Págs.

Bosquejos

 

LA CREACIÓN

Génesis 1:1–26

Está ante nosotros una obra de maravillosa variedad.

¿Siempre existió? ¿tuvo un principio? Si lo tuvo ¿quién es el autor?

¿Con qué fin fue creada? Sólo la Biblia contesta estas interrogaciones.

I.     LA CREACIÓN TUVO UN PRINCIPIO

La Biblia comienza con notas sencillas pero sublimes: “En el principio”.

Moisés no argumenta para probar la existencia de Dios.

Es postulado lógico y evidente que no hay creación sin creador.

No puede haber orden ni combinación alguna sin una inteligencia.

Si hay un pensamiento debe haber un pensador. Esto es lógico.

II.     LA CREACIÓN TUVO UN AUTOR

“Creó”. El atributo de crear es exclusivo de Dios.

El hombre puede transformar, combinar, pero jamás podrá crear.

Los movimientos ordenados de la misma tierra o naturaleza nos hablan de un Dios omnipotente y omnisciente.

La Biblia no nos dice cómo van los cielos sino cómo ir al cielo.

III.     LA CREACIÓN MANIFIESTA EL AMOR DE DIOS

Había en Dios la necesidad de expresarse, de amar y ser amado.

¿Qué es el hombre? un pecador, mas Dios revela su gran bondad.

La Creación es la primera revelación de Dios. (Sal. 19:1; Rom. 1:20).

Desde el principio ya actuaron las tres personas de la Trinidad.

1. Dios-Padre (v. 1) 2. Dios-Hijo (Jn. 1:1) 3. Dios-E. Santo (v. 2).

IV.     LA CREACIÓN NOS CONDUCE A LA REDENCION

La Creación forma un contraste con la condición actual del mundo.

Tierra, teatro de iniquidades, morada de dolor, reino del pecado.

¿Qué sucedió? El hombre se rebeló contra Dios, se hizo pecador.

¿Entonces? “Dios de tal manera nos amó, que ha dado a su Hijo …”

Así como la Creación necesitó un Creador para que existiese, así también todo pecador necesita de un Salvador. (Jn. 3:16-21).

¡Qué maravillosa es la Creación! mas ¡oh, qué asombrosa es la gran redención obrada por Jesucristo!

 

 

EL RÍO DE DIOS

Génesis 2:8–14

Ya el Salmista, (46:4) cantó acerca de un río que alegraba la ciudad de Dios.

Ese río del Edén que se repartía en cuatro ramales es figura del evangelio.

PISÓN “libertad”; GIHÓN “plenitud”; HIDEKEL “rapidez”; EÚFRATES “dulzura”.

Cada uno de estos significados los alcanzamos en Cristo Jesús.

I.     EL ORIGEN DE ESTE RÍO

Salía del Edén; región mesopotámica llena de hermosura y riqueza.

De ahí el significado de EDÉN, “delicia”, “paraíso en la tierra”.

Ez. 47:12, sale del santuario y en Apoc. 22:1, del trono de Dios.

Ese río nos habla de un país, de otra manera no hablaría de un RIO.

Jehová en el Antiguo Testamento “es fuente de agua viva” (Jer. 2:13; Is. 12:3).

Jesús en el Nuevo Testamento dijo: “… venga a mí y beba” (Juan 7:37-39).

Si lo seco es esterilidad y muerte, manantial es fructuosidad y vida.

II.     EL CURSO DEL RÍO

Dondequiera que Dios vaya, está el río de bendición y gracia.

Ese río ha seguido a través de Enoc, Noé, Abraham, Isaac, Jacob, José, etcétera.

Fertilizándolo todo, así como el río del Edén fertilizó la Creación.

Israel mismo vino a ser un manantial para todo el mundo. (Juan 4:22).

Aunque el pecado ha hecho mudar sus cauces, el río siempre ha seguido.

Pablo comenta Ex. 17:6, diciendo que aquella piedra era Cristo. (1 Cor. 10:4).

III.     LA GRANDIOSIDAD DEL RÍO

Al entrar el pecado en el EDÉN el hombre fue expulsado de allí. (3:24).

La espada encendida tiene que ser afrontada y su justicia satisfecha.

