó a mitad de camino de no permitir que la multitud determinase su rumbo, Mike respondió: "Ellos pensaron que era raro que yo fuese en la dirección correcta."

Los paganos del primer siglo reaccionaron de la misma forma al cambio en el estilo de vida de sus vecinos cristianos. El apóstol Pedro dijo: "A éstos les parece cosa extraña que vosotros no corráis con ellos en el mismo desenfreno de disolución, y os ultrajan" (1 P. 4:4). Los que no son cristianos siguen pensando que los seguidores de Jesucristo van en dirección contraria. Pero en realidad, los creyentes van camino a la corona de vencedor y al hogar celestial (2 Ti. 4:7, 8).

La ruta que escogen los que no son cristianos les puede parecer derecha, pero conduce a la eterna perdición. Sigue en la senda correcta, no importa cuántos vayan en la otra dirección. --VCG

 

Es mejor estar en lo correcto que ser popular.


Google
Web Busca en nuestra página
 

 

Devocionales

                     Sección 22

  En esta sección te presentamos varias lecturas devocionales

  El evento principal
 
Una fe pequeña en un Dios grande
 
El método del anzuelo
 
En busca de armonía
 
El hermoso cristiano
 
Un insulto a Dios
 
cuando lo correcto parece incorrecto

                     Nota

Estas lecturas te  invitarán  a la meditación y reflexión.

Si tienes lecturas devocionales, envíalas a través de nuestro correo electrónico. Prometemos publicarlas y darte el crédito correspondiente.

                                   ::  Portada   ::      ::   Anterior   ::      ::   Subir    ::      ::   Siguiente    ::

                                                              Copyright Unidos en Cristo. All rights reserved. - Contáctenos si desea usar algún material de nuestro sitio web