Págs. 1  2  3  4  5  6  7  8  9  10  11  12  13  14  15  16  17  18   19  20  21 22 23 24 25 26 27 28

Abandonado a Dios

Con mi voz clamé a Dios, a Dios clamé  y él me escuchará. Salmo 77:1.


Walter Cizsek, un cristiano en la antigua Unión Soviética, fue encarcelado y torturado por su fe en Cristo. Lo obligaron a tomar una decisión que le desgarró el alma: la cooperación o la ejecución. ¿Cooperar con mentirosos y asesinos? ¡Jamás! Pero, ¿sufrir una muerte agonizante? ¿Cómo podía él soportar eso?

Cuando estaba a punto de perder su fe en Dios, Walter comenzó a orar desesperadamente. A la larga pudo abandonarse completamente a la voluntad del Padre. Escribió que la voluntad de Dios no estaba "por ahí en alguna parte, sino en las situaciones en las cuales me encuentro. Lo que Dios quería era que yo aceptase esas situaciones de sus manos, que soltase las riendas y me colocase enteramente a su disposición". Con el poder de su gracia pudo hacer justamente eso.

¿Te has sentido alguna vez abandonado por Dios? ¿Te has sentido alguna vez como el salmista, que clamó en desesperación: "¿Ha olvidado Dios el tener misericordia? ¿Ha encerrado con ira sus piedades?" (Sal. 77:9). La aflicción del salmista se alivió cuando recordó y meditó en las maravillosas obras de Dios y se dio cuenta de que Él tiene total control (vv. 10-20).

A medida que "soltamos las riendas" y nos colocamos enteramente a disposición de Dios, nuestros sentimientos de estar abandonados por Dios se desvanecerán. -VCG

Nadie que se abandone a Dios se sentirá abandonado por Dios.

 

El árbitro

Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día.... 2 Timoteo 4:8.


En su libro en inglés Men At work [Hombres trabajando], el columnista George Will menciona la firme rectitud que muestran los árbitros de béisbol. Escribe él: "La firmeza no es suficiente sino necesaria. Una vez, cuando Babe Pinelli eliminó a Babe Ruth [uno de los más grandes jugadores de béisbol norteamericano de todos los tiempos] de la oportunidad al bate por tres intentos fallidos, Ruth respondió con un razonamiento erróneo (como hacen los populistas) tomando números en bruto para argumentar un asunto: "Aquí hay 40.000 personas que saben que esa fue una bola, no un intento fallido, cabeza de chorlito." Pinelli contestó con el señorío comedido de un John Marshall: "Es posible, pero la mía es la única opinión que cuenta.""

El apóstol Pablo sabía que al final de nuestros días sólo una opinión importará: la del Árbitro máximo, el "Juez justo" ante quien jugamos el partido de la vida (2 Ti. 4:8).

Cuando escribía su segunda carta a Timoteo, Pablo se encontraba sentado en un calabozo frío y húmedo. Igual que un atleta que había empleado su fortaleza en ganar un premio, Pablo había perseverado. Durante sus treinta años de ministerio, mil voces lo habían apremiado a hacer trampa en la carrera, a tirar la toalla, a contemporizar su fe. Pero Pablo había decidido que no prestaría atención a las voces de la multitud. Sólo tenía un Juez a quien agradar. Estaba preparado para encontrarse con el Árbitro del universo.

¿Estás preparado tú también para encontrarte con Él? -HWR

El veredicto de Dios es el que cuenta.

 

Un mañana cerrado

Porque por fe andamos, no por vista. 2 Corintios 5:7.


A menudo deseamos poder ver lo que nos espera a la vuelta de la esquina de la vida. Así podríamos prepararnos para ello, controlarlo o evitarlo.

Una persona sabia ha dicho: "Aunque no podemos ver lo que hay a la vuelta de la esquina, ¡Dios sí puede!" ¡Cuánto mejor y más tranquilizador es!

Hace poco mi nieta Emily, de diez años de edad, y yo estábamos hirviendo unos huevos para el desayuno. Mientras contemplábamos el agua hirviendo y nos preguntábamos cuánto tiempo tardarían para estar justo en su punto, Emily dijo: "¡Qué pena que no podamos abrirlos para ver cómo van!" Y yo estuve de acuerdo. Pero eso hubiese estropeado los huevos, por lo que no tuvimos más remedio que confiar en adivinar, sin ninguna garantía en los resultados.