El manantial abierto, fue por la herida que recibió Jesús. (Zac. 13:1).

El árbol no produce fruto para provecho propio: lo da.

Un árbol junto a un río siempre producirá. (Sal. 1:3).

IV.     EL LECHO FINAL DEL RÍO

Apoc. 22:1-2, vemos que el río es limpio, de vida y resplandeciente.

Y en el v. 17: el Espíritu Santo y la iglesia invitan gratuitamente.

Para beber sólo se necesitan dos cosas: 1. Sentir sed y 2. Querer beber.

A quien de veras siente sed nadie tendrá que decirle que beba. (Mat. 5:6).

He aquí un EDÉN maravilloso a nuestro alcance si permitimos el río de Dios.

 

LA ENTRADA DEL PECADO

Génesis 3:1–24

La Biblia no se ocupa del origen del pecado sino de su introducción.

Sólo habla de un querubín lleno de sabiduría y belleza. (Ez. 28:12-15).

Un ser semejante al Altísimo que no cayó solo del cielo. (Is. 14:12-14).

Su nombre original era LUCIFER que significa, “luz de la mañana”.

Ahora es “serpiente”, que engaña; “Diablo” que calumnia, y “Satán” adversario.

Aquí tenemos sus agencias: Carne, Mundo y Satanás. (1 Jn. 2:16).

I.     LA TRIPLE ASTUCIA DEL DIABLO

1.     Como “serpiente” siempre insinúa dudas de lo que Dios dijo. (1)

2.     Como “diablo” calumnia acerca del castigo del pecado. (4)

3.     Como “satanás” ofrece deseable galardón, “seréis como Dios” (5)

Primero, quiere poner en duda la autoridad de la palabra de Dios.

Segundo, insinúa que si Dios es amor no tiene por qué negarles nada.

Tercero, que se convenzan de que la elevación humana es por esfuerzo propio.

No podemos negar que este infernal sistema continúa hasta hoy.

II.     LA TRIPLE RED DEL DIABLO

Para el cuerpo, “bueno para comer”, apetito del hombre natural.

Para el alma, “agradable a los ojos”, sentido estético de la vida.

Para el espíritu, “alcanzar la sabiduría” siendo como Dios (6)

En la tentación del Señor, (Mat. 4:3-9), se hallan las mismas redes.

Al dicho de Dios incredulidad y al hombre engaño y vanidad espiritual.

III.     EL TRIPLE RESULTADO DE OBEDECER AL DIABLO

Primero, sintieron vergüenza (7). El pecado les fue como una sombra.

Segundo, tuvieron miedo. Es el resultado de la falta de confianza.

Tercero, se escondieron (8). El que hace lo malo aborrece la luz. (Jn. 3:20).

Conocieron el mal sin poderlo evitar y el bien sin poderlo alcanzar.

Saber lo que soy no puede salvarme. Saber lo que es Dios sí. (Jn. 17:3).

IV.     TRIPLE CONSIDERACIÓN PARA LIBRARNOS DEL DIABLO

1.     Que el hombre tiene libre albedrío, puede escoger el bien y el mal.

2.     Que el hombre es responsable y tendrá que rendir cuentas. (Heb. 9:27-28).

3.     Que el hombre es débil dejándose llevar por el poder del mal.

Esencia del pecado es obrar según la voluntad humana aparte de Dios.

El hombre es cobarde no queriendo admitir que es un pecador.

En v. 21, hay una referencia a la muerte de Cristo. (Is. 61:10).

 

EL CAMINO DE ENOC

Génesis 5:21–24

ENOC significa “dedicado”. Así toda su vida fue dedicada a Dios.

La Biblia lo menciona en tres libros. Su generación fue mala (Gén. 6:2, 5).

En Gén. 5:24, vemos su PRACTICA: “Caminó, pues, Enoc con Dios.”

En Heb. 11:5, vemos su PRIVILEGIO: “tuvo testimonio de haber agradado a Dios”.

En Jud. 14-15, vemos su TESTIMONIO: “he aquí, vino el Señor …”

I.     ¿CÚANDO COMENZÓ ENOC A CAMINAR CON DIOS?

Al cumplir sesenta y cinco años nació Matusalén (vv. 21-22). Su nombre significa: “Al morir vendrá el diluvio.” Este nombre es cual profecía.

