Págs.

 Bosquejos

 

La Luz Del Mundo

Jua. 8:12 Lectura, vv. 1-20

Luz y Vida son palabras clave en este Evangelio. Jesús en la fiesta de los

Tabernáculos. Discusiones entre el pueblo acerca de él, y de los judíos con

él. Incidente de la adúltera. Ante la obstinación de la incredulidad, hace

esta declaración: “Soy la Luz del mundo.”

El texto nos hace pensar en que

I. El mundo es un lugar de tinieblas

Lo era físicamente antes del primer día de la creación. Lo es

moralmente el día de hoy. Mucha ciencia humana — Mucha

oscuridad espiritual. Se muestra

1. En la falta de conocimiento de Dios.

2. En la creciente corrupción de las costumbres.

3. En los odios que dividen a los hombres — de clases: de

naciones; de razas.

4. En la multiplicación de los errores. Ciertamente “andan en

tinieblas.”

II. En el advenimiento de la luz

Dios no ha querido dejar a los hombres en tinieblas. Aun antes de

la venida de Cristo los profetas reflejaron algo de la luz que había

de venir.

1. Cristo es el Gran Luminar. El SOL. Lo es (a) por su carácter; (b)

por su doctrina. La piedra de toque de toda acción, de toda vida, de

toda doctrina.f1

2. Luz insuperable. Velas, petróleo, gas, electricidad: dan ayuda

relativa; pero el sol es insubstituíble. Así es Cristo.

3. Es penetrante. Se introduce por la más pequeña rendija. O como

los rayos X.

4. Es universal: “Alumbra a todo hombre.” La luz científica no

entra en las mentes incultas. La de Cristo percibida en todo su

fulgor aun por los niños.

5. Es permanente. Jamás se apaga.

III. Los bienes que imparte

1. ¿A quiénes? “El que me sigue.” Debieran serlo todos. ¿Por qué

no lo hacen? (Jua. 3:19, 20). Cierran las ventanas, y los ojos. No

quieren ver.

2. Males que evita. “No andará en tinieblas.” Libre de temor,

peligro, yerros, tropiezos.

3. Bienes de que goza. (a) Luz — conocimiento, dirección, alegría,

santidad. Puede haber sombras pasajeras — dudas, penas,

tentaciones; pero la luz vuelve a brillar, y nunca son completas las

tinieblas. Para el cristiano la “luz… va en aumento hasta que el día

es perfecto” (Pro. 4:18, 19).

¡Ven a la Luz! Cristo te alumbrará en tu camino, en tus problemas,

en tus penas, en tus pecados, en tu hora postrera, y ¡por la

eternidad!

 

El Gozo De Jesús

Jua. 15:11; 17:13

La idea que generalmente se tiene de Jesús: un rostro solemne,

majestuoso, expresivo de ternura y de tristeza. Pero esto no hubiera

atraído a los hombres; mucho menos a los niños. Debemos pensar en él

como sonriente y expresando un gozo profundo. El conoció como nadie el

gozo: el profundo sentimiento de paz, satisfacción, felicidad, que nada ni

nadie puede alterar.

El nuestro con frecuencia mezclado con la conciencia de alguna falta,

imperfección, fracaso, temor. ¿Cuáles fueron las fuentes del gozo de

Jesús?

I. Su conciencia de santidad

1. Es la salud del alma; y la salud trae contentamiento y alegría.

2. El pecado entristece, debilita, enferma, quita la paz y la

esperanza; engendra temor. No puede conocer el gozo quien sirve

al pecado.

3. Jesús fue santo. Nada ensombreció su vida, ni lo avergonzó, ni

atemorizó. “Mi gozo.”

II. Su perfecta comunión con su padre

1. Su amor recíproco.

2. Su absoluta confianza en su asistencia. “Sé que siempre me

oyes.” “El Padre está conmigo.”

3. Su perfecta inteligencia de su voluntad, y armonía con ella.

4. Su aprobación consiguiente: “Mi amado Hijo.”

III. Su constante bien hacer

1. “Pasó haciendo bienes.”

2. “Más bienaventurado es dar que recibir” —Lo experimentó y

comprobó en su vida.

3. No hay gozo en el mal. No lo hay en el egoísmo. Sí en amar y

en servir.

IV. La salvación de pecadores

1. No sólo hizo bien a los necesitados y enfermos sino que se

ocupó en salvar las almas. A eso vino.

2. Tal gozo ilustrado en la parábola de la Oveja Perdida, y del Hijo

Pródigo. Gozo adquirido mediante sacrificio. (Heb. 12: 2).

V. Su triunfo y glorificación

1. Se gozaba en la terminación de su obra (Jua. 17: 4, 5); “He

vencido al mundo” (Jua. 16:33). Ha sido glorificado (Fil. 2: 9-11).