Comenzamos a hablar acerca de otras cosas que nos gustaría ver pero que no podemos, como el mañana. Es una lástima que no podamos abrir el mañana, dijimos, para ver si será como nos gustaría que fuese. Pero entrometernos con el mañana antes de tiempo, al igual que abrir un huevo parcialmente cocido, estropearía tanto el hoy como el mañana.

Puesto que Jesús ha prometido cuidar de nosotros cada día -y eso incluye el mañana- podemos vivir por fe una día a la vez (Mt. 6:33, 34).

Emily y yo decidimos dejar el mañana seguro en las manos de Dios. ¿Y tú? -JEY

Sólo encontrarás problemas si te agitas por el mañana.

 

Estropeado pero mejor

... me gozo en las debilidades,  porque cuando soy débil, entonces soy fuerte. 2 Corintios 12:10.


Algunas personas son como mi pequeño auto gris: estropeados constantemente.

En los cinco años que hace que tengo este auto compacto he tenido que llevarlo al taller cuatro veces. Algunos autos no van ni una sola vez al mecánico en toda su vida, pero éste no parece poder mantenerse alejado del taller. En ocasiones diferentes ha sido aplastado en tres ángulos, y recientemente alguien chocó otra vez contra uno de esos ángulos.

En un sentido, el auto está en mejores condiciones por los éxitos que ha tenido cuando ha recibido golpes. Tiene muchas piezas de menos de cinco años de antigüedad, lo que hace partes del auto más nuevas que su edad cronológica.

Según Santiago 1:2-4, la gente que parece ser "estropeada" más que las demás podrían estar en mejores condiciones por ello. Aunque ninguno de nosotros querría tener problemas ni los procuraría, las Escrituras indican que nuestras luchas nos hacen más fuertes.

Veamos el ejemplo de Pablo en 2 Corintios 11. Pablo da una lista de cosas malas por las que ha tenido que pasar para servir a Dios. Luego, en el capítulo 12, menciona el "aguijón en la carne" que le afligía. Pablo no estaba quejándose. Estaba señalando que la fortaleza de Dios se destaca mejor cuando somos más débiles.

Al igual que Pablo, cuando seamos estropeados, busquemos las formas en que Dios nos ha hecho mejores. -JDB

Dios permite pruebas en nuestras vidas, no para perjudicarnos, sino para mejorarnos.

 

El último himno del abuelo

Y cuando hubieron cantado el himno, salieron al monte de los Olivos. Mateo 26:30.


Cuando nuestro Señor hacía frente a la terrible expectativa de la muerte en la cruz concluyó el primer culto de Santa Cena cantando un himno. Con esto mostró que los creyentes pueden enfrentar el "último enemigo" con una confianza llena de paz cuando tienen fe en Dios y en su gracia sustentadora.

Recuerdo escuchar a mis padres contar acerca de los últimos momentos de mi abuelo Bosch en esta tierra. El abuelo había estado sufriendo de una grave enfermedad cardíaca, y a pesar de los mejores esfuerzos de los médicos por aliviar su condición, empeoraba fijamente cada vez más. Después de tres angustiosos días y noches, se dio cuenta de que la muerte estaba cerca.

Llamando a sus hijos a su lado les habló amorosamente a cada uno de ellos. Luego dijo: "Separémonos con un himno." Su debilitada voz temblaba a medida que cantaba el conocido himno de Edward Mote:

Mi esperanza está cifrada
En la sangre y justicia de Cristo
Su voto, su pacto, su sangre
En su anegador torrente me afirmo
Cuando todo lo que rodea mi alma cede
Él es mi sola esperanza y apoyo
Cristo, la eterna Roca me sostiene
Cualquier otro fundamento se hunde.

 

Amigo del solitario

vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí. Gálatas 2:20.


Grabadas sobre una tumba se leían unas palabras que tocaron el corazón del escritor Max Lucado. El epitafio no daba las fechas de su nacimiento ni de su muerte. Sólo incluía su nombre, los nombres de sus dos esposos, y esta melancólica mini biografía:

DUERME, PERO NO DESCANSA

AMÓ, PERO NO FUE AMADA,

TRATÓ DE AGRADAR, PERO NO AGRADÓ,

MURIÓ COMO VIVIÓ: SOLA.

Esas palabras se pueden aplicar a las vidas de multitudes de personas infelices que se sienten solas y no amadas. Puede que estas personas traten de acercarse a otros y hacer amigos, pero sus mejores esfuerzos muchas veces son inútiles.