Fue un constante aviso viviendo 969 años; nos recuerda (2 Ped. 3:9-14).

Nuestro punto de partida es la CRUZ. Así lo creyó Enoc. (Heb. 11:5, 13).

Moisés habla de liberación, Pablo de perdón y Juan de limpieza y victoria.

En la CRUZ hallamos la comunión y es allí donde él nos sale al encuentro.

Si queremos seguir bien, debemos comenzar bien. (Amós 3:3).

II.     ¿CÓMO CONTINUAR EL CAMINO BIEN HASTA EL FIN?

En Hebreos 11:13, leemos que Enoc era extranjero y peregrino.

Si soy EXTRANJERO, el mundo me mira como crucificado. (Gál. 6:14).

Si soy PEREGRINO, el Señor me guiará “por sendas justas” (Sal. 23:3).

Nos enseña (Sal. 86:11), nos guía (Sal. 119:35), y Jesús certifica (Juan 16:13).

Leemos que Augusto, halló a Roma de ladrillo y la dejó de mármol.

Pero Enoc hizo mucho más que el emperador Augusto. (Prov. 16:32).

III.     LAS GLORIAS DE CAMINAR CON DIOS

Todas las biografías acaban con la trágica palabra “murió”.

ENOC es una excepción: la muerte no triunfó en la séptima generación.

Gén. 5:24, “DESAPARECIO” y en Heb. 11:5, “TRASPUESTO para no ver muerte.”

Pablo en Gál. 2:20, dice: “Ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí …”

Juan 5:24, “El que oye mi palabra … ha pasado de muerte a vida.”

¿Somos hallados? ¿Realmente desaparecimos del mundo? ¿Caminamos con Dios?

La gloria de caminar con Dios es cuando el yo humano se pierde. (Juan 3:30).

IV.     EL FIN DEL CAMINO CON DIOS

El sacrificio de Abel y el traslado de Enoc hablan de la vida de la iglesia.

La iglesia tuvo su base en la CRUZ. Cuando venga con sus millares, gozará de las bodas del Cordero antes de la gran tribulación.

En la CRUZ somos justificados de nuestros pecados. El nos redime.

En el arrebatamiento iremos a recibir al Señor en el aire. Glorificados.

 

LA VIDA DE NOÉ

Génesis 6:5–22

El v. 5 nos da un compendio del estado del mundo.

Noé en medio de toda corrupción procuró guiar a su familia.

La Biblia lo menciona en forma honorable “heredero de justicia”.

Heb. 11:7 y Gén. 6:9, es un oasis entre un desierto de maldad.

Justo ante los hombres; perfecto ante Dios; correcto consigo mismo.

Así revela su carácter personal y por Noé Dios provee un escape.

I.     NOÉ FUE EL ÚNICO EN UNA GENERACIÓN APÓSTATA

Hijos de Dios, son descendientes de Set, de profesión religiosa.

Hijos de los hombres, son descendientes de Caín, carnal y apóstata.

Esos casamientos mixtos fueron fuentes de corrupción.

Mujeres incrédulas, como madres, ejercían una influencia fatal.

Noé se destaca en su vida, en tales tiempos, por su disconformidad.

Su separación del mundo le libró a él y a los suyos. (Luc. 17:27).

II.     NOÉ SE PREPARÓ A PESAR DE NO TENER SEÑALES

En Heb. 11:7 leemos “de cosas que aún no se veían … preparó el arca”.

Ejerció su fe, preparándose de cosas aún invisibles.

La razón por la que se nos llama a dejar al mundo es su condenación.

Dijo: “Cristiana” (Peregrino), “Estamos en la ciudad de destrucción.”

La ciega filosofía dice: “¿dónde está la promesa …? (2 Ped. 3:4).

NOE da la espalda a irregularidades y ve por fe el futuro.

III.     NOÉ Y SU DOBLE PREDICACIÓN

Fue predicador de justicia (v. 3) y predicó preparando el arca.

Tenía fe práctica, debía hacer algo y lo hizo enseguida hasta el fin.

Para muchos, 120 años les habrá parecido el colmo de la fantasía.