2. Todo triunfo es motivo de gozo. ¿Qué triunfo mayor que el

suyo? ¿Cuál de más permanentes resultados?

3. El gozo de Jesús es el del Hijo, el del Siervo, el del Salvador, el

del Vencedor.

4. El quiere que participemos de ese gozo: “Mi gozo permanezca

en vosotros.” “Que tengan mi gozo cumplido en sí mismos.” Lo

tendremos si participamos de su espíritu de amor y sacrificio; si

nos ocupamos en su obra; si vencemos por su gracia.

5. ¿Conoces el gozo de Cristo? ¡Acepta a Cristo y tendrás su gozo!

 

La Gloria De Su Gracia

Efe. 1: 6

Todo en Dios es glorioso. Sal. 19:1 — la gloria en la creación. En

2Te. 1:9 — la gloria de su poder. En 1Co. 1:20-25 — la gloria de su

santidad. Pero sobre todos sus atributos hallamos la gloria de su gracia.

Consideremos algunas cosas que la hacen gloriosa en sumo grado.

I. La condescendencia de la gracia

1. Hay gracia en su amor para los ángeles que le sirven.

Condesciende a aceptar sus servicios, aunque no los necesita.

2. Condescendió hasta ser hombre: “Hecho poco menor que los

ángeles” (Sal. 8: 4, 5). El hombre degradado y corrompido por el

pecado.

3. Contraste: Lo difícil que parece a los hombres bajar de su nivel

social, intelectual y moral, para intimar con los humildes y malos.

¿Qué valen nuestras distancias ante las que nos separan de Dios?

II. La amplitud de la gracia

1. Los hombres algunas veces se dignan hacer gracia a algunos: los

“buenos” a los “malos”. Y esto sólo en casos excepcionales.

2. Cristo da gracia a todos los que quieran recibirla: judíos y

gentiles, fariseos y publicanos.

3. Siempre está a la disposición de quienes la quieran: aun de

quienes la han rechazado muchas veces. Para ti también.

III. El poder de la gracia

1. La gracia se propone no sólo dar perdón para el pecador,

librándolo del castigo; sino también librarlo del poder del pecado,

cambiarlo, regenerarlo.

2. La gracia hace (Tit. 2:11, 12) lo que no logra la ley (Rom. 8: 3).

No lo hace el castigo (Isa. 1: 5), ni vale persuasión alguna. La

gracia sí (Heb. 11:23); da vida, salud y fuerza.

IV. Los bienes de que nos colma

1. “Todas las cosas” (Rom. 8:32). “Todo es vuestro”. “Nada me

faltará”. “Bástate mi gracia”.

2. Provisión abundante para cada día: paz, dirección, protección,

compañía. Bienes materiales y espirituales. El privilegio de la

oración. Todos son bienes inalterables.

V. La herencia que nos guarda

1. Nos hará ver a Dios en el cielo.

2. Tendremos morada allí.

3. Reinaremos con Cristo.

4. “De las maravillas del cielo la mayor será vernos allí.”

5. Alabemos a Dios por su gracia.

6. No la menospreciemos: ¡aceptémosla!

7. Aprovechémosla en toda su plenitud.

 

Emmanuel

Isa. 7:14; Mat. 1:23

Primer cumplimiento de la profecía en Isaías: que en corto plazo, en unos

cuantos años, aquellos enemigos de Judá serían aniquilados. Y lo fueron.

Dios estuvo con Jerusalén; el niño lo proclamaba con su título. Pero en

Cristo se cumple de manera plena; en él no es sólo un título, sino una

realidad.

Este nombre aplicado a Cristo.

I. Proclama su deidad

1. No fue simplemente un mensajero de Dios. No sólo el mejor de

sus hijos. Sino Dios mismo.

2. Doctrina muy combatida. Esta y la del carácter vicario de su

muerte, son la piedra de toque de la verdad. No las predican los

falsos apóstoles.

3. Doctrina claramente enseñada en las Escrituras:

(a) En las profecías, como ésta y Sal. 110: 1; Mal. 3: 1, etc.

(b) Por Cristo mismo. Fue el punto capital de disputa entre él y

los judíos.

(c) Por los apóstoles, (1Ju. 5:20; Tit. 2:13; Rom. 1: 4; etc.).

4. La encarnación nos ha hecho cambiar el concepto de Dios: ya

no lejos, sino cerca; ya no una abstracción, sino una

personificación gloriosa. Jua. 1:14.

II. Demuestra el interés Divino por el hombre

1. Lo indica su venida misma. No queremos vivir con quienes no

amamos.

2. Lo confirma el haber tomado nuestra naturaleza. No vino como

ángel, sino como igual.

3. Lo corroboran las circunstancias de su nacimiento. De familia

pobre; en un mesón; un pesebre su cuna. Nadie se puede creer

excluido de su interés.