El evangelio tiene un mensaje para cualquiera de nosotros que, como esa mujer, se sienta pertenecer a esa frustrada legión de personas solitarias y no amadas. Son las buenas nuevas acerca del Amigo que tiene tanto cuidado de nosotros que murió como nuestro sustituto en la cruz. Es sobre el Amigo que nos ama individualmente con un amor que nunca puede ser alienado, que permanece más cerca que un hermano, y que nos comprende perfectamente.

Ese Amigo es Jesús. Cuando por fe nos asimos de su mano, estirada y traspasada por clavos, quedamos empuñados por su amor, un amor que nunca nos soltará.

¿Le has pedido a Jesús que sea tu Amigo? -VCG

Aunque las amistades humanas puede a veces fallar, la amistad de Cristo siempre prevalecerá.

 

¿Adónde nos llevará la muerte?

Ya que el aguijón de la muerte es el pecado mas gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo. 1 Corintios 15:56, 57.


En el año 410 d.C. los bárbaros germanos conocidos como los godos saquearon la ciudad de Roma. Durante la invasión, muchos cristianos fueron muertos por métodos espantosos y crueles.

En medio de esta tragedia, el gran teólogo Agustín (354-430) escribió su obra clásica La Ciudad de Dios. Sus reflexiones, ahora con más de quince siglos de antigüedad, siguen siendo nuevas hoy día.

Agustín escribió: "El fin de la vida coloca a la vida más larga a la par con la más corta. La muerte se vuelve perversa sólo por la retribución que le sigue. Entonces, aquellos destinados a morir no necesitan indagar acerca de cuál muerte han de sufrir, sino a qué lugar los introducirá la muerte."

Para aquellos que confían en Cristo, la muerte no es un policía que nos arrastra a un tribunal, sino un siervo que nos transporta a la presencia de un amoroso Amo. El apóstol Pablo comprendió esto porque él veía la vida y la muerte desde la perspectiva de Cristo. Puesto que sabía dónde lo llevaría la muerte, podía declarar osadamente: "Sorbida es la muerte en victoria" (1 Co. 15:54).

Todo cristiano debería mostrar la misma valentía. Por la muerte y resurrección de Jesucristo, nosotros, los que hemos depositado nuestra fe en Él, podemos mirar la muerte no como un punto sino como una coma que precede a una gloriosa eternidad con nuestro Señor. -HWR

La muerte no es un punto sino únicamente una coma.

 

Pesca de supermercado

desde ahora serás pescador de hombres. Lucas 5:10.


¿Algunas vez has hecho tus compras del supermercado corriendo a toda prisa y orando para no encontrarte con alguien conocido porque vas muy apurada como para detenerte? Yo sí. Y sin embargo, deberíamos estar siempre disponibles para las oportunidades que Dios nos da de testificar.

La escritora Gladys Hunt ha escrito: "Cuando Jesús andaba por el mar de Galilea llamó a simples pescadores y les dijo: "Venid en pos de mí, y os haré pescadores de hombres" (Mt. 4:19). Ellos dejaron sus redes y le siguieron. Estos hombres conocían la emoción de pescar. Y sabían que Jesús los podía involucrar en algo mucho mayor que pescar peces. Nuestro problema radica en que hemos olvidado la emoción de pescar, si es que verdaderamente la conocimos un día."

Si hemos de experimentar el gozo de "pescar" personas para Cristo debemos estar en medio de ellos y ofrecerles una amistad sincera. Pero por importante que sea testificar, no te hagas amigo de alguien sólo para testificar; más bien, testifica porque eres amigo. Alguien ha dicho: "¡A la gente no le importa lo mucho que sabes hasta que no saben lo mucho que te importan!"

¿Tienes que hacer compras hoy? Busca oportunidades para testificar. El gozo de una pesca podría estar en el pasillo siguiente. -JEY

Si no estás buscando oportunidades para testificar
nunca las encontrarás.


Google
Web Busca en nuestra página
 

 

Devocionales

                     Sección 19

  En esta sección te presentamos varias lecturas devocionales

  Abandonado a Dios
 
El Árbitro
 
un mañana cerrado
 
Estropeado pero mejor
 
El último himno del abuelo
 
Amigo del solitario
 
¿Adónde nos llevará la muerte?
 
Pesca de supermercado

                     Nota

Estas lecturas te  invitarán  a la meditación y reflexión.

Si tienes lecturas devocionales, envíalas a través de nuestro correo electrónico. Prometemos publicarlas y darte el crédito correspondiente.

                                   ::  Portada   ::      ::   Anterior   ::      ::   Subir    ::      ::   Siguiente    ::

                                                          Copyright Unidos en Cristo. All rights reserved. - Contáctenos si desea usar algún material de nuestro sitio web