Así es la fe válida, se separa del mundo y echa mano de la vida.

Esa ARCA es figura de Cristo, único medio de librarnos de perdición.

Debemos aceptar por fe lo que Dios ha dicho, y seremos salvos.

IV.     NOÉ Y LOS RESULTADOS DE SU ACCIÓN

No podemos condenar el mundo mientras estemos y seamos del mundo.

Estos están en el mundo, pero no son del mundo. (Juan 17:15).

Si queremos ayudar a otros debemos elevarnos de su nivel.

Noé les dejó tierras, riquezas e ideas. Luego Dios le dio todo.

Aquella mañana bajando del monte Ararat, todo era suyo. (Mat. 5:5).

Nadie pudo disputar sus títulos o escrituras. Era único heredero.

En Cristo Jesús somos hechos HEREDEROS DE SU GRACIA. (Ef. 1:11-14).

 

VIVIENDO A LA SOMBRA DEL ALTAR DE DIOS

Génesis 12:1–20, 13:1–4

El libro del Génesis nos muestra el fracaso del hombre.

Adán, con todas las ventajas físicas, morales y espirituales, fracasó.

Dios da un nuevo principio con Noé, y nuevamente caen en pecado.

La torre de Babel fue el reflejo del estado de aquel mundo.

Dios llama a Abraham a salir: de su tierra, nación y familia.

Y le promete bendición personal, familiar y a todas las naciones.

I.     ABRAHAM EDIFICÓ UN ALTAR (Génesis 12:8)

Abraham edifica dos cosas aquí, su tienda y un altar a Jehová.

TIENDA, nos recuerda que Abraham se consideró un peregrino.

ALTAR, que toda su vida dependía de Dios; profesión, fe, esperanza.

Para Abraham el altar fue un lugar de revelación, sacrificio,

comunión y consagración. Todo eso es la CRUZ para nosotros.

En Cristo hallamos revelación, sacrificio, comunión y consagración.

II.     ABRAHAM ABANDONÓ EL ALTAR (Génesis 12:10)

No fue el altar el que abandonó a Abraham, sino Abraham al altar.

Es posible que hubiese hambre en Canaán, pero no cerca del altar,

Dios nos promete lo necesario. ¿Qué haríamos con más? ¿Seríamos fieles?

Yéndose a Egipto obró por su propio juicio sin el consejo divino.

Abraham olvidó que LO POCO DE CANAÁN ES MEJOR QUE LA ABUNDANCIA DE EGIPTO.

III.     CONSECUENCIAS DEL ABANDONO DEL ALTAR

El problema de una esposa hermosa, la mentira y el bochorno.

Egipto podría tratarle bien de momento pero poco le duró. (v. 16).

¡Cuán amargo es alejarse de la sombra del altar! (Is. 31:1-3).

Hay jóvenes que descienden a Egipto uniéndose con infieles.

Mejor es quedarse para vestir santos que desnudar a un demonio.

LO POCO DE CANAÁN ES SIEMPRE MEJOR QUE LA ABUNDANCIA DE EGIPTO.

IV.     ABRAHAM REGRESÓ AL ALTAR (Génesis 13:1-4)

No fue obstinado, no se quedó en Egipto, reconoció su falta.

Volvió adonde había estado antes el altar, al mismo lugar.

No leemos que en Egipto Abraham tuviera revelación, sacrificio, comunión y consagración. Volvamos nosotros al pie de la CRUZ.

Porque LO POCO DE CANAÁN ES MEJOR QUE LA ABUNDANCIA DE EGIPTO. (Sal. 37:25).

 

EL SACRIFICIO DE ISAAC

Génesis 22:1–19

Isaac, hijo de la promesa, fue víctima de su medio hermano Ismael.

Es pues tipo de todos los hijos de la promesa. (Gál. 4:28-29).

Esto no es un incidente aislado sino un eslabón de la cadena divina.

Dios quiso restablecer, por medio de Abraham, el orden perdido.

Abraham, no sólo fue escogido para que surgiera un pueblo peculiar.

Desde el principio: “Te bendeciré … todas las naciones …” (Gén. 12:2-3).

En la mente de Dios siempre ha estado toda la raza humana. (Gén. 15:2, 5).