4. ¡Y permanece con nosotros! No sólo los 33 años de su vida;

sino aun hoy (Mat. 28:20). Emmanuel cuando asciende.

III. Garantía de la reconciliación y la salvación

1. En él reunidas la divinidad y la humanidad. Es prenda de paz y

unión.

2. En él asegurado el favor de Dios. Dios con y por nosotros. Paz,

amistad, protección, dirección, bendición (Rom. 8:32). No hay más

que recibirlo (Jua. 1:12).

APLICACION: ¡Recíbelo! ¡Dale lugar en tu vida!

 

El Don Inefable

2Co. 9:15

Pablo habla aquí de donativos: los que reunían las iglesias de Macedonia y

Acaya para auxiliar a los pobres de Jerusalén. Los de Macedonia habían

sido generosos (8: 1-4); y Pablo exhorta a los de Corinto a tener lista su

ofrenda para el tiempo de su visita. La inspiración de tal generosidad era

la gracia de Dios manifestada en Jesucristo. Por eso termina con el v. 15

glorificando a Dios por su don inefable: Cristo.

Este versículo nos recuerda:

I. Que Cristo es un don de Dios al mundo

1. Muchos dones recibimos individualmente: sustento, vida, bienes

materiales.

2. Como naciones: un suelo rico, héroes, directores.

3. Pero la humanidad, el mundo en general, ha recibido dones que

no son para bien de sólo unos pocos, sino de todos los que saben

aprovecharlos: sabios, inventores, legisladores, escritores, artistas,

profetas: que no son dados a un pueblo, sino a la humanidad.

4. Sobre todos ellos, Jesucristo. Ninguno de carácter más

universal, pues es don del que han podido participar todas las

generaciones, todos los pueblos, todas las edades: pasadas,

presentes y futuras. Como todo don expresa:

1). Buena voluntad. El canto de los ángeles. Dios quiere el bien

para sus criaturas; aun para los pecadores.

2). Amor. El mensaje de Jua. 3:16. A veces un don pequeño

expresa un amor grande. Mucho más el de Dios en Cristo.

3). Deseo de acercamiento. Dios quiere tener relaciones con los

hombres. Vino en Cristo a visitarnos. Es la escala de Jacob. Por él

vamos al Padre.

II. Es un don inefable

Indescriptible, inenarrable, extraordinario. No hay lenguaje bastante

expresivo para dar idea de su valor.

1. Lo es el amor que expresa. Inmerecido, infinito. “Excede a todo

conocimiento.” “De tal manera…” Si no hay palabras bastantes

para expresar el amor maternal, menos el de Dios.

2. Lo es la naturaleza del Don: Dios mismo se nos da: es Dios

dando a su Hijo. El universo entero vale menos.

3. Lo son los bienes que lo acompañan. Con él nos da “todas las

cosas” (Rom. 8:32). Perdón, vida, paz, salvación. Son bienes

permanentes, posesión inalienable. La eternidad no bastará para

contar los bienes que en el Don de Dios recibimos.

III. Es el don que inspira gratitud. “Gracias a Dios”

El niño pequeño no sabe agradecer; pero según se va dando cuenta del

bien que recibe y del amor que lo da, se despierta en él la gratitud.

Aprende a decir: “gracias”, a sentir la gratitud. Debemos expresar nuestra

gratitud:

1. En la aceptación del Don. Por la fe. Muchos no lo recibieron.

2. En palabras de reconocimiento. Sal. 107: 2. “En todo dad

gracias.” Esta práctica nos hace felices.

3. En correspondencia de amor y fidelidad. Sin esto nada valen las

palabras: serían hipócritas.

4. Expresada en servicio. Así lo hicieron los de Macedonia. Así

glorificaban a Dios, y hacían que otros lo glorificaran. Vv. 12, 13.

Igual cosa debemos hacer nosotros. ¡Cuán poco damos para su

causa y para alivio de los necesitados! Recordemos… 1Ju. 3:16-

18.

Conclusión:

¿Qué haces con el Don de Dios? ¡Acéptalo! ¡Aprécialo! ¡Agradécelo! Da,

y date al Señor.


Google
Web Busca en nuestra página
 

 

Bosquejos

                     Sección 6

La luz del mundo
El gozo de Jesús
La gloria de Su gracia
Emmanuel
El don inefable

                      Nota

En esta sección te presentamos bosquejos que fácilmente pueden ser ampliados por todo predicador diligente

Para el pastor o predicador laico muy ocupado, estos bosquejos de sermones le serán de mucha ayuda en su preparación para subir al púlpito y dar su mensaje a su congregación.

Mensajes en audio, en formato Mp3

                                   ::  Portada   ::      ::   Anterior   ::      ::   Subir    ::      ::   Siguiente    ::

                                                            Copyright © Unidos en Cristo. All rights reserved. - Contáctenos si desea usar algún material de nuestro sitio web