I.     LO QUE JEHOVÁ PIDIÓ A ABRAHAM

Petición sumamente difícil: “… hijo … único … que amas.”

Isaac, significa “risa”, pero ahora se convertiría en “llanto”.

¿Quién puede entender el costo del sacrificio del Hijo de Dios?

Lo que más se destaca en Abraham es que siempre fue obediente.

Aun cuando virtualmente el sacrificio no fue consumado, el Testigo omnisciente declaró su aceptación. (Heb. 11:17).

II.     LA OBEDIENCIA DE ABRAHAM Y DE ISAAC

En el v. 3, notamos siete veces la conjunción “y” habla de su determinación.

El hijo lleva la leña, sugiriéndonos el leño de la cruz. (Jn. 19:17).

El padre lleva el fuego y el cuchillo, hablándonos de juicio y muerte.

Ningún otro método podía ser más claro al propósito de la gracia.

De ahí la alusión a esta escena, por nuestro Señor en Jn. 8:56.

III.     ¿CÚAL FUE EL SECRETO DE SU OBEDIENCIA Y FE?

En forma incidental tenemos la respuesta en el v. 5.

Lo más sorprendente en Abraham es: “adoraremos y volveremos”.

La mirada de Abraham no estaba en el sacrificio sino en Dios.

Dios no puede dejar de cumplir sus promesas, entonces yo obedeceré.

Dios puede resucitar a Isaac, antes que faltar a sus propósitos.

No hay duda, las promesas del pasado lo prepararon. (Heb. 11:19).

Todas las cosas obran para el bien de los que aman a Dios. (Rom. 8:28).

IV.     EL CAMINO DE LA VICTORIA ES POR LA RUTA DE LA CRUZ

Así Abraham disfrutó del compañerismo de Dios y triunfó (Heb. 12:2).

Estamos conformes con su método sencillamente porque es su método.

Cuando Pedro dijo: “nunca te acontezca” díjole Jesús: “Satanás”.

La filosofía del consejo de Pedro es sencillamente del infierno.

La del cielo es: “Aun a su propio Hijo no perdonó …” (Rom. 8:32).

 

EL VADO DE JABOC

Génesis 32:13–32

Después de su fervorosa oración vuelve a emplear sus métodos propios.

Pasa el VADO, (22) que significa “vaciamiento” o “derramamiento”.

Hizo los preparativos para congraciarse con Esaú con un presente (20).

Cuando hizo sus propios preparativos se halla solo con un “VARÓN”.

Ese “VARÓN”, habrá sido el mismo Señor. (Jue. 13:8; Is. 32:2).

Al fin aprende que debe depender de Dios y no de sus habilidades.

I.     RESISTIR A DIOS SIEMPRE ACABA EN FRACASO

Aquella noche, Jacob verdaderamente sufrió un vaciamiento, “VADO”.

Quedó solo, (24), Dios quería hallarlo solo. Así es con nosotros.

No fue Jacob quien luchó con Dios, sino Dios quien luchó con Jacob.

Dios luchó con Jacob para hacerle entender cuán débil era.

Estamos más dispuestos a apoyarnos en combinaciones humanas.

Y si Jacob resistía, es porque había creído en su propia fuerza.

Muchas veces prevalecemos con Dios (Sal. 78:41). Tiene que herirnos. (25).

II.     AFERRARSE A DIOS ES EL SECRETO DE LA BENDICIÓN

Jacob tiene que reconocer su flaqueza, vaciedad e inutilidad.

No pudiendo con la fuerza de sus piernas usa sus brazos. (26).

Al que al principio veía peligroso, ahora le es cual fuente de bienes.

El que se sentía débil en la carne, ahora se siente fuerte (2 Cor. 12:9-10).

Dios sabe cómo humillar hasta el polvo el carácter más rebelde.

III.     PODER CON DIOS ES EL SECRETO DE PODER CON LOS HOMBRES

(Sal. 147:10-11). Dios no se complace tanto en agilidades humanas.

Una vez ajustada nuestra relación con Dios lo demás es fácil.

Procuremos hablar a Dios, (Luc. 18:1). Oigamos luego su voz (Jn. 5:39).

Agradémosle con nuestra fidelidad (Heb. 11:6). Su bendición (26).

Cuando conseguimos a Dios, no habrá problema para conseguir a los hombres.

IV.     ALGUNOS BENEFICIOSOS CAMBIOS QUE EXPERIMENTÓ JACOB

Jacob “suplantador” se le cambió por Israel “príncipe de Dios”.

Quedó cojo y llamó el nombre del lugar PENIEL, “rostro de Dios”.

Sin duda que Esaú cuando vio a su hermano, notó esos cambios.

Su rostro y su cojera constituyeron distintivos en Jacob.

Los incrédulos deben conocer que hemos estado en Su presencia.

Los creyentes no debemos avergonzarnos de las visiones de Dios.

 

LA VIDA VICTORIOSA DE JOSÉ

Génesis 50:15–26

La vida de José es un cuadro de nuestro Señor Jesucristo.

Es también un ejemplo del “hombre bienaventurado” del Sal. 1:3.

Dijo Esteban: “Dios estaba con él” (Hch. 7:9).

Su vida cual un árbol, estaba junto a las corrientes vivas (Gén. 49:22).

Sus frutos son pureza, amor y fidelidad. Nada malo se registra en él.

No es vigoroso, ni enérgico, ni guerrero, pero es victorioso. (49:24).

I.     FUE VICTORIOSO EN SU HOGAR

Del hogar siempre esperamos apoyo, amor, nunca traición u odio.

Sus propios hermanos movidos de envidia le aborrecieron. (15).

Es más fácil morir en un campo de batalla que sufrir en el hogar.

Amargura, celos y aborrecimientos, fue la cosecha de su hogar.

Llegó el momento cuando podía haberse vengado allí en Egipto.

¿Qué hará? Los llena de favores y de misericordias. (19-21). DIOS ERA CON EL.

II.     FUE VICTORIOSO EN LA TRIBULACIÓN

La esclavitud de entonces era tal, que la muerte era preferible.

El amado, favorito y mimado, he aquí vendido como un esclavo.

¿Se queja, intenta escapar, quiso suicidarse? Nada de eso, está sereno.

Realmente José sufrió tormentas físicas, morales y espirituales.

Hay presos que esperan ser librados para poder vengarse.

Su victoria na fue porque era diferente, sino porque DIOS ERA CON EL.

III.     FUE VICTORIOSO EN LA PROSPERIDAD

Muchos que soportan las tribulaciones son vencidos en la fama.

José paseó en carroza real, se inclinaban ante él. (41:40-43).

José siempre conservó su tono de sencillez y de espiritualidad.

Un creyente suplicaba que se orase por él, porque estaba prosperando.

La causa de la caída de Mahoma fue precisamente su fama.

La prosperidad de José no lo mareó en perder su espiritualidad. Dios era con él.

IV.     FUE VICTORIOSO ENTRE LOS MUNDANOS

José tuvo tentaciones económicas, sociales y políticas.

David manchó su blanca ropa, José fue tentado y se conservó limpio.

José no escribió salmos, ni cantó, pero su vida se conservó pura.

Hasta los mundanos reconocieron que era un hombre de Dios. (41:38).

Fue victorioso en el hogar, la pena, prosperidad y en el mundo.

(Fil. 4:12-13). Todo lo pudo porque DIOS ERA CON EL. (Hch. 7:9).


Google
Web Busca en nuestra página

 

 

Bosquejos

                     Sección 9

La creación
El río de Dios
La entrada del pecado
El camino de Enoc

La vida de Noé
Viviendo a la sombra del altar...
El sacrificio de Isaac

El Vado de Jaboc
La vida victoriosa de José

                      Nota

En esta sección te presentamos bosquejos que fácilmente pueden ser ampliados por todo predicador diligente

Para el pastor o predicador laico muy ocupado, estos bosquejos de sermones le serán de mucha ayuda en su preparación para subir al púlpito y dar su mensaje a su congregación.

Mensajes en audio, en formato Mp3

                                   ::  Portada   ::      ::   Anterior   ::      ::   Subir    ::      ::   Siguiente    ::

                                                            Copyright © Unidos en Cristo. All rights reserved. - Contáctenos si desea usar algún material de nuestro sitio web